Los obispos españoles constatan "una serena esperanza ante el nuevo Gobierno"     
 
 Informaciones.    11/01/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Los obispos españoles constatan "una serena esperanza ante el nuevo Gobierno"

MADRID, 11.

(INFORMACIONES.)

Los obispos españoles constatan «una serena esperanza ante el nuevo Gabinete» y

«han coincidido en orientar su reflexión más que en un sentido retrospectivo, de

atender exclusivamente a incidentes grandes o pequeños del pasado, a contemplar

el horizonte de nuestra Iglesia con ánimo de buscar sendas de paz dentro del

espíritu del Año Santo de la Reconciliación». Están preocupados por «la

situación de división que se da hoy en la comunidad eclesial española y sus

causas». En él orden doctrinal rechazan «la reducción o identificación del

mensaje cristiano a opciones políticas, unas veces de impregnación marxista y

otras de respaldo de intereses, económicos ó de concepciones totalitarias».

Finalmente se muestran «atentos de una parte a los afanes de Justicia y de

libertad que alientan a muchos de los que reclaman un más pleno reconocimiento

de los derechos inherente» a la dignidad de la persona humana, y, de otra parte

a las exigencias de fidelidad a la recta doctrina y del respeto debido a la

autoridad que otros proclaman».

Estos son algunos puntos sobresalientes de una nota Informativa sobre la reunión

de la Comisión Permanente del Episcopado facilitada por la Comisión Episcopal de

Medios de Comunicación Social. No se trata, pues, de una declaración formal o de

un dictamen de la situación. Este dictamen se hará gradualmente, de forma

escalonada, y para eso se ha nombrado una comisión especial de obispos de

diversas tendencias, durante esta reunión de la Permanente en busca de la

unidad.

NOTA OFICIAL

El texto de esta nota informativa oficial es el siguiente:

«La Comisión Permanente del Episcopado español se ha reunido en Madrid los días

8 y 9 de enero para dar cumplimiento al encargo recibido de la XIX Asamblea

Plenaria, en orden a estudiar una serie de hechos conflictivos que afectaron a

la Iglesia, registrados principalmente en el mes de noviembre de 1973. Se

encomendaba también un análisis de las causas de tales hechos con vistas a la

preparación de "un informe sobre cuya base, bien la misma Comisión o, en su

caso, la Conferencia Episcopal, puedan decir oportunamente una palabra

orientadora y pacificadora."

Los hechos principales a que hacia referencia el encargo fueron los ocurridos en

la cárcel de Zamora, con sus contrapuestas reacciones, en distintos locales

eclesiásticos de Bilbao, San Sebastián y Barcelona, en la sede de la Nunciatura

Apostólica y en el Seminario Conciliar de Madrid.

En sus dos jornadas de trabajo la Comisión Permanente ha analizado te conjunto

de hechos y algunas de sus dolorosas consecuencias.

Ha registrado también la Comisión Permanente la magnitud de dos hechos de

singular importancia: el alevoso asesinato del presidente del Gobierno don Luis

Carrero Blanco y el nombramiento de un nuevo Gobierno presididido por don Carlos

Arias Navarro.

Al reflexionar sobre estos hechos, en su condición de pastores del pueblo de

Dios: han visto que al dolor de la comunidad nacional y a la unánime condenación

del crimen, se ha seguido posteriormente una serena esperanza ante el nuevo

Gabinete, pese a las dificultades de carácter principalmente económico que

gravitan sobre nuestro país por su propia problema tica y como consecuencia de

situaciones dadas en un conjunto de naciones con repercusiones sobre nuestro

pueblo.

EL HORIZONTE DE NUESTRA IGLESIA

Así las cosas, la reflexión episcopal ha tenido que centrarse sobre una

panorámica más vasta que la contemplada el 1 de diciembre, fecha del encargo de

referencia. En primer lugar, los obispos han coincidido en orientar su

reflexión, mas que en un sentido retrospectivo de atender exclusivamente a

incidentes grandes o pequeños del pasado, a contemplar el horizonte de nuestra

Iglesia y de nuestra sociedad, con ánimo de buscar sendas de paz dentro del

espíritu del Año Santo de la Reconciliación.

DIVISIONES

Prácticamente todas las intervenciones de los obispos han versado sobre la

situación de división que se da hoy en la comunidad eclesial española y las

causas que la originan, y sobre los obstáculos y factores favorables para la

reconciliación y la paz que ofrece el presente momento de España.

La Comisión Permanente ha tomado conciencia de que la reconciliación en el seno

de la Iglesia entre obispos, sacerdotes y fieles, puede y debe ser factor muy

favorable para un progreso en la paz profunda de nuestra sociedad. En este

sentido han constituido una ponencia de reflexión y de. trabajo integrada por

los siguientes prelados: cardenal presidente, cardenal primado, arzobispo de

Grao y obispos de Guadalajara, Orense, Córdoba y Cádiz, y administrador

apostólico de Huesca.

CAMINOS ERRADOS

La Comisión Permanente ha considerado que deben estudiarse a todos los niveles

las raices teológicas, históricas y psicológicas de las divisiones existentes en

el pueblo de Dios en España. Se ha señalado en el curso de la reunión que son

caminos errados, en el orden doctrinal, la reducción o identificación del

mensaje cristiano a opciones políticas, unas veces de impregnación marxista y

otras de respaldo de intereses económicos o de concepciones totalitarias, y, en

el orden práctico, cualesquiera métodos que comprometen la fidelidad cristiana y

la comunión eclesial, como por ejemplo la difusión de escritos tendenciosos o

injuriosos, las acciones que constituyen presión indebida o suplantación del

ministerio jerárquico.

JUSTICIA, LIBERTAD Y AUTORIDAD

Los obispos han reflexionado sobre la grave responsabilidad de discernimiento,

de clarificación y de pacificación que pesa sobre ellos, y se han mostrado

decididos a ser fieles a la misma con ánimo evangélico ayudados por la comunidad

eclesia1, atentos, de una parte, a los afanes de Justicia y de libertad que

alientan a muchos de los que reclaman un más pleno reconocimiento de los

derechos Inherentes a la dignidad de la persona humana, y de otra, a las

exigencias de fidelidad a la recta doctrina y del respeto debido a la autoridad

que otros proclaman.

A tal efecto, la Comisión Permanente ha reunido en esta sesión dé trabajo un

conjunto de pareceres y ha contrastado criteríos para un pla nde trabajo

escalonado, a fin de lograr los resultados más positivos en el plano espiritual

y pastoral del. Año Santo de la Reconciliación. Es su propósito que el tema de

la reconciliación, en todas sus dimensiones y niveles, pase a ser objeto de

primordial interés de la Conferencia Episcopal española en este y en el próximo

año.»

 

< Volver