Autor: VARELA. 
   La alocución de Gutiérrez Mellado y Cataluña     
 
 El Alcázar.    15/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

La balanza

LA ALOCUCIÓN DE GUTIÉRREZ MELLADO Y CATALUÑA

El teniente general Gutiérrez Mellado, como vicepresidente primero del Gobierno, se dirigió

ayer al país. Su breve alocución constaba de dos partes. La primera hacía referencia a la

necesidad de participar en las votaciones que durante el día de hoy se están celebrando en

toda España. La segunda, en mi opinión, es de más gravedad. Hacía alusión a los grupos que

puedan realizar «actos de fuerza o intenten situaciones de hecho anticipando decisiones que

sólo corresponden a las futuras Cortes». Imagino, sin necesidad de echar a volar la

imaginación, que Gutiérrez Mellado se estaba refiriendo a la posibilidad, muy probable, de que

en Cataluña ganen los grupos republicanos y que. como en 1931, puedan forzar una situación

de hecho, proclamando como aquella fecha la república de Cataluña o el Estado Independiente

de Cataluña. Sobre tfsta delicada situación conoce poco, muy poco, el elector español.

La situación tristemente la conocen mucho mejor los franceses, porque algunos de los

corresponsales de la prensa de aquel país, sobre todo, los corresponsales de los diarios o

enviados especiales que se encuentran en Madrid y que no fueron «tocados» o no quisieron

ser «tocados» por algunos sectores próximos al Gobierno. Digo, que la situación la conoce

mejor la opinión pública francesa que la española, porque allí conocen claramente cual es la

manifestación de muchos de los líderes de Cataluña y cual es su actitud, beligerante, muy

beligerante, para después del día de hoy. Uno de estos enviados especiales me comentaba

ayer, después de un viaje por aquella región, o mejor por Barcelona, que la situación era

incomprensible. Que tas boutades de algunos estaban en el nivel de la provocación.

Las congruentes palabras de Gutiérrez Mellado, la advertencia del vicepresidente primero del

Gobierno sea bienvenida. Pero entiendo sinceramente que todos, gobierno y oposición, debían

de hacer un alto en el camino y preguntarse, ¿quién tiene la culpa de que a estas alturas,

cuando estamos en el camino de las más potentes naciones industriales, pueda dibujarse

sobre nosotros el fantasma del año 31? Es un examen del que no está exento nadie. Y de

manera especial el candidato Suárez.

Hoy comienza el futuro. O por lo menos un nuevo futuro. Sabemos todos, o por lo menos todos

los que estamos en el juego de la política, que no va a ganar el mejor. Pero es igual. Creo que

el resultado da las elecciones de hoy debemos aceptarlo de verdad todos mañana. Yo, ya lo

digo, lo haré así.

VÁRELA

 

< Volver