El cardenal, contra los que desconfían de la libertad. 
 Decidido apoyo de Tarancón al proceso democrático     
 
 Diario 16.    19/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

El cardenal, contra los que desconfían de la libertad

Decidido apoyo de Tarancón al proceso democrático

MADRID, 19 (D16). -, El cardenal arzobispo d"e Madrid, Vicente Enrique y

Tarancón, apoya plenamente el proceso democrático y censura que el pueblo no

haya podido manifestarse abiertamente en todas las ocasiones "por falta de

cauces adecuados o por falta de una maduración humana que la poca cultura de las

masas o el radicalismo de los dirigentes han propiciado".

"También en España —dice el. cardenal en su carta semanal a los cristianos—, y

en cuanto al desarrollo y destino de nuestro pueblo, nunca han faltado las voces

agoreras. Y algunos hechos antiguos o recientes, en los que sin duda se ha

desbordado la pasión radicalizando actitudes y posturas; íes hace sentar tesis

catastróficas: "España es un país ingobernable", dicen con énfasis. "El

reconocimiento de la libertad en el campo político y social nos llevará a la

ruina", afirman particularmente los que gozan de cierto poder.

El radicalismo

"En estos momentos de transición que estamos viviendo —continúa— es lógico que

vuelvan a aparecer esos profetas conminándonos con todos los males si se abre un

proceso democrático o se cambian de alguna manera las estructuras económicas,

políticas o sociales."

"Creo sinceramente —añade— que esa postura pesimista, quizá mantenida de buena

fe por algunos, manifiesta una falta de fe y de confianza en las virtudes de

nuestro pueblo, que si no se -han podido manifestar abiertamente en todas las

ocasiones ha sido por falta de cauces adecuados o por falta, de una maduración

humana, que la poca cultura de las masas o el radicalismo de los dirigentes han

propiciado."

"La responsabilidad mayor en estos momentos —termina— pesa sobre los dirigentes,

no sobre el pueblo. Tanto los dirigentes políticos como los económicos, y

también los" dirigentes religiosos, tenemos el deber de encauzar esta

potencialidad de nuestro pueblo capaz de construir un futuro mucho mejor, más

humano, más fraterno y más cristiano, para nuestra Patria."

Confianza en el pueblo

"No prestamos oídos a los profetas de calamidades. Podemos evolucionar para

adaptarnos a las necesidades y exigencias del momento actual, el momento de

España y de Europa, sin traumas excesivos, si los que tenemos responsabilidad

social sabemos confiar en el pueblo, orientando sus deseos de paz, de bienestar,

de convivencia fraterna."

 

< Volver