Los hombres separados se niegan a ser víctimas     
 
 Diario 16.    04/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Los hombre separados se niegan a ser víctimas

BARCELONA., 4 (Corresponsal D16 — Trescientos cincuenta mandos separados de toda España ya

están a punto de tributar su primera cuota y el sábado presentarán ante el Gobierno Civil de Barcelona sus

estatutos: La Asociación, de Hombres Separados —AHS—está dispuesta a defender "los intereses

sociales, laborales y económicos" de los varones que no tuvieron fortuna en el matrimonio, y ultima estos

días una asesoría legal para aconsejar e informar jurídicamente a los maridos en plena tormenta conyugal.

Perdedores

"Cuando se plantea una separación matrimonial, el hombre es el gran perdedor" —enfatiza Arturo

Arroyo, pionero de la unión de separados, tuvo hace pocos meses la ocurrencia de publicar en un diario

barcelonés una "Carta al director" en la que pedía adhesiones para su causa y obtuvo un eco considerable:

las consultas llegaron a centenares y la radio y la televisión se hicieron eco de su programa.

"No tenemos nada contra el matrimonio, mientras se considere como un compromiso que puede

deshacerse si hay fracaso. No fomentamos las separaciones; queremos tan sólo que se legalicen dé una

forma sensata."

Y sensato, para los hombres de la asociación, es el divorcio, cuya consecución ocupa un lugar preferente

en el programa que están elaborando. "Aunque no lo es todo, el divorcio sólo implica una nueva libertad

para contraer matrimonio, pero no anula las obligaciones anteriores: contra ellas debemos seguir

luchando."

Para Joan Vidal, encargado de relaciones públicas de la asociación, "el hombre separado sufre una

marginación social notoria, que a veces incide en inconvenientes laborales. Sin embargo, no queremos,

como hacen algunas feministas, jugar a víctimas: no se trata de atacar, sino de ser lógicos y abiertos".

Precisamente, lo que no resulta lógico es que el varón salga siempre más perjudicado que la mujer. "Los

tribunales eclesiásticos —señala Arroyo— reconocen con más facilidad los derechos de la madre que los

del padre. Así, es la mujer la que se queda con la guardia de los hijos, mientras la patria potestad, que es

un derecho totalmente camelístico, se otorga al padre."

Las mujeres separadas, según esta argumentación, disfrutan normalmente de los hijos, la vivienda y unas

pensiones que muchas veces son sustanciosas. "Ocurre —explica Vidal— que a la hora de separarse,

bastantes mujeres capitalizan a sus hijos para pedir pensiones desorbitadas: los utilizan como bandera, de

reivindicaciones económicas."

Cuando la abogado —feminista— dé la mujer de un amigo de Arroyo le pidió una pensión de 40.000)

pesetas para educar y alimentar a su hijo, el marido respondió que prefería hacer él trato a la inversa:

quedarse con el niño y recibir de su mujer esa preciosa cantidad, porque "mucho hablar de emancipación

e igualdad, pero aspiran a vivir de renta y capitalizar un hecho tan triste como es la separación".

Igualdad

Claro que resulta difícil controlar hasta qué punto las pensiones destinadas a los hijos no van a parar

directamente al bolsillo dé las madres, y los hijos a colegios sensiblemente más económicos. "Este es un

hecho frecuente que nos repugna —explican los maridos separados—, y en el futuro debe arbitrarse un

sistema de fiscalización sobre el Importe de las pensiones que evite los abusos de cada día."

Argumentando que el adulterio es sólo "una válvula de escape para la convivencia difícil", los portavoces

de la asociación expresaron a D16 su convicción de que los tribunales eclesiásticos "cometen un

monumental error al fomentar las falsas reconciliaciones, mientras facilitan las nulidades instadas por los

millonarios".

Por esta razón, y aunque el espectro social de los separados que se agrupan ea amplio, son más numerosos

los pertenecientes a la clase media-media y media-alta. Y que "la clase baja no tiene dinero para pagar los

gastos Jurídicos", mientras la clase más pudiente opta por la nulidad.

Así, la Asociación de Hombres Separados contempla un futuro muy activo razonando que tiene un

mercado potencial inmenso: aparte de los abandonos de hogar no denunciados, los arreg1os particulares y

las separaciones formalizadas ante notario, 1.500 causas de separación han tenido ingreso de enero a abril

en los tribunales de Barcelona; mientras, y a falta de estadísticas suficientes, se cifra en más de cien mil el

número de varones separados que viven en la provincia de Barcelona.

 

< Volver