La construcción naval en España     
 
 ABC.    18/03/1959.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. MIÉRCOLES 18 DE MARZO DE 1959.

LA CONSTRUCCIÓN. NAVAL EN ESPAÑA.

«o es necesario acudir á la comparación del tonalaje total de nuestra Marina

Mercante con el correspondiente a otros países, para dejar al descubierto, la

acuciante necesidad que España tiene de renovar y aumentar su flota. El simple

hecho de que sólo se transporten con bandera española—excluidos los productos

petrolíferos—un 45 por1 100 de nuestras importaciones, y poco más de un 35 por

100 de las exportaciones, es sobradamente significativo. En buena lógica,

podemos aspirar a que los buques españoles trasladen la mitad,´ al menos, de las

mercancías que compramos o vendemos, bien entendido que el déficit actual de

nuestro transporte -marítimo con respecto a esa teórica mitad, nos cuesta todos

los años, en números redondos, un volumen de divisas .equivalente a unos 20

millones de dólares.

La construcción naval española lia seguido una marcha progresiva, especialmente

acusada en los dos últimos años, consecuencia de la puesta en vigor de la ley de

12 de mayo de 1336 para la protección y renovación de la flota mercante, con un

programa que previene construir 100.000 Tm. de registro anuales. La producción

de buques de acero realizada por nuestros astilleros en 1957 y 1958 fue la

siguiente:

Toneladas de registro total.—Año 1957. Buques botados, 116.272; buques

entregados, 95.257. Año 1958, Buques botados, 145.988; buques entregados,

97.795. : Según estas cifras, se" ha obtenido un aumenta del 2,6 por 100 en las

entregas, y del 25,5 por 100 en las botaduras, coeficiente este último que

permite prever para el año en curso un notable incremento del tonelaje de buques

terminados. En conjunto, el total invertido en el pasado año en la construcción

de buques, computados los de madera y los que se vendieron en´ el extranjero, se

elevó a 3.150 millones de pesetas, cifra ligeramente inferior á la del ano

anterior.

Para alcanzar esta producción fue preciso adquirir en el extranjero algunos

materiales y elementos, entre los que resalta la chapa de acero. En total, el

gasto de divisas realizado en 1958 por estos conceptos supusq, en diferentes.

monedas, unos ocho • millones de dólares, frente -a 1,3,6 millones de dólares en

1957. La disminución de las importaciones .ha sido, en ´consecuencia, notable,

pudiéndo comprobarse que si las divisas gastadas- en 1957 representaron el 24

por 100 del valor de los buques construidos, en 1958 sólo han representado el

13,5 por 100. En este aspecto se espera que dentro de un par de años no será

necesario traer de fuera más de un 5 por 100 de dicho valor. La producción´ de

acero en Aviles >y la creciente construcción de equipos propulsores y de

maquinaria auxiliar que están realizando varias empresas nacionales así permiten

augurarlo. Los astilleros, por su parte, han continuado modernizando sus

instalaciones, habiéndose invertido en ellos el´ pasado año 915 millones de

pesetas, contra 603 millones de pesetas el año 1957. Un 65 por 100 de las

inversiones realizadas, tanto en buques de acero como en factorías, correspondió

a astilleros privados, y un 35 por´100 a los dependientes del Instituto Nacional

de Industria.

Da acuerdo con las directrices que presiden la construcción naval en España, se

está dedicando atención preferente a los buques petroleros. En este, aspecto no

ser.á ocioso señalar que únicamente por lo que se refiere a la "utilización de

tonelaje .extranjero en el transporte de productos petrolíferos invertimos

anualmente unos 4,5 millones de libras esterlinas. Poseemos actualmente una

flota petrolera de 218.000 toneladas de peso muerto, previéndose que para .traer

a España los siete millones de toneladas de-petróleo que en 1961 consumirá el

país nos hará´ falta disponer de un tonelaje naval tres veces y inedia mayor.

Este déficit puede ser enjugado con -«•"«.«va rapidez. En 1958 entraron en

servicio cuatro petroleros de 9.300 toneladas cada uno, con destino a la Campsa,

y fueron,botados siete más, con un peso muerto total de 110.000 toneladas, los

cuales se prevé queden terminados durante el présente año. Paralelamente al

aumento de los petroleros dedicados al tráfico de altura, se está incrementando

el de distribución, cuyo tonelaje representa también importantes cifras.

Como índice de la actividad naval desarrollada en España durante él´año´1958,

indicaremos que, con independencia de los citados • petroleros, entraron en

servicio o fueron botados varios buques importantes, siendo de destacar los

contratados por armadores extranjeros que a continuación se indican: Un carguero

de 13.000 toneladas métricas (Inglaterra); tres cargueros de 7.500 Trn. (Flota

Grancólombiana).

No ha sido, por lo tanto, desdeñable la actividad de los´ astilleros españoles

con vistas a la exportación. El valor de la/obra realizada para el extranjero en

1958 nos ha supuesto un ingresó de 8,6 millones de dólares, o sea, una cifra

equivalente al gasto de divisas que antes aludimos.. Con ello, la construcción

naval española ha equilibrado, por primera vez, su propia balanza de pagos, Y

esta actividad exportadora debe ser cada día más intensa, dada la capacidad d;

producción de nuestros astilleros y la limitación del mercado interior.

 

< Volver