Autor: Massa, Pedro. 
 Buenos Aires. 
 Convención de cámaras españolas de comercio de los países iberoamericanos  :   
 Busca remedio a la merma de nuestras exportaciones al continente, afectadas por la creación de la Asociación Latino-Americana de Libre Comercio. España puede ser el enlace ideal entre este organismo y el Mercado Común europeo. 
 ABC.    06/02/1964.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

EDICIÓN SEMANAL AEREA DE ABC. MADRID, 6 DE FEBRERO DE 19G4

PAG. 20.

BUENOS AIRES CONVENCIÓN DE CÁMARAS ESPAÑOLAS DE COMERCIO DE LOS PAÍSES

IBEROAMERICANOS.

Basca remedia a la merma de nuestras expoliaciones al continente, afectadas por

la creación de la Asociación Laimo-Ameikana de Libre Comercio.

ESPAÑA PUEDE SER EL ENLACE IDEAL ENTRE ESTE ORGANISMO Y EL MERCADO COMÚN EUROPEO

Buenos Aires. (Crónica de nuestro corresponsal.) Ha pasado por esta capital don

Miguel González Fernandez, presidente de la Cámara Española de Comercio en

Brasil, entidad que tiene su sede en la ciudad de San Pablo. El objeto de su

viaje no era otro que conversar con don Antonio Maura, presidente de la Cámara

Española de Comercio de Buenos Aires, sobre la presencia de este organismo en la

Convención de Cámaras Españolas de Comercio en los paises de la A. L. A. L. C.

(Asociación Latino-Americana de Libre Comercio), acto que habrá de realizarse en

San Pablo, del 9 al 13 de marzo próximo.

Hemos tenido ocasión de charlar extensamente con el señor González Fernández, y

algunas de sus impresiones he de recoger en estas líneas. Pero antes digamos

algo de los motivos, que han originado la convocatoria de esta Convención.

Al constituirse en 1960. en Montevideo, la Asociación Latlno-Americana de Libre

Comercio con propósitos de mutuo apoyo y liberación de barreras aduaneras entre

todos los paises signatarios del acuerdo, lógicamente se produjo cierta

inquietud en las Cámaras Españolas de Comercio de Hispanoamérica, que estimaron

que la A. L. A. L. C. afectaría progresivamente a las relaciones comerciales

existentes hasta allí entre España y los miembros del mentado organismo.

En efecto, las exportaciones españolas a Sudamérica no tardaron en resentirse,

en virtud de las cláusulas del pacto de Montevideo. Era urgente hacer algo,

tendente a aminorar los efectos de ese mercado común latinoamericano, y para

ello nada mejor que ponerse en contacto entre sí las Cámaras Españolas de

Comercio de este continente, iniciativa que asumió la Cámara de San Pablo, con

los resultados de realización que están a Ja vista.

—Entendimos—nos dice el señor González Fernández—que el estudio por dichas

Cámaras de las circunstancias específicas del intercambio comercial, afectado en

cada uno de los paises en que ellas radican, seria un buen punto de partida para

la redacción de un informe regional con el que pudiéramos colaborar en el empeño

de las autoridades españolas en el mismo- sentido. Sin pérdida de tiempo nos

pusimos en comunicación con las entidades hermanas de la nuestra, solicitándoles

adhesión y sugerencias, y hoy podemos decir que la Convención será un hecho en

esa semana que va del 9 al 13 de marzo próximo.

—¿Qué temario piensan ustedes desarrollar en esa Convención?

—El temarlo consta de ocho puntos, que abarcan todos los problemas esenciales a

la finalidad que nos congrega. Primero, la Asociación Latino-Americana de Libre

Comercio y sus resultados prácticos frente al Intercambio comercial con España y

Portugal; segundo, favores unilaterales concedidos a los países signatarios en

los productos afectados; tercero, ventajas reales obtenidas en la práctica como

consecuencia de esos favores; cuarto, productos susceptibles de ser adquiridos

por España en los paises pertenecientes a la A. L. A. L. C.; quinto,

contrapartida de productos españoles exportables a cada uno de los países

pertenecientes a la A. L, A. L. C.: sexto, posibilidades ibéricas de establecer

acuerdos comerciales o convenios con los países de la A, L. A. L. C.; séptimo,

posibilidades de adhesión de España y Portugal a la Asociación LatinoAmericana

de Libre Comercio, y octavo, perspectivas del mercado español ante la A. L. A.

L. C., después de la entrada de España en el Acuerdo General sobre Aranceles y

Comercio (G. A. T. T.) A estos puntos habrá de agregarse otro, sugerido

precisamente por la Cámara de Buenos Aires: posibilidad de que España se

constituya en nudo o puente de enlace entre la A. L. A. L. C. y la Comunidad

Económica Europea, habida cuenta del pedido que el 9 de febrero de 1962 hizo el

ministro español de Asuntos Exteriores al presidente del Consejo de la

Comunidad, proponiendo la apertura de negociaciones, con la ñnalidad de asociar

a España al Mercado Común. Esto es todo lo que nos proponemos discutir en la

Convención de San Pablo, que esperamos alcance el mejor de los éxitos, para bien

de España y de estos pueblos de su sangre.—Pedro MASSA.

 

< Volver