No a la imposición de una escuela pública uniforme     
 
 Ya.    30/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

NO A LA IMPOSICIÓN DE UNA ESCUELA PUBLICA UNIFORME

"Cuando los católicos defendemos la libertad de crear centros de enseñanza, no

defendemos

ningún privilegió ni defendemos únicamente los derechos de la Iglesia" •

Conferencia de

don Fernando Sebastián, rector de la Universidad Pontificia de Salamanca/ dentro

del ciclo

´´Universidad de la Iglesia y libertad de enseñanza"

Cuando los católicos defendemos la libertad de crear centros de enseñanza en, un

contexto planificado y. democrático, no defendemos ningún privilegio ni

defendemos únicamente los derechos de la Iglesia—lo cual es para, nosotros

defender el bien de la sociedad misma—, sino que más radicalmente defendemos el

derecho de la sociedad a crear y transmitir su propia cultura contra la

pretensión de unas concepciones políticas que pretendan ´imponer una matriz

cultural uniforme desde el poder político. Si esto, se quiere evitar de verdad,

es preciso aceptar no sólo el pluralismo en los centros, sino el pluralismo de

los centros mismos."

Esto dijo don Fernando Sebastián en una conferencia que, sobre el tema

"Presupuestos fundamentales de la enseñanza universitaria en la Iglesia:

sociedad democrática y pluralismo de gestión", dio ayer en el Auditorium Pablo

VI. La conferencia del rector magnífico . de la Universidad d« Salamanca

pertenece al ciclo "Universidad de la Iglesia y libertad de enseñanza". .

"No es posible la neutralidad de la ciencia—dijo también—ante las concepciones

de la vida; no es posible la enseñanza neutral; no ea verdaderamente democrática

la imposición de una escuela pública uniforme, aunque se presente como

autogestionadá; por eso, frenta al ofrecido pluralismo en los centros, nosotros

proclamamos la necesidad" de pluralismo de los centros."

DISCRIMINACIÓN ANTIRRELIGIOSA

"Quiero decir—continuó diciendo—que hay actualmente una nueva razón de la

discriminación anticlerical y, más profundainente aún, antirreligiosa en el

campo de la enseñanza. Todas las corrientes políticas Inspiradas en el

positivismo y en el marxismo están convencidas de que la fe es-un para´ sito de

la ciencia, y, en el fondo, han de pensar que la Iglesia, como cualquier otra

sociedad religiosa, es incapaz de educar sin deformar las inteligencias,

pervertir las ^conciencias y secuestrar la libertad de los que caigan en sus

manos. Aunque este asunto ahora se calle por Intereses políticos, esto es así y

tiene que ser así. Tanto el marxismo como el neopositivisino estructuralista

llevan en sí la Ingenua imtificación decimonónic» de la razón y de la ciencia; y

veri en la religión como un» simple pervívéncia de la ignorancia medieval,

encubierta con fábula» y leyendas bienintencionadas."

LA SUBVENCIÓN ESTATAL

"St hay una gestión oficial—dijo finalmente—^verdaderamente democrática y justa,

los centros privados pueden ser verdadero servicio público, popular, dinámico y

democrático. Las subvenciones concedidas por el Estado á estos centros no tienen

por qué ser. ni creo que hayan sido siempre, "la apropiación y utilización

privadas de los fondos públicos, a´fin de mantener ningún control Ideológico" de

la sociedad, más bien son una garantía contra .el riesgo de un Estado que

utilizando una retórica democrática imponga en realidad, mediante la red de una

enseñanza estatal, una determinada concepción ideológica dej hombre y de Ju

sociedad exigida autoritariamente en marco cultura) único contra las libertades

más logradas del hombre."

Dentro del mismo ciclo, hoy.dará su conferencia don Olegario González de

Cardenal sobre "Características de la enseñanza universitaria de la Iglesia:

perspectiva histórica y objetivos de futuro". El obispo auxiliar de Santiago,

monseñor Antonio Rouco. hablará el día 31 sobre "Ordenamiento jurídico".

El día 1 de abril lo hará ei obispo de Segovia, monseñor Antonio Palenzuela,

sobre "Misión de la Iglesia ante sus instituciones universitarias. ´ Cómo se

integran en ella los- hombres deja Iglesia, ¡os creyentes y los no creyentes"

 

< Volver