Autor: R.. 
 Publicidad. 
 Los estadísticos del I.N.E., contra la confusión     
 
 Ya.    31/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Los estadísticos del I. N. E., contra la confusión

Ante la extrañeza de don Andrés Fernández, que "no comprende las dimisiones de los subdirectores

generales y de los jefes de Servicio y de Sección del I. N. E.", las comisiones de las Asociaciones de

Estadísticos ´Facultativos y Técnicos queremos aclarar:

a) Como director del I. N. E., antes de hacer declaraciones debería haberse asesorado por el personal

técnico competente, con lo que el señor Fernández hubiera evitado confundir, como lo ha hecho

reiteradamente en la prensa, los grupos de productos en que se han clasificado los artículos consumidos

por las familias con los artículos concretos de los que se toman precios. Así, y sólo a título de

ejemplo, en el grupo "Servicios y artículos para el cuidado personal" aparece en artículos duraderos

(afeitadoras, pelucas, etc.), con ponderación 0,926 por 1.000; sin embargo, de ese grupo sólo se

toma el precio de las máquinas de afeitar eléctricas y no el de las pelucas, como afirma el señor

Fernández.

b) Que el contacto del director general con los responsables de los trabajos que realiza el I. N..E. ha

sido prácticamente nulo, y pensamos que, como director de un organismo y persona ajena al mismo, su

primera gestión debiera haber sido tomar contacto con el personal, con los trabajos que se realizan

y con las técnicas que se utilizan en los mismos.

La entrevista del director del I. N. E. en el YA del 27 de mayo no es un hecho casual, sino que se enmarca

dentro de una estrategia que intenta confundir a la opinión pública sobre la validez de los índices de

precios de consumo.

La evidencia de esta estrategia se manifiesta, en los siguientes hechos:

1.º En el mes de febrero, y conocido por el Gobierno el aumento del índice de precios de consumo de

enero, Se da orden al I. N. E. para que torne precios a partir de enero de las antiguas especifieaciónes,

base 1968, con lo que se crea la ambigüedad de dos índices.

2.° El Gobierno define subjetivamente una media ponderada de precios y se orden al I. N. E. su

obtención. A la opinión pública se le empiezan a facilitar tres indicadores.

3.º Se pone al entonces director del I.N.E., Ricardo Torrón en situación de dimitir y rápidamente se acepta

su dimisión. Se procede a nombrar a Andrés Fernández.

4.º Se encarga al Consejo de Economía Nacional que considere qué tipos de productos deben incluirse en

un índice a la hora de proceder a las revisiones salariales. Parece, se trata de que tal organismo prepare

dos nuevos índices que habrían de ser aplicados a diferentes estratos sociales. Con ello se va a disponer de

cinco índices.

5.º En unas declaraciones, el señor García Ramal critica el índice de precios de consumo y opina

subjetivamente sobre la conveniencia de que en él aparezcan determinados artículos.

6.º El 27 de mayo aparece en el diario YA lo que se ha denominado una "autoentrevista" del director del

I. N. E., señor Fernández, en la que se vierten tal cantiüad de errores y conceptos que sorprenden a todos

los estadísticos.

7.º Ante la reacción de todos los Cuerpos de Estadística en defensa de su profesión, el señor Fernández,

tras aludir a motivaciones políticas ocultas contra el Gobierno, se ratifica en sus errores en el YA de 29 de

mayo. Con lo que se pone de manifiesto que los errores contenidos en su "autoentrevista" no fueron

casuales, sino que respondían a la estrategia confundidora ya señalada.

Ante esta situación, los estadísticos del I. N. E. hacemos lae siguientes puntualizaciones, eludiendo entrar

en las motivaciones que hayan impulsado a sembrar tanta confusión y ciñéndonos al terreno profesional

que nos es propia:

A) La credibilidad social del I. N. E. depende no sólo de su calidad técnica, sino también de su

independencia política respecto a cualquier grupo, incluso del Gobierno. Toda operación de confusión

perjudica dicha credibilidad; es decir, perjudica nuestros intereses profesionales.

B) Reiteramos nuestra posición de neutralidad como Investigadores de la realidad ante este Gobierno

y cuantos puedan sucederle, puesto que consideramos que en esa neutralidad reside la garantía para

nuestro país de contar con datos veraces que permitan la adopción de políticas racionales y que faciliten a

la sociedad española la elaboración de un juicio sobre nuestra situación económica y social y sobre la

evolución que en ella se vaya registrando en el futuro.

En el I.N.E. existe la documentación pertinente que confirma lo expuesto relativo a los errores cometidos

por el señor Fernández.—R.

 

< Volver