Cuando se preparaba para decir misa. 
 Un jesuita salvadoreño, asesinado     
 
 ABC.    15/03/1977.  Página: 33. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

CUANDO SE PREPARABA PARA DECIR MISA

UN JESUÍTA SALVADOREÑO, ASESINADO

Roma, 14. (Efe.) El párroco jesuíta Rutilío Grande García, de cuarenta y nueve

años, resultó muerto ayer de dos tiros en la espalda y uno en la cabeza cuando

se preparaba para celebrar la misa en Aguilares, a pocos kilómetros de San

Salvador.

De este hecho Informó hoy el Gabinete de Prensa de la Compañía de Jesús en Roma.

Aunque por el momento se desconocen otros datos sobre la Identidad de las

personas que mataron al sacerdote, se sabe que en la pasada semana había sido

advertido por las autoridades salvadoreñas que corría peligro de ser expulsado

del país.

El Gobierno salvadoreño había expresado sus sospechas de que este párroco era

comunista.

En el mismo atentado en que perdió la vida el padre Rutilío también fueron

muertos a tiros un hombre de sesenta y dos años y un muchacho de catorce •—se

desconocen los nombres—, que ayudaban al jesuíta a vestirse para la celebración

de la misma.

El padre Rutilio Grande, natural de El Salvador, vivía en comunidad con otros

tres jesuítas españoles, que también fueron avisados por el Gobierno salvadoreño

la pasada semana de que posiblemente serían expulsados del país.

PESAR DEL PADRE ARRUFE.—El padre Arrupe, general de los jesuítas, hizo públicas

hoy unas declaraciones en las que expresa su pesar «por el trágico suceso».

Manifestó que el padre Rutilio «era un pastor devoto y un religioso ejemplar que

trabajó siempre con gran celo en favor de los fieles».

Dijo también que esta muerte, ocurrida cuando se preparaba la celebración de la

santa misa, debe servir para que «recaigan las bendiciones de paz y justicia

sobre esta pobre población».

Hoy, el´ arzobispo de Santiago, monseñor Osear Romero, celebrará una misa por el

alma del sacerdote y de las otras dos personas asesinadas.

 

< Volver