"Nuestros deberes cívicos nos exigen conocer con sentido crítico la realidad sociopolítica"  :   
 Pastoral de monseñor Cirarda con motivo de la cuaresma. 
 Ya.    19/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

"Nuestros deberes cívicos nos exigen conocer con sentido crítico la realidad

sociopolítica"

Pastoral de monseñor Cirarda con motivo de la cuaresma

"La cuaresma 77 viene encuadrada en circunstancias difíciles no sólo en lo

eclesial, sino también en lo terrenal, donde nos desarrollamos cultural y

políticamente, pero avanzamos en medio de una grave crisis económica, traídos y

llevados por las incertidumbres propias de una incómoda transición política,

agitados por tensiones que estallan a veces en actos violentos", escribe el

obispo de Córdoba, monseñor José María Cirarda, en una exhortación pastoral con

motivo de la inmediata cuaresma.

"Por eso—prosigue monseñor Cirarda—en esta cuaresma 77 la esperanza nos apremia

a un examen que supone una conciencia clara de las dificultades del momento,

mirar al ayer y al mañana con realismo, sin pesimismo ni optimismo

deformadores."

Agrega el´ obispo que "nuestros deberes cívicos nos exigen a todos y a cada uno,

en la medida de nuestras posibilidades, conocer con sentido critico la realidad

socio-política y las diversas opciones que ofrecen los distintos partidos;

decidir libremente, con responsabilidad personal, a favor de uno o de otro

programa, sopesando serenamente cuál de ellos y qué dirigentes garantizan mejor

el bien de las personas y de la sociedad en la totalidad de sus derechos

legítimos; excluir de nuestro apoyo a aquellos partidos o programas

incompatibles con la fe, porque contradicen el derecho a dar a Dios el culto

debido, pretenden un modelo de sociedad que niega los derechos fundamentales y

las libertades humanas o defienden un sistema en que la justicia no puede

realizarse por ideas antisociales sobre la propiedad, el lucro, la concurrencia

económica, etc.; relativizar todas las ideologías, aun aquella por la que uno

haya optado; rechazar la pretensión de presentar cualquier opción, incluso la

propia, como la única válida según el Evangelio, y actuar para hacer realidad

cuanto se estima bueno para el bien común".

 

< Volver