Llamada de la iglesia española a los intelectuales     
 
 Informaciones.    25/03/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LLAMADA DE LA IGLESIA ESPAÑOLA A LOS INTELECTUALES

MADRID, 25.

(INFORMACIONES.)

El Comité Nacional del Año Santo, que preside el cardenal Jubany, ha facultado a

la Prensa el siguiente mensaje:

«Nuestro mensaje en este tiempo santo de cuaresma se dirige a vosotros, los que

profesionalmente os dedicáis a la búsqueda y difusión de la verdad y la belleza.

Y es un mensaje, a la vez, de saludo y de petición de ayuda.

De saludo porque en este año de la reconciliación, la Iglesia quisiera ver

acentuarse su reconciliación con todos vosotros. Quisiéramos repetiros a

vosotros, intelectuales, lo que ya proclamó el Concillo: "Vuestro camino es el

nuestro. Vuestros senderos no son nunca extraños a los nuestros. Somos amigos de

vuestra vocación de Investigadores, aliados de vuestras fatigas, admiradores de

vuestras conquistas y, si es necesario, consoladores de vuestros desalientos y

fracasos." Queremos que sepáis que quien busca la verdad no puede sino ser amigo

de la Iglesia. La verdadera fe nunca estará en discordia con la verdadera

ciencia.

Y a vosotros, artistas, quisiéramos aseguraros que a la Iglesia le Interesa la

belleza tanto como a vosotros y que siempre estará a vuestro lado en esa

búsqueda.

Sabemos que entre algunos, y aun muchos, de vosotros y nosotros hay en la

actualidad distancias, que quizá partea más de un desconocimiento o de.

desconfianzas que de verdáderas diferencias. Por eso os Invitamos a la

reconciliación en la verdad y en la belleza. Todos tendremos que «convertirnos»,

que volvernos », esa verdad y esa belleza, seguros de que al final dé la una y

de la otra está Dios, su autor.

Nuestro mensaje os pide además ayuda. Todo el mundo necesita hoy esa

reconciliación en la paz, en la Justicia, en el amor. Vosotros, con la

honestidad de vuestras búsquedas, podéis ayudar al mundo a esa reconciliación.

Un científico, un periodista, un músico, un pintor, un escultor, un arquitecto,

etc., pueden ser, deben ser, excepcionales reconciliadores. Poned vuestra

inteligencia y vuestra sensibilidad al servicio de esa pacificación dé los

espíritus. Incluso si estáis fuera de la Iglesia, incluso si no tenéis fe,

podéis caminar a nuestra lado en esa búsqueda de la reconciliación entre los

hombres; "Todo lo que sube, converge", se ha escrito. Si todos somos honestos y

esforzados en esta tarea de subir y ser mejores, nos encontraremos en la cima,

reconciliados, con Dios.»

 

< Volver