Autor: Bermejo, José María. 
 Entrevista con el padre Gabriel del Estal (y 2). 
 "El marxismo no es fiable eticamente"     
 
 Ya.    21/04/1977.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

INFORMACIÓN RELIGIOSA

Entrevista con el padre Gabriel del Estol (y 2)

"EL MARXISMO NO ES HABLE ÉTICAMENTE11

"La legalización del PCE era inevitable y necesaria 9 Legalizar el comunismo

no es profesar su fe; significa comprometerle a cumplir con sus estatutos, con

fidelidad al Derecho y a las instituciones 9 Y si incurre en traición, ahí

están para penalizarle serenamente los tribunales de justicia"

Continuamos hoy la publicación de la entrevista con el padre Gabriel del Estal

sobre las relaciones etitre marxismo y cristianismo.

7. ¿La doctrina social de la Iglesia no defiende la propiedad privada como

derecho absoluto e inviolable? i Qué diferencias encuentra usted al respecto

frente A la doctrina del comunismo?

—La precisión una vez má» «s impone. El marxismo respeta la propiedad privada de

los bienes adquiridos remunerativamente por el trabajo y de sus aplicaciones

estrictas de consumo o medios de subsistencia/ indispensables para la vida.

Asimismo, y éste es su sello más propio, desacraliza,- abóle y colectiviza la

propiedad de los bienes e instrumentos de producción y del capital acumulado,

entendida económicamente como plusvalía alienante del trabajo sin retribuir.

Frente por frente, el capitalismo burgués proclama la pro piedad .privada de

todos los bienes, entendida con sácralización económica da clase, como "derecho

incondicional .y absoluto", al servicio del interés, individual soberano, bajo

la tardía fórmula romanista del "derecho discrecional al uso, al disfrute y a

sacar del uso", a veces, hasta "ai abuso". Por su parte, la sociología

balbuciente del cristianismo dogmático,´ anterior al Vaticano II, instrumentada

aún como dialéctica explicativa con el lenguaje jurídico del capitalismo, cuyo

portavoz más fiel es la "Rerum novarum", defiende la propiedad privada de todos

los bienes. pero, entendida sin sacralizaciones económicas de clase, como

"derecho natural", o don patrimonial de todos los hombres, subordinada con

categoría de "derecho inviolable" al señorío absoluto del bien común y de la

justicia social, nacidos no del Estado, sino de la naturaleza, obra de Dios y

destinada a Dios. Más en nuestros días, la sociología adolescente del

cristianismo pastoral, posterior al Vaticano II, instrumentada ya como

dialéctica explicativa con lenguaje jurídico propio, cuyo portavoz más fiel es

la "Populorum progressio", reafirma la propiedad privada de todos loa bienes,

entendida también sin sacralizaciones económicas de clase, pero como "derecho de

la naturaleza personal y.social del hombre" o "derecho condicional y relativo",

subordinado al bien supremo de la comunidad. Por último, dentro del propio

marxismo se observa hoy la tendencia a sustituir la propiedad socialista o del

Estado por la propiedad social o de cogestión, fenómeno vigente en Yugoslavia.

8. ¿Cómo explica usted la milltancia de algunos -cristianos en el marxismo ateo?

—Por cuatro razones posibles, proyectadas sobre el ámbito de la sociedad plural

o democrática de Occidente: 1.´ O porque ven en el marxismo solo el aspecto

económico y no el religioso. 2.´ O porque juzgan que ha renunciado a la

profesión de fe ateísta, a la revolución violenta y a la dictadura del

proletariado, según los pronunciamientos más recientes del eurocomunismo. 3.´ O

porque desconocen tanto los principios doctrinales del marxismo como las

declaraciones de la Iglesia. 4.´ O porque son cristianos sólo de nombre.

