Autor: García Escudero, José María (NEMO). 
 Elecciones a Cortes. 
 Frente Democrático de izquierdas     
 
 Ya.    08/06/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

BUSTOS POLÍTICOS

FRENTE DEMOCRÁTICO DE IZQUIERDAS

Jerónimo Lorente, Joaquín Aramburu, Lorenzo Bennasar, Margarita Laviana, Miguel M. Azaña;

entrevistándolos. Tomás Muro. El primero con cierto aire entre honrado revolucionario mejicano de ¡a

época de Venustiano Carranza y austero socialista de cuando Pablo Iglesias ni siquiera se llamaba Pablo,

sino Paulino; los demás, tan diferentes como corresponde a un frente variopinto que se estime; hasta con

una señorita, de semblante lacio, para pedir que la Seguridad Social pague los anticonceptivos. Plantearon

problemas; esto no se puede negar. No problemas constituyentes, que son problemas de señoritos, sino

problemas calientes, de los que dejan reseca la boca, brillantes los ojos y ardiendo el corazón; no los

problemas del legislativo y el ejecutivo y la autodisolución de las Cortes, sino los del campesino y el

ganadero, los intermediarios y los latifundistas, la evasión de capitales y los monopolios. Sólo por esto la

intervención tuvo un efecto tonificante tras el aire enrarecido de tanto paraíso artificial. Estos saben dónde

les duele. ¡Pero dieron la misma impresión de que saben poner la venda?

Diez minutos, y repartidos entre cinco, no dan para mucho; pero por eso mismo debían haber

aprovechado el tiempo para meter algo más que dos palabras, el talismán, el "¡ábrete, Sésamo!", de todos.

Ya se sabe cuáles: antifranquismo y democracia.

Antifranquismo, porque en los cuarenta años consabidos están la causa y la explicación de todo, y con

cortarle el paso a la derecha franquista, estamos al cabo de la calle. Y democracia. Democracia es un

concepto complejo y difícil hasta que vienen quienes nos demuestran cómo se puede hacer simple y al

alcance de todos. ¿Es usted antifranquista? ¡Pues ya es usted demócrata! Así empezó la segunda

República: ¿Es usted de izquierdas ? ¡Pues ya es usted republicano! Sabemos cómo terminó la historia.

 

< Volver