Autor: Basterra, Francisco G.. 
 Elecciones generales. Marathon de Felipe González en el País Vasco y Castilla. 
 Vamos a ganar y la derecha se pone nerviosa     
 
 Diario 16.    07/06/1977.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Marathón de Felipe Cónsules en el País Vasco y Castilla

Vamos a ganar y la derecha se pone nerviosa

Francisco G. Basterra

VITORIA, 7 (Enviado especial D16).—Felipe González utilizó ayer tarde un reactor y una avioneta cíe

hélice para llegar a Vitoria y Burgos y repetir, a. nueve días de la votación, que el Partido Socialista

Obrero Español (PSOE) es el pri-mer partido del país según los sondeos y va a ganar las elecciones.

Preocupado por el peligro Siempre latente de una afonía que le haría perder uno o dos días de mítines (le

quedan todavía 21 hasta el día 13), González afirmó en la capital alavesa que la derecha empieza a preer

que el PSOE puede ganar las elecciones y se pone nerviosa.

Por eso —explicó a 9.000. personas reunidas en el Po~ lideportivo vitoriano de Men-dizorrossa—. el

Poder empieza a cerrar el grifo de la información y trata de silenciar nuestros actos.

Dos horas después, a las once de la noche, en la plaza de toros de Burgos, ante unas 15.000 persona,

Felipe González pidió a Suárez que publique los sondeos del Instituto de Opinión Pública realizados con

el dinero de todos los españoles. Ya está bien de manipulaciones —afirmó ante el entusiasmo de los

militantes del PSOE y el flamear de dos banderas republicanas, pendones morados de Castilla y una

bandera anarquista.

"Queremos arriesgarnos —dijo Felipe— a saber cuán-ta ventaja nos lleva el Centro, porque a lo mejor

hay sorpresas y nos adelantan por poco o ya no nos llevan ninguna ventaja."

Ganaremos, en francés

Felipe González, eterna cazadora de cuero, camisa abierta y pantalón veraniego, no pierde el tiempo para

ofrecer la imagen de que la campaña va viento en popa. Cualquier lugar es bueno.Ayer tarde concedió

una entrevista a la televisión francesa en un pasillo del aeropuerto de Barajas ante la mirada sorprendida

de pilotos, azafatas y empleados.

En un francés lento pero correcto, el dirigente del PSOE explicó que su partido es el primero y no el

segundo, como dicen algunos sondeos, y calificó la maniobra del centro de operación mexicana.

Después de estas afirmaciones, en el avión, un reactor de diez plazas llamado "María III" y alquilado

a una compañía bilbaína de aero-taxis, Felipe firma un autógrafo a uno de los pilotos en la portada de una

revista, y cuarenta minutos de vuelo hasta Pamplona.

Durante el vuelo, Felipe González se bebe la prensa madrileña de la tarde y no se muestra satisfecho por

cómo se ha recogido su mitin del domingo en San Sebastián. Actualmente, la principal preocupación del

partido es el tratamiento informativo que le da la prensa, insuficiente en opinión de sus dirigentes.

También le dio tiempo al candidato a hojear unos dosieres especiales que le preparan sus asesores, donde

se analizan al milímetro las reacciones de los medios de comunicación. Un ejemplo: bajo el epígrafe

"noti-cias y hechos desfavorables" referidos al fin de semana aparecen el mitin de Tierno Galvan en

Madrid, la aparición del "viejo profesor" en TVE, el mitin de Rojas Marcos en Andalucía y el artículo de

Fraga en "El País".

Burgos, cerrado

Sin embargo, reina la confianza. En el aeropuerto de Pamplona no esperan los fieles, que ni han sido

avisados. Dos guardias civiles curiosean a distancia. Salto a una. avioneta bimotor de hélice y primer

contratiempo. Los pilotos anuncian a Felipe González que no podrá volar como estaba previsto de Vitoria

a Burgos. El aeropuerto militar de Villafría, en la capital castellana, se cierra a partir de las tres y media

de la tarde, cosas de los reglamentos militares. No hay nada que hacer.

Suspiro de alivio cuando después de veinte minutos de vuelo, la avioneta aterriza en el mini aeropuerto

se-miabandonado de Vitoria, con la hierba creciendo entre el cemento de la pista. Su último servicio

continuado fue en 1937 cuando la Legión Cóndor lo utilizó como base para bombardear Guernica. La

Guardia Civil tuvo que cortar la carretera Nacio-nal-1, que forma parte de la pista, para que tomara tierra

el pequeño avión de Felipe.

Rueda de prensa con los informadores locales en un hotel, mientras una furgo-

neta del PSOE histórico (Murillo se presenta por Álava con muy pocas posibilidades de éxito) da vueltas

por las calles próximas pidiendo el voto.

Dos ideas expuestas sin dudar: el PSOE se perfila como la alternativa "clara" frente a la coalición cen-

trista y la batalla está reñida entre estas dos fuerzas. "Vamos a intentar el mensaje del voto eficaz para que

no se disperse el voto socialista." Una advertencia velada al PSP: incluso partidos con un 5 ó 6 por 100 en

provincias pueden no conseguir representación en el Parlamento.

El primer candidato del PSOE también cuidó las cuestiones vascas. El objetivo —dijo en Vitoria— es

que vuelvan al país todos los presos que han sido extrañados y. las comisiones gestoras están en su

derecho de hacer una nueva semana pro amnistía en Euskadi, pero hay que evitar que nadie sienta, una

vez más, la tentación de "salvarnos".

Ya en el mitin, bajo una foto de Indalecio Prieto con "txapela", explicó a los asistentes (más de la mitad

emigrantes al País Vasco) que para conseguir las libertades de un pueblo del Estado hay que conseguir

primero la de todos mediante el socialismo.

En el camino por carretera a Burgos, el «oche escolta con cuatro inspectores del Cuerpo General de

Policía se detiene en el arcén, se bajan sus ocupantes y se despiden después de estrechar Ja mano de

Felipe. En el desfiladero de Pancorbo, una pequeña parada para que el líder del PSOE tome un anal-

gésico. Le duele la cabeza y le molesta la garganta.

Una vez en la plaza de toros de Burgos se repiten las ideas del mitin de Vitoria También un ataque, sin

citarlo, al PCE. Acusa González a un sector de la izquierda que afirma que la derecha va a ganar las

elecciones y que apoya indirectamente a, la UCD al explicar que la derecha sólo es la de Alianza. El líder

del PSOE arranca aplausos cuando afirma que AP y los centristas son la misma fábrica de Jabón que ha

hecho dos marcas para hacerse la competencia.

De camino a Madrid, una cena rápida en un hostal. Está puesta la televisión-transmitiendo —ironiza

Felipe— "los hombres de Suarelson". Una nueva pastilla para la garganta y una orden a Pa-chi, su

médico, que no le pierde de vista durante la campaña: "Tú veras lo que haces ,con mi garganta, que

mañana (por hoy martes) a las once, tengo que grabar en Televisión."

 

< Volver