La producción española de cemento     
 
 ABC.    25/03/1959.  Página: 42. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. MIÉRCOLES 25 DE MARZO DE 1959.

LA PRODUCCIÓN ESPAÑOLA DE CEMENTO

La industria, del cemento portland nació en España a fines del pasado siglo,

desarrollándose posteriormente con la lentitud e irregularidad que le impuso la

escasa vitalidad de nuestra economía. Es tan estrecha la ligazón que existe

entre el consumo de cemento de un país y el ritmo de sus actividades materiales,

especialmente en el sector público, que bastaría dibujar la curva histórica .de

nuestra producción para ver reflejados en ella los avalares sufridos por la

economía española en, lo que va de siglo. Así, la demanda de cemento creada por

el plan de obras públicas´ emprendido durante´la dictadura del general Primo de

Rivera fue mayor que´ la producción nacional, circunstancia que en el año 1928

se tradujo en la necesidad de importar 300.000 Ttn. de dicho producto. Pero esta

favorable coyuntura, al abrigo de la cual se ampliaron algunas instalaciones,

cambió radicalmente de signo al advenir la República.

El final de nuestra Cruzada marcó una nueva, y brillante etapa-en la evolución

de-"esta industria. ´Reparados los graves quebrantos que la guerra ocasionó a

}a_ mayoría de las fábricas; renovado el utillaje de las mismas, y normalizado

en la medida de lo posible el suministro de primeras materias, la producción

creció muy rápidamente, lográndose rebasar en poco -tiempo las cifras anteriores

al año 1936.

Como Índice de la celeridad con que se llevó a cabo este proceso de

recuperación, Baste> decir que en ´1952 la producción española de cemento fue en

números redondos de 2,5 millones de toneladas, es decir, el doble de la de 1935.

El pasado año, de acuerdo ^con los planes establecidos, se fabricaron 4,8

millones de toneladas, con un aumento superior al 7 por loo sobre la producción

realizada en 1957. habiendo, por otro lado, desaparecido prácticamente en casi

todas las regiones españolas las dificultades que entorpecían el abastecimiento

normal del mercado, tanto en lo que se refiere a.precios como a distribución.

En el presente año se estima que el incremento de producción será del orden de

400.000 Tm., con lo que se superarán los cinco millones de Tm., lo que quiere

decir que en los últimos siete años se ha conseguido doblar la producción. Las

fábricas en construcción y las ampliaciones que actualmente se efectúan en

algunas de las existentes permiten prever, además, que antes de 1962 se

rebasarán los seis millones de Tin.

Esta industria puede, además, trabajar no sólo para atender el consumo interior,

sino para acudir a los mercados .exteriores, donde el cemento español puede

ofrecerse a precios qué no se diferencian del que rige´ en el comercio

internacional.

En relación-con las nuevas,.fábricas es de resaltar que el Ministerio de

Industria, atento a la conveniencia de fomentar ¡a producción de este elemento

básico en aquellas zonas españolas tradicionalmente deficitarias (Andalucía,

Extremadura y Galicia), convocó varios concursos que permitieran erigir en ellas

las fábricas necesarias. La iniciativa privada respondió a esta llamada, del

Gobierno y, como consecuencia de ello, puede decirse que las citadas zonas

contarán en breve plazo con modernas instalaciones productoras de cemento

(algunas de ellas están ya en´ funcionamiento y otras en avanzado período de

montaje) capaces de cubrir sus necesidades presentes y futuras. A titulo de

orientación indicaremos que la capacidad de orodücción d« las fábricas

autorizadas con tal finalidad supera el millón! de toneladas métricas anuales,

de las cuáles un 75 por 100. aproximadamente, corresponde a Andalucía, un 15 por

100 a Galicia y un 10 por 100 a Extremadura.

El impulso dado durante los últimos años a la fabricación de cemento ha sido,

por tanto, muy intenso. Merced a este impulso ha sido posible el desarrollo

experimentado en muchos sectores´ económicos del país.-y especialmente, el

incremento de las posibilidades de regadío, entre los que cuentan planes

económicos tan ambiciosos como los de Jaén y Badajoz.

Una parte importante de la maquinaria que- precisa nuestra industria del

cemento" no se fabrica todavía en España, porqué con un exiguo mercado era

difícil que las empresas nacionales dedicaran su esfuerzo´ a esta especialidad.

Pero las importacioneái. que se han hecho- necesarias, tienden a reducirse

sustancialmente,;-yaf.que ¡al.desarrollarse la industria la demanda de equipo

comienza a ser interesante. Por este motivo (algonos talleres nacionales,

ligados medianté convenios de colaboración técnica con importantes firmas

extranjeras, han iniciado la construccion de dicha maquinaria.

 

< Volver