Importante documento de la Santa Sede. 
 Reforma de la confesión  :   
 Se quiere potenciar el rito penitencial colectivo. 
 Informaciones.    07/02/1974.  Página: 1,6. Páginas: 2. Párrafos: 9. 

IMPORTANTE DOCUMENTO DE LA SANTA SEDE REFORMA DE LA CONFESIÓN

Se quiere potenciar el rito penitencial colectivo.

Hoy se ha hecho público en Roma un importante documento de la Santa Sede por el

que se reforma la liturgia del sacramento de la penitencia. Las innovaciones son

dignas de interés, no tanto por lo que puedan tener de llamativas y anecdóticas

como por lo que significan de serio intento de autentificar la conversión

individual y colectiva.

No se va a suprimir, por supuesto, la confesión individual de los pecados ni la

absolución individual, pero se quiere potenciar el rito penitencial colectivo,

con lecturas bíblicas apropiadas, cantos penitenciales comunitarios, predicación

de la palabra, etc. Se quiere dar una especial importancia a la dimensión social

del pecado individual y a la conversión comuntaria y en el seno de la comunidad.

Por otra parte, no serla extraño que en muchas iglesias desaparecieran, con las

nuevas normas, los clásicos confesonarios. Se pretende que el reconocimiento de

los propios pecados se haga en una conversación directa con el sacerdote.

Incluso se habla ya de que esta confesión se hará en «sala de reuniones», en una

especie de «psicoterapia del espíritu».

(Pagina 6.)

IMPORTANTE DOCUMENTO ROMANO

SE ABRE LA PUERTA A LA PENITENCIA COLECTIVA

SE AMPLIA LA FORMULA SACRAMENTAL DE LA ABSOLUCIÓN

LAS CONFESIONES INDIVIDUALES, EN SALA DE REUNIONES).

CIUDAD DEL VATICANO, 7.

(Servicios europeos de INFORMACIONES.)

A través de un documento llamado «Ordo penitentiae», la Iglesia católica ha

modificado la liturgia del sacramento de penitencia. La nueva fórmula adoptada

abre la posibilidad de instituir un rito colectivo que sustituya —o se añada— o

la forma tradicional de la confesión.

La «Ordo Penitentiae», publicada por la Congregación del Culto Divino, será

estudiada y adaptada a los usos, de cada país Por las diferentes conferencias

episcopales nacionales. Sin embargo, ya se prevé en muchos países la adopción

del rito colectivo. En particular, los obispos norteamericanos anuncian la

creación de «celebraciones de: penitencia», una liturgia que comprenderá

raciones, lecturas de la Sagrada Escritura y homilías, seguidas de la confesión

de los pecados, que seguirá siendo en privado, a la vez que la absolución se

seguirá concediendo individualmente. Participarán, en general, varios

sacerdotes, para poder llevar a cabo las diversas confesiones. Una vez

terminadas éstas, la «celebración de penitencia» se concluirá con un himno y

una: oración.

Esta nueva ceremonia no significa el fin de la fórmula tradicional, totalmente

personal y privada, de la confesión. En cambio, lo que si será generalizado —

según especifica el documento vaticano— es un mayor énfasis en el diálogo entre

el sacerdote y el fiel, así como una nuera fórmula —más larga que la actual—

para la absolución. Una traducción aproximada de esta nueva fórmula sería:

«Dios, Padre de misericordia, ha reconciliado al mundo consigo mismo a través de

la muerte y la resurrección de su Hijo, y ha entregado al Espíritu Santo para el

perdón de los pecados. Que El te conceda el perdón y la paz a través del

ministerio de la Iglesia. Y te absuelvo de tus pecados, en el nombre del Padre,

del Hijo y del Espíritu Santo.»

El nuevo ritual, en el que se aumenta el contacto entre los fieles, y entre

éstos y los sacerdotes, sigue la línea de los cambios de la liturgia durante los

últimos años, a través de los cuales se ha insistido en la participación.

CONFESIÓN EN «SALA DE REUNIONES»

Puentes eclesiásticas subrayan ciertos aspectos y consecuencias de la «Ordo

Penitentiae». Por una parte, la confesión es un sacramento al que los fieles

acuden cada vez menos, y la Iglesia manifiesta, su deseo de ponerlo al día con

un rito de tipo comunitario, en el cual las lecturas y las homilías pueden

mostrarse particularmente adecuados, sobre todo ante la aparición, hoy día, de

pecados no ya eminente mente personales, sino de orden social, o personales con

trascendencia social. Por otra parte, el documento vaticano va a desarrollar sin

duda la costumbre, ya practicada en muchos países, de las confesiones

individuales, pero celebradas en una «sala de reuniones» en la que se encuentra

un grupo de fieles, dejando de lado el lugar tradicional, que era el

confesonario.

El documento pub1icado hoy, de 121 páginas, no existe hasta ahora más que en

versión latina. Consta de tres capítulos. En el primero, titulado «Rito para la

reconciliación de penitentes individuales», se detalla el nuevo procedimiento de

la confesión privada, con mayor contacto entre el sacerdote y el penitente. El

segundo capítulo está dedicado al nuevo rito colectiva El tercer capítulo

describe una nueva fórmula de confesión y absolución colectiva, para situaciones

particulares, por ejemplo, en las misones o en el campo de batalla.

Se insiste en él Vaticano en que se espera reemplazar, en casi todos los casos,

la expresión «confesión» —por sus connotaciones «demasiado personales»— por las

palabras «penitencia» ó «reconciliación».

 

< Volver