"Los sacerdotes no deben asumir funciones de liderazgo en partidos políticos"  :   
 Tanto el Código canónico como el Vaticano II y los obispos españoles coinciden en este planteamiento. 
 ABC.    29/04/1977.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

«LOS SACERDOTES NO DEBEN ASUMIR FUNCIONES DE LIDERAZGO EN PARTIDOS POLÍTICOS»

Tanto el Código canónico como el Vaticano II y los obispos españoles coinciden

en este planteamiento

Ante la noticia de que varios sacerdotes figuran en las listas de candidatos al

Congreso o al Senado cara a las próximas elecciones, fuentes eclesiásticas han

insistido a Cifra sobre las normas de la Iglesia a este respecto.

En primer lugar el Código de Derecho Canónico dispone que los clérigos «no

soliciten el cargo de senadores o diputados ni lo acepten sin licencia de la

Santa Sede en aquellas regiones donde haya prohibición pontificia; ni intenten

esto mismo en las demás regiones sin licencia tanto de su ordinario como del

ordinario del lugar en que se ha de efectuar la elección». (Canon 139, 4/0.)

Cabe~- recordar que en España no hay prohibición pontificia de aceptar el cargo

de diputado o de senador; por lo que basta la licencia del obispo.

El Concilio Vaticano II no es tan explícito como el Código, pero deja claros los

límites de la acción de los sacerdotes dentro de la tarea de partidos: «En la

construcción de la comunidad de los cristianos, los presbíteros no están nunca

al servicio de una ideología o facción humana, sino que, como heraldos del

Evangelio y pastores de la Iglesia, trabajan por lograr el incremento espiritual

del cuerpo de Cristo.> (Presbíteros, número 6.)

Finalmente, la Comisión permanente del Episcopado Español, en una nota hecha

pública tras su reunión de primeros de febrero último, afirma:

«Los obispos y sacerdotes, como cualquier ciudadano, tenemos pleno .derecho a

asumir nuestras propias opciones. Y ello resulta indiscutible cuando se trata de

derechos y deberes como el del voto en unas elecciones libres.

Consideramos, sin embargo, que tanto los obispos óomo los sacerdotes y los

religiosos no deben asumir funciones de mllitancia activa y de liderazgo en los

partidos políticos o de representación política en los organismos públicos. Y

esto es válido para las diferentes opciones.»

«Si en circunstancias concretas y excepcionales —concluye la nota de la

Permanente— el bien de la comunidad exigiera tales compromisos, se ha de

obtener, previamente, el consentimiento del obispo, consultado el Consejo

presbiteral y —si el caso lo requiere— también la Conferencia Episcopal.»

Estas disposiciones eclesiásticas contemplan la participación de los clérigos en

cualquier partido. Aparte están las limitaciones a la participación en partidos

condenados por la Iglesia o cuya doctrina esté en contradicción con el

Evangelio, tal como han dado a conocer los Romanos Pontífices y nuestros obispos

repetidas veces.

 

< Volver