Prescindiendo de las numerosas manifestaciones de la jerarquía, desde Pío IX

hasta el Vaticano II, Pablo VI ha declarado casi hoy, en agosto de 1974 y en

mayo de 1976, que el dialogó entre cristianos y marxistas debe mantenerse sin

renuncia de los primeros a la "coherencia lógica entre su- profesión religiosa

de fe y la prax a social de partido", dejando en firme la "inconciliabilidad

teórica y práctica entre cristianismo y comunismo ateo"» sin margen optativo

para "prestar la propia adhesión, en especial con carácter público, a una

expresión política que sea, por motivos ideológicos y por experiencia histórica,

radicalmente contraria a nuestra concepción religiosa de la vida".

El marxismo no es fiable éticamente

9. ¿Es fiable éticamente el marxismo?

—Sencillamente^ no, según sus propias declaraciones estratégicas da acción y de

lucha, aunque es el nivel "de vida cultural y económico el que haga poco

presumible su triunfo, o la marginación de los demás partidos, en ei supuesto de

conseguir la victoria¿ dentro de los países pluralistas de las democracias

occidentales, dotadas de convivencia civilizada y dialogal. El diálogo de la

verdad liberadora es Occidente. "La verdad os hará libres", sentenció Cristo. En

la sociedad pluralista de Occidente, más acá del "telón de acero", de la que

España forma parte, no ha habido aún un solo caso de imposición totalitaria

unipartidista, tras unas elecciones libres, por parte cíe! comunismo. En Rusia,

China y Cuba fue la revolución belicista la fuerza que lo implantó. En los

países satélites fueron los ejércitos invasores. En los países subdesarrollados

del Tercer Mundo está siéndolo su propia miseria.

10. ¿Es ética la doctrina marxista?

—Nadie es absolutamente bueno, fuera de Dios. Ni nadie es absolutamente malo,

con la excepción simbólica del demonio. Todos los hombres cristianos y

marxistas, somos desfallecientes, con el bien y el mal encerrados en nuestros

propósitos y en nuestras acciones. La denuricia de la explotación de los

oprimidos, en la que coinciden cristianos y marxistas, es sin duda un valor

ético, de búsqueda y hallazgo coordinables, en e mpresa común.

11. ¿Qué rasgo destacarla usted en la personalidad revolucionaria

de Marx, Lenin, Mao y Cristo?

—Carlos Marx es revolucionario del pensamiento: ea un filósofo; llich Lenin es

revolucionario de la acción: es un político. Mao Tse Tung es revolucionario de

la vida: es un guerrero y un poeta.- Cristo es revolucionario de la

espiritualidad: es Dios. El evangelio puro de los cuatro coincide en la denuncia

de todos los formalismos avasallantes y de todas las composturas farisaicas.

12. ¿Qué opinión le merece la legalización del PCE?

—Que era inevitable y necesaria, si de verdad hemos superado el subdesarrollo,

con asiento en el décimo lugar de los países industriales del mundo, y si de

verdad somos un pueblo civilizado, homologable con nuestros vecinos de la Europa

occidental. En los pueblos civilizados, la legalidad pronuncia discursos. Se

traduce en verborrea parlamentaria. La clandestinidad tira bombas. Se traduce en

terrorismo social.

Legalizar el comunismo no es profesar su fe. Los más anticomunistas, si son

hombres cerebrales y no cordiales, deben ser los primeros en festejar la

legalización. Legalizar e! comunismo ha signifricado comprometerle a cumplir sus

estatutos, con fidelidad al derecho y a las instituciones. Y si incurre en

traición, ahí están para penalizarle serenamente los tribunales de justicia. Si

el Gobierno ha legalizado al comunismo, pienso que ha actuado con corrección

política y sin ruptura de la normatividad procediendo no de cara a una historia,

a unos hechos y a unos crímenes de pasado, sino a la vista de una programación

irrecusable, abierta c o m prometida-mente al futuro. Es notorio que la

fiabilidad del comunismo es nula. Por eso los poderes que le reciben en el

templo franco de la sociedad civil deben estar alerta. Y si es infiel a sus

compromisos, entonces es cuando entra en el campo competente de la justicia.

