Autor: Moreno Nieto, Luis . 
   El primado invita a aportar paz y justicia a la sociedad española     
 
 ABC.    12/04/1977.  Página: 33. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

a PRIMADO INVITA A APORTAR PAZ Y JUSTICIA A LA SOCIEDAD ESPAROLA

Toledo. 11. (Crónica de nuestro corresponsal, por télex.) • Como una velada

alusión a la reciente legalización del «Partido Comunista?, podrían

interpretarse las palabras que el cardenal primado, monseñor González Martín,

pronunció ayer en la catedral durante la homilía de la Pascua de Resurrección,

cuando, refiriéndose a la situación política actual del país, afirmó: «Los

hombres luchan y han luchado siempre y cruzan sus combates en el campo de .las

ordenaciones poli ticas,, económicas, culturales y sociales, así e"s y así

seguirá siendo, porque los hombres.-incluso los que no creen en Dios, aunque

ellos no lo piensen, no son más que colaboradores de Dios en la tarea de

transformación del mundo, pero "cuánto griterío inútil, cuántos odios y

venganzas, cuántas determinaciones funestas, cuántas justicias falsas", "cómo se

destroza la vida de los pueblos y las ciudades del conjunto nacional cuando nos

olvidamos de Dios",»

Exhortó luego a los fieles con estas palabras: «Pero al ´menos, los cristianos

todos, desde los más altos a los más bajos, vayamos al mundo y aportemos a está

sociedad española eso que un filósofo francés llamó "un suplemento de alma" del

que el mundo está tan necesitado; aportemos esta conciencia viva, creando paz,

sirviendo a la justicia, amándonos, pero no dejándonos engañar por las falsas

promesas de una libertad sin sentido, que lo único que puede llevarnos es a la

ruina del hombre tras la cual viene Inevitablemente la ruina de la sociedad.>

Terminó el cardenal González Martin su homilía con estas palabras: «Que para

nuestros amigos y para todos nuestros compatriotas, para nuestros conocidos y

desconocidos brillen luces de esperanza, que por un camino de sosegada cordura

avance España hacia la realización d« todos sus propósitos de tal manera que no

se quebranten el orden ni la paz, que no se vuelvan más agrias las relaciones de

unos con otros, que no surjan otra vez los odios y rencores; que haya pequeños

fuegos de amor, lucecltas de esperanza que los cristianos, sabiendo perdonar,

sepamos, también, y podamos recibir de los demás el respeto a que nuestra fe

tiene derecho, esa fe que es indispensable para nuestra vida, que únicamente

servirá cuando sea debidamente cultivada para seguir produciendo bienes de paz

social en la vida española.

Luis MORENO NIETO.

 

< Volver