Ruiz-Giménez, en el Club Siglo XXI. 
 "Frenaremos cualquier intento totalitario"     
 
 Informaciones.    07/06/1977.  Página: 5,6. Páginas: 2. Párrafos: 15. 

RUIZ-GIMENEZ, EN EL CLUB SIGLO XXI

«Frenaremos cualquier intento totalitario»

MADRID, 7 (INFORMACIONES).

DON Joaquín Ruiz-Giménez hizo ayer un alto en el caminos en la campaña electoral del Equipo de la De-

mocracia Cristiana, de la que es presidente, para dirigirse a más de mil personas que asistieron en el Club

Siglo XXI a uña conferencia sobre «La vocación de diálogo como base de la democracia que llega»dentro

del ciclo «La Corona y la nueva sociedad española ante un año histórico».

El señor Ruiz - Giménez comenzó su conferencia asegurando que «la autocracia es siempre monólogo,

que anula la personalidad humana de los subditos y destroza la posibilidiad misma de una vida

comunitaria. La construcción de la democracia —añadió— exige, pues, el renacimiento del diálogo.»

Tras hacer un breve recorrido histórico, en el que se ñaló los comienzos de la Democracia Cristiana como

par-tido, el señor Ruiz - Giménez dijo que los cristianos no deben militar por fuerza en la Democracia

Cristiana. «El cristiano —agregó— tiene libertad para votar por cualquier otro partido, liberal o socialista,

porque, aunque sea lanzar piedras contra nuestro propio tejado, es mejor solución y más auténtica que un

voto obligatorio.»

A continuación salió al pa-so de un artículo publicado en un medio de alcance na-cional, para rechazar la

idea de que la Democracia Cristiana haya pactado con el Partido Comunista. «Nos duele que algunas

personas digan esto (nombrando al profesor Tusell). Hemos defendido en la clandestinidad la legalización

de todos los partidos políticos -—añadió— para influir pacificamente sobre el Gobierno en la cons-

trucción de un proceso electoral y constituyente.» «Pera —agregó— frenaremos cualquier intento

totalitario, y no es justo pensar que éste pueda reñir exclusivamente por parte de la izquierda...»

CINCO DIMENSIONES DEL DIALOGO SOCIAL

El conferenciante propugnó las dimensiones de diálogo para todas aquellas fuerzas que lleguen a las

Cortes, tras las elecciones del próximo día 15.

— Diálogo entre, la voluntad del pueblo y el Poder moderado y arbitral del Rey, a través del triple cauce

de unas Cortes representativas.

Un congreso general de asociaciones económicas y sindicales, y finalmente, el instrumento excepcional

del referéndum para supuesto» graves, específicamente determinados en la Constitucion.

El señor Ruiz - Giménez agregó que estimaba consolidados en el Rey don Juan. Carlos I los derechos

sucesorios de Alfonso XIII, «mediante la noble decisión transmisora de don Juan de Borbón, Conde de

Barcelona.

— Diálogo dentro y fuera de las Cortes entre todos los partidos políticos, sin discriminación ideológica

alguna, que contribuya a la rápida elaboración de esa Constitución democrática.

— Diálogo entre los pueblos y regiones de España

— Diálogo entre los diversos sectores s o c i ales para construir un sistema de relaciones culturales y

económicas que haga posible el mayor grado de igualdad de todos los ciudadianos.

Finalmente, el señor Ruiz-Giménez hizo publica su postura sobre el aborto y el divorcio. Dijo que estaba

en contra del aborto libre y a favor de una fórmula civil para el matrimonio.

Al término de la conferencia, don - Joaquín Ruiz-Giménez se fundió en un fuerte abrazo con don

Fernando Al-varez de Miranda (U.p.C.), líder del grupo Demócrata Cristiano que figura en la coalición de

Centro Demo-crático. Asistieron al acto numerosos ex .ministros y políticos de distintos partidos.

LA F. D. C., CONTRA LA MANIPULACIÓN POLÍTICA DE LOS CRISTIANOS

La Federación de la Democracia Cristiana (F.D.C.) ha hecho público que en sus distintas oficinas de

Madrid se han recibido gran cantidad de llamadas relacionadas con una hoja anfeima que, si parecer, se

distribuyó el domingo a la salida de diversas misas. La redacción de la hoja —según F.D.C.— viene a

decir al lector en conclusión que los cristianos deben votar por una determinada ideología en las próximas

elecciones.

La F.D.C. quiere señalar que, como organización confesional que es, no le corresponde a ella, sino a la

Iglesia católica española tostrar a los creyentes en cuanto tales, y que entiende que el Episcopado ha de

ser quien salga al paso de cualquier intento, como el actual, de manipular politicamente la conciencia de

los cris-tianos.

 

< Volver