Legalizar es función de Gobierno^ Juzgar, sentenciar y penar, con pérdida de la

legalidad incluso, es función de los tribunales.

El miedo del comunismo legalizado a poder ser declarado por los jueces fuera de

la ley es el argumento más convincente para que actúe dentro de su marco. Esto y

no otra cosa es 4o que ocurre en el hórizontee universal de las democracias

occidentales. ´

Cuando el comunismo corre a las claras por el itinerario de la ley y de la

justicia es controlable en sus actuaciones. Se sabe quién es y se conoce la

cuantía y el talante de sus afiliados. La oscuridad falsifica y engrandece

números, fuerzas y estaturas. Descubrir al enemigo es ya medio vencerle. La

reclusión obligada en catacumbas y mazmorras mitifica a sus líderes, idolizando

su figura y su personalidad. Desde Tertuliano, la sangre de los mártires ha sido

considerada siempre fuerza germinal de nuevos adoradores.

Textualmente escribió: "Cuantas veces nos segáis, somos hechos muchos más:

semilla es la sangre de cristianos". Desdo el año 64 •hasta el 311 los decretos´

imperias les de las diez persecuciones contra el cristianismo lograron más

prosélitos que los discursos y panegíricos de todos los apologistas. La lección

viene repitiéndose en la historia ininterrumpidamente. El martirio, ahora y

siempre, es energía germinal. Cada árbol que se troncha produce cien retoños.

El militante comunista, por programa, no es adversario convivencia!, sino

enemigo hostil. Hoy por hoy, el ataque de exterminio es todavía su intención

secreta, a pesar de las serenaciones eurocomunistas, últimamente en cartel. En

el despliegue de su logística bien estudiada, el comunismo prefiere la sombra a

la luz. Para luchar contra él hay que hacer ¡a guerra bajo la claridad del sol.

Un comunismo encauzado por reglamentaciones jurídicas, con estatutos y acción a

las claras, visible, es un frente político con el que se puede luchar-

estratégicamente. Por. el contrario, un comunismo de criptas, invisible, al que

la ley no le permite dar la cara, es el peor enemigo. Es esto lo que se llama

prima de clandestinidad. Contra las fuerzas clandestinas no caben estrategias:

son invencibles. El fantasma del comunismo sólo es blanco de combate si se ´

mueva a la luz.

Lo que más ha contra riado siempre a los grandes y mejores capitanes de la

historia ea abrir batalla frente a fuerzas invisibles. Combatir en las sombras

es dar palos de ciego. A Napoleón le vencieron en España no los poderes

deslumbrantes de un magnífico y poderoso ejército, sino las guerrillas solapadas

de hombres ocultos en la fragosidad de las sierras: como a los omnipotentes

Estados Unidos las bandas harapientas, pero aguerridas, dispersas por la jungla

del Vietnam. El enemigo agazapado es el más peligroso. Si queremos dar el golpe

de gracia al comunismo hay que combatirle a la luz de la ley, de la legalidad

abierta, de la neutralidad jurídica, con todos loa riesgos y precauciones de sus

buenas palabras y da sus compromisos jura mentados, nada fiables. Es la única

estrategia válida y .eficaz. De ahora en adelante todos a jugar con las cartas

boca arriba, sobre todo anta las próximas elecciones. El Gobierno, en estos

instantes, necesita más que nunca cautela y guarda. Si no se observan las reglas

del juego, que juzguen los jueces, sin que la presión ni la pusilanimidad

violenten a la justicia. El enemigot a la luz, dentro de la ley. Y qua venza el

mejor.

13. ¿Cómo ve usted ahora el futuro español?

—Con una sociedad cu1turalmente adulta, económicamente industriosa, •

políticamente fuerte, moralmente sana e institucionalmente_ concorde, servida

por fuerza públicas bien adiestradas, bien equipadas y bien remuneradas —precio

de la libertad—^ el futuro de España debe presentársenos esperánzador. Yo así

quiero verlo, Y así lo veo.

José María BERMEJO

Pag 23 ya,

 

< Volver