La producción siderúrgica española en 1958     
 
 ABC.    17/03/1959.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

ABC. MARTES 17 DE MARZO DE 1959.

LA PRODUCCIÓN SIDERÚRGICA ESPAÑOLA EN 1958

£n- el año 1929 se produjeron en España un millón de toneladas de acero. La

cifra fue considerada ´posteriormente como una meta drficil de superar y aun de

sostener, dadas las dificultades de muy divería índole que se oponían al

desarrollo de nuestra siderurgia. Y, en efecto, a partir de dicho ano, la

producción fue decreciendo, y en 1935 no pasó de 0,34 millones de toneladas de

arrabio, y 0,65 millones de toneladas de acero.

Hasta 1954 no fue posible superar la cifra de 1929 en este importantísimo

capitulo" de nuestra economí,a, íntimamente ligado al desarrollo industrial del

país." En conjunto, el ritmo seguido por la producción española de arrabio y de

acero durante los últimos años* es el indicado a Continuación :

Producción de arrabio en millones de tonelada» métricas año 1950, 0,66; 1951,

0,65; 1952, "0,76; 1953, 0,79? 1954. 0,37; 1955, 0,56; 1956, 0,91; 1957, 0,96;,

1958, 1.29.

Producción1 de acero eit millones de toneladas méfticas año 1950, O.81,1951:,

0.81; 1952, 0,90; 1953, 0,89; 1954, 1,09; 1955, 1.21; 1956, 1,24; 1957, 1,32;

1958, 1,52.

De acuerdo con estos valores, los incrementos -de ´producción registrados´ el

pasado año con respecto al interior fueron de un 34 por loo para el lingote de

hierro y de un 15 por 100"para el acero. La puesta en marcha ~en Aviles del

primer alto horno de la Empresa Nacional Siderúrgica (septiembre de 1957) y las

ampliaciones y modernizaciones llevadas a cabo por otras, empresas permitieron

alcanzar- estos resultados.

Comienzan así a .confirmarse Jas previsiones/establecidas en el • Plan

Siderúrgico Nacional- En noviembre de, 1958 entró en servicio el segundo alto

horno de Aviles´. Y desde el verano del pasado-año funciona parcialmente la

acerería, .instalada en la misma localidad. ;Se calcula que, la Empresa Nacional

Siderúrgica obtendrá este año de 350 a 400.000 toneladas métricas de acero y que

la "industria privada ^aumentará tarribién su actividad fabril, en cuyas

condiciones las prodúcciones qué ¿pgraremos en 1959 serán aproximadamente

las´siguientes: arrabio, 1,90 millones de toneladas, y acero, 3 millones.

Las perspectivas son, por lo tanto, satisfactorias. La Empresa Nacional

Siderúrgica está concluyendo, la ´instalación, de un> tren Blooming, cuya

puesta.en servicio es inminente. Hacia él otoño debe empezar a,: funcionar,

también en Aviles, un tren estructural y seguidamente los de chapa gruesa y

banda, y en 1960 estas instalaciones deben estar trabajando a.pleno rendimiento.

Todo lo cual se traducirá .en fin mejor •suministro casi inmediato de

.desbastes,´ y algo más adelante de palanquilla, materiales ambos utilizados por

las fábricas siderúrgicas y transformados por éstas en sus instalaciones,

dando´lugar con ello, a una más amplia disponibilidad de laminados comerciales.

-Es asimismo digno de resaltar ,eí hecho de, que, dentro de un par de meses,

iniciará sil producción en Bilbao un tren de laminación en frío de chapa fina,

material éste muy escaso en el mercado.^ La puesta en marcha de estas

modernísimas instalaciones tendrá´la consiguiente repercusión-en cuanto se

refiere a precios, calidades, reducción de almacenes,-aceleración de los

procesoS´Cn la. industria transios madora, etc.

En: 1958, para atender a la demanda, la necesidad de-importación de productos

siderúrgicos incluida .la.- ch ap a ipagnética v .la-hojalatai -sumaba unos 40

millones de dólares. Durante el año en curso se estimaba que sólo deberíamos

importar alrededor de 20 millones de dólares. Las importaciones necesarías para

el abastecimiento normal dé la Siderúrgica de ´Aviles no exceden del 10 por loo

del _valor de, su-, producción a precios internacionales ´.y consisten

principalmente en ¡Aportaciones de hulla coquizable, que podrán reducirse

paulatinamente a inedida que auméntela producción nacional de este combustible.

La expansión de la industria siderúrgica española ejercerá, por consiguiente,

una directa v beneficiosa influencia sobre nuestra .balanza de comercio, y- al

permitir, además, un•«.abastecimiento .suficiente de nuestro mercado consumidor,

romperá el estrangulamiento que desde hace veinte años atenaza nuestra economía.

 

< Volver