Lo que dijo el arzobispo de Tarragona:. 
 "Una ley que permitiese el divorcio no cambiaría nada para los miembros de la Iglesia"     
 
 Ya.    19/04/1977.  Página: 24. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Lo que dijo el arzobispo de Tarragona:

"Una ley que permitiese el divorcio no cambiaría nada para los miembros de la

Iglesia"

"Personalmente, opino que la iglesia no debería entrar en una posible lucha

entre partidos sobre el divorcio civil" O "El matrimonio civil es un acto de

administración que conviene

que esté al alcance de todos"

-TARRAGONA.—"En caso de que ustedes creyesen oportuno citar, en el acto público,

estas mis letras, Jes ruejo que no se limiten a citar ni i nombre, ´sino que

lean todo el texto. Muchas gracias." Con esta posdata concluía el arzobispo de

Tarragona, ´monseñor José Pont I Gol, la carta que dirigió a los organizadores

de lo que ha sido presentado como "primer mitin pro derecho al divorcio que se

celebra en España desde la conclusión de la guerra civil".

Dada la presentación" que se ha hecho de algunos fragmentos de la carta del

arzobispo de Tarragona, transmitimos a continuación el texto íntegro en

traducción castellana, elaborada en las mismas oficinas del Arzobispado. Lo que

dice el arzobispo refleja fielmente —se comunica a Logos en dichas oficinas—lo

que acordó el Consejo del Presbiterio del Arzobispado en la reunión del 28

de marzo próximo pasado.

TEXTO DE LA CARTA:

"Trece de abril de 1977. A la Comisión Promotora de la Asociación Catalana de la

Mujer.

Temo que estas letras no lleguen a tiempo y no lo querría.

Quiero agradecerles, en primer lugar, la información que, de palabra y con

documentación, me han hecho llegar ustedes.

Quiero decirles que todo lo que sirva para promocionar a la mujer en todos los

ámbitos de la vida social y ciudadana tiene para´ los creyentes en el Evangelio

la fuerza de - un deber, porque .no hay diferencia en dignidad entre el hombre y

la mujer. Los dos llevan en su ser la noble luz de la imagen y semejanza de

Dios.

Querria añadir que una da las conquistas que conviene conseguir ee terminar con

la vergüenza´ de la mujer-comercio o de la mujer-reclamo.

Referente al matrimonio, creamos ´que es primordial acentuar los valores que

defienden y construyen la estabilidad familiar, ya que el hombre y la mujer que

se aman se casan no para divorciarse, sino para darse con generosa afectividad

el uno al otro y para siempre.

Hay que hacer lo que se pueda para que los que quieren contraer matrimonio

lleguen a él debida-

mente preparados, como también tener los dispositivos necesarios para ayudar a

los esposos a vivir como corresponde a su estado. La Iglesia de Cataluña, en

estos aspectos, intenta cumplir con su misión,

Si se promulgara una ley civil permisiva del divorcio, esta ley no cambiaría

nada para los miembros de la Iglesia en él ámbito de su fe y moral cristiana. Yo

personalmente opino que la. Iglesia no debería entrar, como una fuerza política

más, «n el caso de una posible campaña y lucha entre partidos, sobre un proyecto

de ley civil de divorcio. Los creyentes verán, en este caso, qué opción toman,

entre las legitimas, sobre una ley permisiva de un mal menor, en" ciertos casos.

Aquello que ui/o cree profundamente puede no quererlo imponer por medio de una

ley civil.

También creo que hay que revisar el actual estatuto civil sobre el matrimonio.

El matrimonio civil es un acto de administración que conviene que esté al

alcance de todos. El creyente, por su parte, ya sabe qué cosa debe hacer.

No digo nada más, de momento. Que los trabajos de ustedes se ejecuten con toda

serenidad para poder construir entre todos una convivencia digna y respetuosa en

nuestro país. Para conseguirla, la Iglesia ofrecerá siempre su esfuerzo."

 

< Volver