Autor: Tarín Iglesias, José. 
   Cincuenta y cinco mil vehículos cruzan la plaza de España, acceso principal de la Feria  :   
 El tráfico por aquel lugar ha aumentado desde 1951 un 300 por 100. La avenida de José Antonio cruzará la plaza por medio de un paso subterráneo. 
 Ya.     Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Cincuenta y cinco mil vehículos cruzan la plaza de España, acceso principal de

la Feria

Por José Tarín Iglesias

El tráfico por aquel lugar ha aumentado desde 1951 un 30 por 100

LA AVENIDA DE JOSÉ ANTONIO CRUZARA LA PLAZA POR MEDIO DE UN PASO SUBTERRÁNEO

TODAVÍA recuerdo la visión de la vieja plaza de España allá por los años veinte.

La Exposición Internacional tan sólo era un vago proyecto. Se trabajaba en la

construcción de varios de los palacios que serian sede de la exposición del

mueble y la majestuosa avenida de María Cristina estaba en sus balbuceos. Todo

eran simples solares con escasas edificaciones. Únicamente la plaza de toros de

Las Arenas se erguía en medio de aquel lugar un tanto destartalado.

Pero a partir del año. 1927, en que se aceleraron los ´preparativos para el

famoso certamen, la plaza de España fue tomando otro aspecto. Desapareció un

célebre café, que era punto de reunión de los gitanos ricos; se vinieron abajo

edificaciones y comenzaron a surgir las moles de los futuros hoteles, que puso

en funcionamiento el genio de don- Miguel Regás, que hace muy pocos años lo

relataba con extraordinario gracejo en unas memorias íntimas que publicó al

cumplir los ochenta años.

La nueva urbanización de la plaza de España fue obra de muy pocos meses.

Constituyó un auténtico milagro, uno más de los muchos que Be realizaron en

aquellos inolvidables dias en que Barcelona dio un verdadero salto en todos los

aspectos. ¡Qué ilusión producía, por ejemplo, ver la maravillosa fuente central

profusamente iluminada!... El agua saltarina caía a chorros, dando un aspecto

fantástico a la plaza, que urbanísticamente no era gran cosa, pero que tenía

como telón de fondo nada menos que el Palacio Nacional y las fuentes

umversalmente conocidas, que aún ahora, después de más de treinta años,

continúan siendo una fabulosa atracción.

AUTENTICA ENCRUCIJADA

A partir de la terminación del magno certamen, la plaza de España adquirió un

gran volumen de circulación. Los hoteles desaparecieron para convertirse en

grupos escolares y alguna edificación provisional fue derribada, pero el tráfico

fue en aumento. Hoy es una verdadera encrucijada de caminos, con sus cincuenta y

cinco mil vehículos que la cruzan cualquier día de verano; las cinco líneas de

tranvía, trece de autobuses urbanos e interurbanos que en ella o en sus

inmediaciones tienen la terminal, la estación urbana del aeropuerto de

Barcelona, la estación terminal de los Ferrocarriles Catalanes y el

Metropolitano, que cruza su subsuelo, constituyen en la actualidad un verdadero

nudo gordiano del tráfico de Barcelona, al ser punto de paso diario de 250.000

personas como mínimo.

Aunque quizá sea un poco ingrato, es muy importante consignar la categoría y

volumen

de las más importantes entre las treinta corrientes de tráfico de la plaza de

España, que, según recientes estadísticas, es como sigue:

¡Primera: avenida José Antonio (Castelldefels) a avenida José Antonio

(Barcelona), 6.320 vehículos; segunda: avenida José Antonio (Castelldefels) a.

M. del Duero, 5.971 vehículos; tercera: Tarragona a avenida.

José Antonio (Castelldefels), 5.843 vehículos; cuarta: M. del Duero a avenida

José Antonio (Castelldefels), 5.630 vehículos; quinta: Cruz Cubierta a M. del

Duero, 4.899 vehículos; sexta: avenida José Antonio (Barcelona) a avenida José

Antonio (Castelldefels), 4.961 vehículos; séptima: avenida José Antonio

(Castelldefels) a Tarragona, 3.753 vehículos.

TEES PUNTOS SINGULARES DE LA CIUDAD

Si por un instante contemplamos el plano de Barcelona, en él aparecen—como nos

decía el ingeniero jefe del Servicio de Circulación, don Francisco Mir— tres

puntos singulares, que son, por otra parte, tres plazas: Calvo Sotelo, plaza de

las Glorias y plaza de España, por las que, al igual que las puertas de las

viejas ciudades, pasa entre el 60 y el 70 por 100 del tráfico cuyo origen o

destino es la ciudad que la atraviesa.

De las tres plazas, una, Calvo Sotelo, tiene, desde un punto de vista de

tráfico, un carácter "local", o sea, el mayor tráfico que la cruza es interno,

de la ciudad, 45.000 vehículos contra 11.364 que van o proceden del exterior.

UN FABULOSO INCREMENTO DE CIRCULACIÓN

La gente, por regla general, no advierte perfectamente hasta qué proporción

aumenta. la circulación en Barcelona. Por ejemplo, el incremento de tráfico en

la plaza de España desde el año 1951 al actual es del orden del 30 por 100, y

ello corresponde a un aumento del parque automóvil de la ciudad del orden del 50

por 100.

Por ejemplo, un tráfico de 4.900 vehículos registrados entre siete y ocho de la

tarde de una víspera de día festivo; en verano, es difícil de superar y

significa una congestión antieconómica.

POSIBLE SOLUCIÓN

Parece ser que desde hace tiempo se trabaja en firme para encontrar una solución

al intrincado problema de la plaza de España. Por otra parte, no todo debe

sacrificarse al Moloch del tráfico. La plaza, guste o no, tiene unas

características definidas: la fuente monumental que la centra, los edificios de

la Exposición de 1929 que la enmarcan y los jardines de Mont-juich, formando un

monumental conjunto de gran importancia barcelonesa.

Si queremos sacar un rendimiento óptimo de todo ello, cabe no hacer obligatorio

el paso por la plaza de las corrientes vehiculares más importantes o que lo

serán en el futuro.

El itinerario Calvo Soteloavenida José Antonio hacia Castelldefels puede

desviarse de la plaza, acortando distancia y ahorrando tiempo, cosas no

coincidentes en las grandes ciudades en muchas ocasiones. Ello, en su parte

fundamental, se llevará a cabo inmediatamente.

En un futuro proyecto, la avenida José Antonio podrá cruzar la plaza de España

por medio de un paso subterráneo. Naturalmente, ello comporta una serie de

problemas de tipo técnico: existencia de pasillos subterráneos para el Metro,

desplazamiento del actual vestíbulo de la estación de los Ferrocarriles

Catalanes, supresión de tranvías, modificación de la actual urbanziatión, etc.,

etc.

Todo ello coronado por la construcción de un aparcamiento subterráneo para 1.500

coches en la avenida María Cristina, con accesos cómodos - y que, comunicado con

la´ estación del Metro, sería la primera expresión en Barcelona del "Park and

ride" americano.

 

< Volver