Autor: Arroitia-Jáuregui, Marcelo. 
   La Noticia     
 
 El Alcázar.    14/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LA NOTICIA

HABÍA prometido ayer dedicar este comentario de hoy a la versión televisiva del

viaje de los Reyes de España a Roma..El tema saldrá en el comentario pero, antes

que nada, hay que señalar el hecho de que RTVE fuese la transmisora de la gran

noticia del viernes, que fue la de la liberación de Antonio María de Oriol y del

general Villaescusa. Una noticia que. provocó un suspiró general dé satisfacción

entre los españoles, una alegría inocultable, y un homenaje sin paliativos a

nuestras fuerzas de Orden Público. RTVE sirvió, además, muy bien la noticia, a

través de los servicios informativos correspondientes, con especial mención a la

realización de la rueda de prensa con el ministro de la Gobernación, que, por

cierto, presentaba un aspecto muy distinto, ante las cámaras, al que habla

presentado las otras* veces que, por. el mismo asunto, habla hablado ante alias.

La noticia, por otra parte, y aunque no en RTVE, debería provocar abundantes

"harakiris" en los medios de comunicación social. Porque resulta que los

raptores y los terroristas habían sido los GRAPO, y concretamente algunos

desalmados que ya la policía habla señalado en su momento. Es decir, los

comunistas renovados que, esa misma mañana, habían coronado su carrera criminal

con un nuevo asesinato. En fin, que las teorías montadas sobre el terrorismo

fascista se han venido al suelo. En buena lógica, -los mantenedores de las

actividades de la Internacional Fascista y demás cuentos chinos debían

participar en alguna ceremonia de penitencia pública, o al menos cantar la

palinodia. Ya sé que no lo harán, porque igual que no se le pueden pedir peras

al olmo, tampoco se le puede pedir responsabilidad a los tontos, ni lógica a los

empecinados en las manías persecutorias.

Volviendo al otro tema, la verdad es que la información romana del viaje de los

Reyes la cubrió RTVE francamente bien, al menos en los momentos más

interesantes, que fueron los que transcurrieron en el Vaticano. El recibimiento

del Papa, el intercambio de discursos, la entrega de regalos, nos llegaron con

claridad, con estilo, sin más lunar que el de que las cámaras no nos mostraron

el cuadro de Dalí con que los Reyes obsequiaron al Pontífice. Los demás

actos tuvieron ya más confusión en la comunicación a través de las cámaras y

micrófonos, acaso por su carácter más informal, aunque esas cosas haya que

tenerlas previstas. La homilía democrática y propagandística de monseñor Ansón,

a la que ayer aludíamos, aparte de ser un ejercicio penoso de narcisismo, se

movió más en el terreno del ditirambo que en el de la información verdadera.

Aunque, en ese terreno del ditirambo, fue claramente superado por la crónica

fonal que ofreció "Ultimas Noticias" del viernes, que incurrió en el manifiesto

error de afirmar con palabras lo que negaban las imágenes. Y hacerlo de una

forma absolutamente gratuita y, en definitiva, perjudicial para lo que se quería

ensalzar. El éxito del viaje estaba ya claro y no necesitaba adornarse con el

tópico de "la multitud alborozada" que, por otra parte, ni era cierto —o

entonces el fallo estaba en tas cámaras que no lo recogieron—, ni era necesario,

ni era natural.

Del viaje real a Roma, visto a través de RTVE, y ya en el terreno anecdótico,

hay que señalar él "Arriba España" de Pablo VI, tras impartir la bendición, y

que, por cierto, no ha recogido la prensa diaria, o la mayoría de la prensa

diaria, puesto que "Ya" se ha apresurado a buscarle una justificación, bastante

estúpida por cierto. Se ve que hubo un fallo en los asesores de Pablo VI, que

debieron indicarle que ese grito, aquí y ahora, es un grito partidista —yo lo he

leído en alguna parte— y posiblemente en trance de convertirse en subversivo,

otra vez. (Como consecuencia inesperada del tema, un amigo me dice que Ruiz

Jiménez se da de baja en Izquierda Democrática y volverá a ponerse camisa azul,

mientras otro me dice que de doñee se da de baja es del catolicismo: que se

descrisma, por así decir).

Otro detalle que los telespectadores han comentado es el del parecido actual de

la Infanta Beatriz con su madre, la Reina Victoria Eugenia. Y otro más, ja

escasa talla física de los políticos italianos, verdaderamente chiquitos, y el

hecho de la alegría que se te notaba a nuestro ministro de Asuntos Exteriores, -

que en los círculos generalmente malintencionados se achacó a ese detalle.

Marcelo ARROITA JAUREGUI

 

< Volver