Autor: Izquierdo Ferigüela, Antonio. 
   Melliá corrige al Santo Padre     
 
 El Alcázar.    18/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

la ventana indiscreta

MELIA CORRIGE AL SANTO PADRE

JOSEP Meliá ha considerado que el ¡Arriba España! de Pablo VI es un desliz del

Sumo Pontífice. Estamos ante un caso grotesco que hay que analizar fríamente,

sin abrir ta espita del malhumor, con suprema suavidad. Digo todo esto porque no

he leído en ningún artículo de Josep Meliá —que a lo mejor sí que lo escribió—

condena alguna al hecho de que en Madrid se haya gritado ¡Muera España!. Supongo

que Josep Meliá se enfada con el Papa a título de católico, apostólico, romano y

mallorquín y no a título de español porque, como dice la copla, tan antigua, tan

simple, tan castiza, tan a lar patallana, ´ ´El qúe al oir Viva España Con un

viva no responde/ Si es hombre no es español/ Y si es español no es hombre".

Cualquier ciudadano, aunque no sea Procurador en Cortés ni columnista de "Blanco

y Negro", si oye decir ¡Viva España! ó ¡Arriba España! ó, simplemente, ¡Qué

grande es España!, en francés o en italiano, en ruso o en checho, en chino o en

japonés, se siente satisfecho y no replica con un reproche por una cuestión .de

matices. De lo que estoy´ seguro es de que Pablo VI no quiso .ofender a España.

Quienes se sientan ofendidos por el equívoco de Pablo VI, si lo hubo son o unos

tontos de capirote o unos desagradecidos! También le molesta al señor Meliá todo

lo que va quedando del Partido Único, Movimiento -organización o Movimiento-

comunión, sin recordar que uña de las cosas que queda de aquella Casa,

desgraciadamente, es su escaño en las Cortes Españolas, cuya operación electoral

fue apoyada moral y materialmente por Alcalá, 44.

Si quiere más datos, se los doy.

La Falange inventó el grito de ¡Arriba España!. No creo que con eso ofendiese a

nadie. Es como si de pronto, los antifranquistas por antipatía volasen la red de

embalses que él creó o dinamitasen las autopistas o le prendiesen fuego es un

decir al "ABC" que Franco Victorioso, rescató de las hordas marxistas para

entregárselo a la familia Luca de Tena. . £1 señor Meliá suele escribir de oido

y por eso afirma que "el grito de ¡Arriba España! es sectario, parcial" y

asegura que jamás lo oiremos en los labios del Rey. No sabía que tuviese tan

buenas fuentes de información en la Zarzuela, hasta el extremo de asegurar

Cuestiones de esa naturaleza. Lo que sí puedo asegurarle es que con tan gratuita

afirmación le presta un flaco servicio al Monarca, porque parece destinada a

restar adhesiones y a no sumar nada. El Rey dijo ¡Arriba España!,en su primer

discurso como Rey´ el que pronunció, en respuesta´ al del señor Girón de

Velasco, en la audiencia concedida a la Junta Nacional de los Combatientes, tras

el entierro del Caudillo. Ofrece Meliá la noticia de que para evitar que las

gentes sigan cantando el "Cara al Sol", los

hermanos Ansón, que esos si que mandan, han escrito una letra al Himno Nacional.

El "Cara al Sol" lo escribieron, con José Antonio, Foxá y Alfaro que, al margen

ideologías, como poetas dicen algo más que Luis María y Rafael. Es lícito y

hasta loable sentir fobias políticas. Acepto las de Josep Meliá al Partido

Único, Movimiento-organización y Movimiento-comunión, que en paz descansen: pero

subrayo, simultáneamente, que esa fobia debió echarla por delante cuando

solicitó, obtuvo y aceptó el apoyo de la Secretaría General del Movimiento y

cuando, rodilla en tierra, dijo "si juro", en el hemiciclo del Palacio de la

Carrera de San "Jerónimo. Digo todo esto porque Josep Meliá, antiguo servidor

del franquismo y político de medio vuelo, de vuelo rasante y alicorto, es

periodista. Y me . molestaría que algún avezado, a la vista los antecedentes y

lo que está escribiendo, le llame caradura.

Que el Papa diga ¡Arriba España! no es malo. Que aquí, se molesten porque el

Papa dice ¡Arriba España!, no es malo, porque es ridículo. Otros españoles de

significación política están haciendo el ridiculo por Europa desde muchos meses

antes de la fecha en la que al Sumo Pontífice se le ocurrió gritar eso. Lo mismo

el Santo Padre lo dijo caritativamente y apiadado de la cantidad de bobadas que

hemos hecho en el último año y medio.

Antonio IZQUIERDO

 

< Volver