Los pantalones de "Jesús". 
 Un anuncio premiado secuestrado por inmoral     
 
 Diario 16.    12/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Un anuncio premiado secuestrado por inmoral

MADRID, 12 D16—Un cartel publicitario que reproducía la "parte posterior glútea" (eufemismo de

culo), de dos mujeres, cubiertas por un reducido "short", bajo la inscripción de "sigúenos", ha sido el

causante de que la firma comercial delegada en nuestro país para la fabricación de los pantalones

vaqueros "Jesús", resulte sancionada por ei Ministerio de Información y Turismo con la retirada

inmediata de tales carteles y la suspensión de cualquier actividad publicitaria de la empresa en el periodo

de seis meses.

Al propio tiempo, dicho anuncio ha sido galardonado con el tercer puesto en el Concurso de Publicidad

Exterior, cuyo escrutinio se realiza anualmente en una prestigiosa notaría de Madrid.

La agencia de publicidad encargada de la difusión del anuncio, ha desmentido la noticia de que había sido

también penalizada con una multa, y afirma que la único que ha recibido es un comunicado mediante el

cual se le amonesta.

El artículo séptimo

El director-gerente de la firma, Enrique Montero, ha declarado a D16: "Pese a que, por puro escepticismo,

no vamos a recurrir iegalmente, el perjuicio económico para la empresa es considerable, debido a que se

trata del inicio de una campaña a través de la que se intenta introducir un pantalón internacionalmente

reconocido".

La sanción impuesta está basada en la transgresión de uno de los aspectos contemplados en el casi

metafísico artículo séptimo del Estatuto de la Publicidad. El oficio dice textualmente: "por violar los

conceptos de decoro social y buen gusto". En este sentido manifiesta el señor Montero: "Yo creo que el

anuncio es bastante fino. Hemos pretendido, ante todo, desconectarlo de cualquier implicación religiosa y,

honradamente, pienso que lo hemos conseguido: lo que ocurre es que determinados sectores puritanos han

reaccionado de forma incomprensible."

"A mí no se me ha ocurrido pensar nunca —prosigue el gerente— que las galletas, por llamarse María,

atentasen contra el dogma de la virginidad."

El señor Montero calificó el heclio de "sorprendente y a la vez de esperado", teniendo en cuenta

las "viejas, y santas costumbres hispanas", que chocan, un poco, con el actual momento presumiblemente

democrático.

Exhibido en Europa

"La campaña publicitaria, en la que se invirtieron cinco millones de pesetas en la contratación de casi

trescientas vallas, no sufrió deterioro alguno, puesto que la notificación de la sanción se recibió una vez

finalizada dicha campaña." El cartel de la polémica fue diseñado hace unos siete años, por una agencia de

publicidad italiana, sobre fotos del prestigioso Toscani. Ha sido exhibido en casi todos tos países de la

Europa occidental, sin haber sido objeto de sanción.

Sólo en Italia, tras su aparición, originó un intrascendente conflicto de opinión pública entre sectores

reaccionarios y progresistas.

Conflicto que jamás traspasó las columnas de los periódicos.

"Casi todos los medios profesionales vinculados a la publicidad —concluye el señor Montero— han sido

unánimes al reconocer la creatividad y tusiva expresiva del anuncio."

 

< Volver