A petición del Gobierno español. 
 La Ascensión y San Pedro dejan de ser días de precepto     
 
 ABC.    13/03/1977.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

A PETICIÓN DEL GOBIERNO ESPAÑOL

LA ASCENSIÓN Y SAN PEDRO DEJAN DE SER DÍAS DE PRECEPTO

Con referencia a la supresión del precepto en los días de la Ascensión y San

Pedro, la Secretaría del Episcopado ha hecho pública la siguiente nota:

«Accediendo a la petición del Gobierno español, la Santa Sede ha concedido para

España la abolición de la obligación de oír misa y no trabajar en las fiestas de

la Ascensión del Señor y de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo.

l.i misma Santa Sede dispone que la fiesta litúrgica de la Ascensión deberá ser

transferida al domingo siguiente.

Por tanto, a partir de este mismo ano.* dichas fiestas TÍO son ya "de precepto"

en España, í se celebrarán .la de la Ascensión del Señor el domingo séptimo de

Pascua —el inmediatamente anterior a Pentecostés, este año el día 22 de mayo— y

la de San Pedro y San Pablo el 29 de junio, día ya laboral.

Para información de los católicos españoles, parece oportuno explicar el proceso

aue ha conducido a la decisión de la Santa Sede.

La ley 16/1976. de 8 de abril de 1976, sobre relaciones laborales, establece en

su artículo 25.2:

"El Gobierno, a propuesta del Ministerio de Trabajo, previo informé de la

Organización Sindical, elaborará el Calendario Anual de Fiestas Laborales,

especificando en el las declaradas legalmente de ámbito nacional y las de

carácter local. Las primeras no excederán dé doce y las segundas de dos. Ninguna

fiesta tendrá el carácter de recuperable a efectos laborales y todas serán

retribuidas."

Al preparar el Gobierno el Calendario Laboral para 1977, dado que, según las

disposiciones hasta entonces vigentes, existían en España trece festividades

religiosas y tres de carácter civil, decidió que, a efectos laborales, se

redujeran a nueve las fiestas religiosas e hizo una consulta a la Conferencia

Episcopal Española para conocer su criterio sobre las fiestas que podrían ser

suprimidas.

La respuesta de la XXV Asamblea Plenaria (22-27 de noviembre de 1976). oída la

Comisión Episcopal de Liturgia, fue unánimemente favorable a Las dos fiestas

que, por petición del Gobierno a la Santa Sede, han sido suprimidas.

Al concurrir este año en domingo la fiesta civil de San José Obrero y la

religiosa de Navidad, no ha sido necesario suprimir, para el año en curso, más

que dos fiestas.»

 

< Volver