Autor: Cenzano, Arturo. 
   Los tomateros se unen  :   
 Zaragoza, Navarra, Murcia y Logroño deciden la comercialización conjunta. 
 Informaciones.    03/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

LOS TOMATEROS SE UNEN

ZARAGOZA, NAVARRA, MURCIA Y LOGROÑO DECIDEN LA COMERCIALIZACIÓN

CONJUNTA

LOGROÑO, 3 (INFORMACIONES, por Arturo Cenzano).

LOS productores de las provincias de Zaragoza, Navarra, Murcia y Logroño han decidido la

comercialización conjunta de la cosecha de tomate. Esta decisión ha llenado de inquietud a los

conserveros, algunos de los cuales han llegado a augurar una nueva "guerra agraria" que se produciría con

carácter inmediato a consecuencia de la paralización en los contratos. De hecho, el ambiente comercial

presenta ya un prólogo abiertamente negativo.

Los agricultores han subrayado que el acuerdo conjunto que tiende a defender un precio mínimo de 5,50

pesetas kilo viene motivado por el hecho de que durante varios años consecutivos, el precio percibido en

origen ha permanecido invariable, pese a las constantes subidas de los factores de producción «en las

exageradas cuantías que todo el mundo conoce».

UNA COMERCIALIZACIÓN DIFÍCIL

En un documento remitido por los campesinos al Ministerio de Agricultura, éstos reconocen la difícil

comercialización que han de realizar las fábricas conserveras a causa de la competencia que plantean

otras zonas y naciones, en especial Formosa. Por estas razones, el precio fijado en 5,50 pesetas el kilo está

incluso por debajo de los costes de producción. Se ha considerado que una elevación de esta tarifa en las

actuales circunstancias comerciales supondría la imposibilidad de comercialización, provocando graves

consecuencias, de carácter social, tanto sobre los campesinos como sobre los miles de personas

empleadas en las fábricas conserveras.

Por otra parte, el escrito indica que «no siendo admitido que el campesino siga aguantando todos los

problemas del país, con el fin de evitar tensiones sociales y peligrosas, y acogiéndonos a nuestro derecho

de españoles, que como trabajadores del campo hemos contribuido al desarrollo de nuestra Patria, sin

apenas recibir nada a cambio, solicitamos la intervención del Ministerio de Agricultura, con carácter

inmediato, aplicando las medidas oportunas para garantizar al agricultor durante la presente campaña un

precio mínimo que, fijado en 5,50 pesetas, normalice la comercialización».

INCLUSIÓN DE LOS TRATADOS COMERCIALES

A renglón seguido, el comunicado remitido al Gobierno sugiere tres modalidades para hacer frente a la

situación actual:

1.ª Que se prime directamente al agricultor en la cuantía conveniente para garantizar el precio de 5,50

pesetas-kilo, como se hace en otros países, facilitando asi la exportación, restando peligro a la

competencia de otras naciones y facilitando su consumo a precios más reducidos.

2.ª Que el tomate sea incluido por el Gobierno entre los productos a favorecer en los tratados comerciales

con otros países, teniendo en cuenta, sobre todo, el beneficio social que esto supondría.

3.ª Que se proporcione a las conserveras créditos en condiciones ventajosas y que dichos créditos no sean

amortizables en tanto no se haya vendido el producto.

Por último, los agricultores consideran que tales medidas no pueden ser aplicadas año tras año y por ello

proponen que el Ministerio emprenda lo más rápidamente posible una ordenación de la producción

agraria, en cuyas comisiones estén representadas las uniones de agricultores y ganaderos, a fin de que no

se tome medida alguna sin consultarla previamente con los campesinos.

 

< Volver