El padre arrupe lamenta las persecuciones de que son objeto los jesuitas  :   
 "Muchas personas han dejado de ser benefactoras de la Compañía desde que en sus colegios se predican ideas sociales". 
 ABC.    19/02/1977.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL PADRE ARRUPE LAMENTA LAS PERSECUCIONES DE QUE SON OBJETO LOS JESUÍTAS

«Muchas personas han dejado de ser benefactores de la Compañía desde que en sus

colegios se predican ideas sociales»

Roma, 18. (Efe.) Muchas personas han dejado de ser benefactoras de los jesuítas

porque en los colegios regidos por éstos se enseñan los «compromisos sociales

evangélicos».

Asi lo afirma el padre redro Arrape, prepósito general de la Compañía de Jesús,

en una entrevista que publica el periódico católico mitanes «Avvenire».

Tras recordar las muchas persecuciones de Que ha sido objeto la Compañía en

numerosos países, subraya que en algunos países de América latina los jesuítas

se ven perseguidos debido a su valiente lucha «al servicio de la fe y. de la

promoción de la justicia>.

Agrega que no sólo son perseguidos en América latina, sino también en China, en

Europa del Este, algunas regiones del Asia sud-oriental y en países africanos.

Estas persecuciones se dan tanto por parte de la derecha como de la izquierda —

dice el padre Arrupe—, que recuerda cómo en la India un sacerdote ha sido

encarcelado por protestar contra la esterilización obligatoria; hace pocos años

fueron expulsados jesuítas de Birmania y del Irak; desde julio pasado ningún

jesuíta extranjero ha podido permanecer en Vietnam.

Respecto al compromiso político de los Jesuítas, el prepósito general resalta

que la Congregación siempre ha predicado, entre sus miembros que es necesario

estar bien informados política y solcialmente del mundo en que se trabaja.

Como religiosos «no podemos —dice— Identificarnos con ninguna ideología

concreta»; pero, con carácter excepcional, un jesuíta podría ser un candidato de

un determinado partido político, visto el parecer de la comunidad eclesial.

Acerca del debatido tema de la pobreza personal y riqueza de la Congregación, el

padre Arrupe indicó que esta idea ya no se acepta y que se están haciendo muchos

esfuerzos para limitar los medios económicos a las necesidades de una pastoral

entendida como pobreza.

 

< Volver