"La Iglesia debe afrontar los problemas sociales sin perder su carácter evangélico"  :   
 Pablo VI, repuesto ya de su gripe, recibió al cardenal Suenens y a los obispos de Bélgica. 
 ABC.    13/03/1977.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

ABC. DOMINGO 13 DE MARZO DE 1977.

la Iglesia en el mundo de hoy

«LA IGLESIA DEBE AFRONTAR LOS PROBLEMAS SOCIALES SIN PERDER SU CARÁCTER

EVANGÉLICO»

Pablo Vi, repuesto ya de su gripe, recibió al cardenal Suenens y a los obispos

de Bélgica

Ciudad del Vaticano. 12. (Efe.) las formas de compromiso de la Iglesia anta I"

graves problemas humanos, sociales, políticos y económicos «pueden ser

diversas», pero nunca «deben olvidar que - 1» levadura evangélica debe seguir

siendo levadura».

Asi manifestó hoy el Papa "Pablo VI. en su primer acto público tras la afección

gripal que sufrió esta semana, al recibir en audiencia a los arzobispos y

obispos de Bélgica, presididos por el cardenal Leo Josef Suenens. en visita «ad

limina» en el Vaticano.

Puso el acento el Papa Pablo VI en que el Evangelio no debe «perder su valor

específico y su vigor», permanecer´ «reconocible como tal v mantener su

eficacia».

Sobre todo, porque «él cristiano no resolverá nunca» los graves problemas, si

las condiciones externas, como acuellas de la vida moderna o las mutaciones

culturales, producen un «debilitamiento de la fe y del Vigor evangélico»

«Debe buscar, más bien —asregó el Santo Padre—. el renovar esas condiciones, non

el socorro del Espíritu Santo, para hacer frente a las nuevas-cuestiones y a las

nuevas situaciones de una manera original, que traduzca plenamente las

exigencias cristianas. No debemos seguir y sufrir solamente, sino aue debemos

manifestar el dinamismo del Evangelio.»

Se hizo eco el Papa del Interés del Episcopado belga por la cuestión europea,

con? el fin dé «ayudar a Europa a encontrar el aliento espiritual nuevo del aue

tanto necesita», haciendo notar que «esta obra es ante todo espiritual».

ELOGIO A LA IGLESIA BELGA.—Pero afecta también «a múltiples sectores concretos

en los que vuestro testimonio es,solicitado con claridad a causa de las graves

orientaciones éticas que están en juego, a nivel médico, familiar y social», y

en ello se encuentra comprometido «la autenticidad de la Iglesia y la salud de

las almas».

En este sentido, exhortó él Papa a los obispos belgas a mantener su «papel de

guías espirituales, que es capital», con «la colaboración confiada de, todas las

fuerzas vivas de la Iglesia», para que, fieles a la Iglesia, puedan actuar de

una manera coherente con la fe, en comunión leal con sus. pastores y con todos

aquellos que. en la Santa Sedé, llevan la más alta preocupación por la Iglesia.

Sin ello, .los esfuerzos más generosos estarían destinados a la esterilidad y a

la dispersión».

Pablo VI tuvo palabras de elogio para la Iglesia belga, -por la «comunión de

corazón y de espíritu» manifestada por sus pastores ´hacia- el Pontífice, en el

marco de un testimonio válido de Iglesia local. Y se manifestó de acuerdo con el

cardenal Suenens en la exigencia de «mirar las cosas con realismo, exponerlas

con lealtad y hacer frente a ellas con esperanza».

 

< Volver