Jesús Domínguez, nuevo obispo de Coria-Cáceres  :   
 Tras la aceptación por el Papa de la dimisión de monseñor Llopis Ibarra. 
 ABC.    18/03/1977.  Página: 30. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

JESÚS DOMÍNGUEZ, NUEVO OBISPO DE CORIA – CACERES

Tras la aceptación por el Papa de la dimisión de monseñor Llopis Iborra

El sacerdote sevillano Jesús Domínguez Gómez, de cuarenta y cinco años, ha sido

nombrado por el Santo Padre obispo de la diócesis de Coria-Cáceres, tras la

aceptación por el Papa de la dimisión presentada, al cumplir los setenta y cinco

años, por monseñor Llopis Iborra, que durante veintisiete años ha refríelo la

diócesis extremeña.

Jesús Domínguez nació en septiembre de 1931 en Pilas, Sevilla, y se ordenó

sacerdote en diciembre de 1954. Se licenció en teplogía en la Universidad de

Comillas y. tras algunos años de trabajo como vicario y como párroco, pasó al

Semipario de Sevilla, donde fue cuatro años director espiritual y otros cuatro

rector.

En 1969 es nombrado director del Secretariado diocesano del clero en Sevilla, y

es uno de los miembros del mismo Secretariado a nivel nacional que Intervienen

más directamente en la preparación de´ la asamblea conjunta.

Llamado más tarde por su cardenal, regresa a Sevilla para ocupar el puesto de

vicario episcopal de la archidlócesis. en el que permanecía al recibir el

nombramiento episcopal.

Jesús Domínguez era uno de los nombres que sonaban como «episcopables» seguros

en todos los ambientes bien Informados. Hombre equilibrado y abierto, querido

por el clero sevillano y por cuantos le conocieron, alegre y netamente situado

en una línea de renovación conciliar. Jesús Domínguez será un peón decisivo en

el replanteamiento que se espera para la pastoral de la región extremeña.

Bn sus primeras declaraciones a la agencia Cifra. monseñor Domínguez ha

subrayado que «la Iglesia es hoy más que nunca servidora de los intereses

legítimos de los hombres, y un obispo de la Iglesia es. ante todo, pastor de una

comunidad que, por su fe, está al servicio de Dios y de los hombres».

Señaló también que conocía la noticia desde hace unos días y que siente «un poco

de miedo, o mejor, bastante preocupación», pero que, al manifestársele la

voluntad del Papa, no lo pensó mucho, porqué «acepta desde lo más -hondo la

voluntad del Papa, representante de Cristo en la Tierra».

Añadió finalmente que, como andaluz, se siente muy cerca de sus hermanos de la

vecina «tierra de Extremadura.

 

< Volver