Autor: Semprún, Alfredo. 
 En Barcelona. 
 Dos guardias civiles, asesinados  :   
 Un comando del GRAPO les ametralló desde un "Simca 1200". La barriada de Sans permanece bajo vigilancia policial en una operación de búsca y captura de los asesinos. 
 Arriba.    05/06/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

EN BARCELONA

DOS GUARDIAS CIVILES, ASESINADOS

Un comando del GRAPO les ametralló desde un «Simca 1200»

La barriada de Sans permanece bajo vigilancia policial en una operación de busca y

captura de los asesinos

BARCELONA, 4. (De nuestro enviado especial.)—Entre las once y medía de la mañana y las

doce del mediodía se ha sometido en Barcelona un doble asesinato del que han sido víctimas

dos miembros de la Guardia Civil.

En esos instantes, dos desconocidos que viajaban a bordo de un «Simca 1200 de color blanco,

matriculado en Barcelona con el número 4969-W, dispararon las pistolas de las que eran

portadores, por sorpresa y a bocajarro, contra el guardia civil que prestaba servicio de centinela

en el acuartelamiento que la Benemérita tiene instalado en la avenida de Madrid, de esta

Ciudad Condal.

Sobre la marcha y viendo que uno de los compañeros de la víctima acudía en su socorro, uno

de los pistoleros, el más joven descendió del vehículo y apoderándose de la metralleta del

guardia civil asesinado disparó varias ráfagas, originándole graves heridas a causa de las

cuales fallecería a los pocos minutos de su ingreso en el centro hospitalario más próximo. Este

miembro de la Benemérita, don Antonio López Casado, de treinta y siete años de edad y padre

de tres hijos, -era conductor y se en. contraba en los momentos en que se produjo el atentado

vistiendo un mono de mecánico, limpiando el automóvil a su cargo que tenía aparcado junto a

la puerta que guardaba la otra víctima, don Rafael Carrasco Lamas, de treinta y cinco años de

edad, casado asimismo y padre de cuatro hijos. Los asesinos se dieron de inmediato a la fuga

en el mismo coche, en forma tan precipitada, como para no poder evitar colisio-nar contra un

«Seat 850» azul aparcado en la confluencia de la avenida de Madrid con la calle Juan de Saba,

motivo éste por lo que los terroristas, Se vieron obligados a emprender su fuga a pie a través

de la calle Su-grañes, en la barriada de Sans, zona por la que hasta el momento de redactar

estas líneas, las Fuerzas de Orden Público barcelonesas están llevando a cabo una intensa

batida de búsqueda y captura.

Tardaron muy pocos minutos los compañeros de la víctima que se encontraban en el puesto de

guardia en acudir con sus armas a repeler la agresión y fue su nutrido tiroteo sobre" los fugiti-

vos la causa —según testigos presenciales de los hechos— de que los pistoleros perdieran el

control de su vehículo estrellándose contra el citado «Seat 850» aparcado a pocos metros del

cuartel.

Intercambiándose disparos, los pistoleros y los miembros de la Benemérita que les perseguían

a bastante distancia, prosiguieron por la citada calle de Sugrañés y fue en ella por lo muy tran-

sitada donde la Benemérita dejó de disparar intentando seguir a los asesinos de sus dos

compañeros que empezaron a perderse por la complicada configuración callejera de la barriada

de Sans. Mientras, Fuerzas de la Policía Armada y del Cuerpo General, de Policía ocuparon

puntos estratégicos Intentando formar un cerco en torno a la zona, cerco que a la hora de dictar

esta crónica se mantiene.

Fueron tres terroristas

Según otro testigo presenciar; serían tres y no dos los miembros del grupo de terroristas.

—Yo vi perfectamente —nos ha dicho— lo ocurrido.

—El coche blanco puede ser un «Simca 1200» que aparcó en doble fila frente a la puerta del

Cuartel de la Guardia Civil. En él viajaban tres individuos; dos de ellos descendieron del coche

y pistola en mano ocultándose con los vehículos aparcados ¡unto, al Cuartel dispararon sus

pistolas casi a bocajarro contra el guardia, que, sorprendido, cayó al suelo llevándose la mano

al pecho y sin tener tiempo para defenderse, luego vi cómo uno de los dos terroristas se apo-

deraba de la metralleta del guardia y disparaba contra un hombre que vestía de mecánico y

que acudía al ruido de los disparos en ayuda de su compañero. Inmediatamente después los

dos pistoleros, llevando asomada la metralleta por la ventanilla del coche salieron huyendo

conducidos por su compañero, mientras disparaban contra la puerta del Cuartel.

Se trata de un comando GRAPO

Según fuentes policiales consultadas, hay indi c i os m´ás que razonables para pensar que este

asesinato ,de dos representantes de la ley es obra de un grupo de terroristas del GRAPO,

asentado en la región catalana desde hace meses y del que se sospecha como autores del

asesinato del señor Bulto, de los atracos a manó armada cometidos en una armería

barcelonesa y en dos entidades bancarias en el breve plazo de una semana.

—Para nosotros —se nos ha dicho en fuentes policiales barcelonesas— hay pocas dudas.

Más tarde, en Barcelona, según informa Europa Press, se recibía un mensaje en el que el

GRAPO reivindica el asesinato de los dos guardias civiles.

Alfredo SEMPRUN

Domingo 5 junio 1977

 

< Volver