Campaña electoral para el Congreso y el senado. Primer debate público entre candidatos de diferentes opciones. 
 Todos, menos Alianza Popular, a favor de un proceso constituyente     
 
 El País.    08/06/1977.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Primer debate público entre candidatos de diferentes opciones

Todos, menos Alianza Popular, a favor de un proceso constituyente

Anoche se celebró en Madrid el primer debate entre miembros de distintas candidaturas a las próximas

elecciones. Los señores Pérez Llorca (Unión de Centro Democrático), Gil-Robles y Gil-Delgado.

(Federación de la Democracia Cristiana), Hermosilla (Alianza Popular), Morado (Partido Socialista

Popular), Sánchez Montero (Partido Comunista de España), y Solana (Partido Socialista Obrero Español),

se mostraron de acuerdo en que las próximas Cortes han de ser Constituyentes, y la única controversia

surgió en una cuestión de matiz: si el período que sé avecina ha de comtemplar una reforma constituyente

—tesis de Alianza Popular—, o un proceso constituyente, tesis del resto de los participantes.

El representante de Alianza Popular aclaró que la diferencia de su postura respecto de las demás se referia

a la inclusión o no de la Monarquía entre los temas a debate. «Alianza Popular—afirmó el señor

Hermosilla— apoya incondi-cionalmente a la Monarquía, y esa Institución no debe ser sometida a

proceso constituyente alguno.»

En nombre de la Unión de Centro Democrático, el señor Pérez Llorca se mostró partidario de una

Constitución clara y corta, y aseguró que la coalición a la que pertenece no tiene ningún afán de

protagonismo: se trata de estabilizar la democracia e impedir el choque entre posiciones fanatizadas.

Por la Democracia Cristiana, el señor Gil-Robles y Gil-Delgado precisó que las elecciones son un paso

más en la lucha por el restablecimiento de la democracia, y explicó los puntos más importantes de su

proyecto de Constitución, y explicó los puntos más importan tes de su proyecto de Constitución, entre los

cuales hizo hincapié en la necesidad de que el Jefe del Gobierno sea nombrado por el Parlamento, para

dejar a la Monarquía por encima de las responsabilidades de gobierno.

Raúl Morodo, del Partido Socialista Popular, se refirió a la necesidad de construir un Estado que no tenga

nada que ver con el de los últimos cuarenta años. Se extendió en explicaciones detalladas sobre la política

internacional que propugna su partido, resaltando el neutralismo y la necesidad de rechazar cualquier

injerencia internacional. «Es un insulto a las Fuerzas Armadas —agregó— decir que podrán modernizarse

si España entra en la NATO; lo harán por ellas mismas, sin claudicar ante ninguna potencia». Asimismo

invitó al representante del PSOE a que el último acto de la campaña electoral sea conjunto de todas las

fuerzas socialistas.

Simón Sánchez Montero, en nombre del Partido Comunista de España, expuso su satisfacción ante el

hecho de que está a punto de alcanzarse el objetivo fundamental por el que su partido ha luchado durante

tantos años, y que es el establecimiento de la democracia. Recordó el pacto para la libertad, que defendía

una convergencia de sectores obreros, pequeña burguesía y capitalismo interesados en la desaparición de

la dictadura, y mencionó, entre otras propuestas, un plan de saneamiento económico de cuatro o cinco

años, elaborado con participación de todos.

Finalmente, Javier Solana, del Partido Socialista Obrero Español, se mostró contrarió al pacto social y

manifestó que hay que salvar la crisis económica haciendo, al mismo tiempo, algunas transformaciones

económicas. Se extrañó de que nadie en aquella mesa hubiera dicho que asumía el pasado —«no sé,

entonces, quienes serán los que nos han estado gobernando hasta ahora»—, y destacó diversos datos para

mostrar la situación de injusticia legada por tos cuarenta años pasados, entre los que mencionó que el 1 %

de las familias reciben el. 25% de la renta nacional. También respondió al señor Morodo, en el sentido de

que trasladaría a su ejecutiva la propuesta de celebrar un acto conjunto por la unidad socialista, y

solicitando, a su vez, que el PSP retire su candidatura al Senado en favor de la de Senadores para la

Democracia.

El aludido respondió, a su vez, que el PSP no había apoyado esta candidatura porque no se le invitó a ello.

Durante el coloquio se produjeron otras preguntas, entre ellas, la del representante de Alianza Popular al

del PCE,sobre si este partido es eurocomunista o se parece a los de Albania o Rusia. El señor Sánchez

Montero aseguró que todos los miembros de la di-rección del PCE son eurocomunis-tas. El debate había

sido organizado por el Club Convergencia, ;y actuó como moderador el profesor Ollero.

 

< Volver