Autor: Llopis, Arturo. 
 En lucha contra la meteorología y la cronología. 
 El Palacio de las Naciones y el Ferial soportaron durante su construcción las mayores lluvias y nevadas del siglo  :   
 Pero han estado dispuestos en la fecha prevista con sólo veinte meses de duración de las obras. 
 Ya.     Páginas: 2. Párrafos: 14. 

EN LUCHA CONTRA LA METEOROLOGÍA Y LA CRONOLOGÍA

Por Arturo Llopis

PERO HAN ESTADO DISPUESTOS EN LA FECHA PREVISTA CON SOLO VEINTE

MESES DE DURACION DE LAS OBRAS.

DOS palacios, el Ferial y el de´ las Naciones, que en realidad equivalen

a un solo edificio, han venido a constituir el éxito y la nove. dad de la XXXI

Feria Internacional de Muestras de Barcelona, abierta en la zona baja del

recinto de Montjuich, sede en 1929-30 de la gran Exposición. Las construcciones

de la Feria no han tenido jamás perennidad. Edificios que se utilizan durante

un corto numero de años, y basta. Todo tiene un carácter interino y un

poco.improvisado, sobre todo al tenerse en cuenta que la vida, de la Feria,

aunque muy agitada es corta: veinte días a lo sumo. Veinte días, empero, que son

doce meses de trabajos continuados, de esfuerzos constantes, nos atreveríamos a

decir denodados.

No obstante, pese a esa vida breve, fugaz y efímera, el Palacio Ferial y de las

Naciones quedará. Se ha construido "para siempre". Al de las Naciones le espera

trabajo para todo el año, ya que van a celebrarse en él reuniones

internacionales, si se tiene en cuenta el nuevo "slogan" que se ha creado:

"Barcelona, ciudad de los congresos."

A la capital del viejo principado catalán le na crecido, pues, un grande y

europeo edificio. Pero—¡claro está!—no le ha nacido de manera espontánea e

inconsciente, como las setas. Se ha invertido en su realización un espacio de

tiempo que se juzga pequeño por la importancia de la edificación; un año y

medio.

La empresa constructora es madrileña y los artífices son los arquitectos

Puigdengoles, lozoya y Ros de Ramis.

A PRUEBA DE ELEMENTOS

Nosotros hemos hablado con este último, J. Ros.de Ramis, quien de buenas a

primeras nos advierte afectuoso:

—>No deje de citar al profesor doctor Alfredo Paéz, ingeniero de caminos, autor

del proyecto de las cubiertas pretensadas y, por lo tanto, de los cálculos de

los puntos singulares: la cúpula del Palacio Ferial y la cubierta de la sala del

Palacio de las Naciones.

El arquitecto Ros lleva razón. Alfredo Páez es una figura importante en la

ingeniería española. En la actualidad desempeña una cátedra en la Escuela

Industrial y todos sabemos que fue el discípulo preferido del llorado maestro

profesor Torro ja, ilustre ingeniero.

La cúpula del edificio ferial es etérea, como la cubierta del Palacio de las

Naciones. Dan la sensación de flotar, suspendidas ambas obras en el aire. Nos

parece que una ráfaga de viento huracanado puede acabar con tanta ingravidez y

fragilidad. Pero no es así. El señor Ros de Ramis lo confirma:

EL nuevo recinto ya lia recibido el espaldarazo de la Asociación Internacional

de Palacios de Congresos.

—El furor de los elementos climatológicos que azotó España, y en especial la

regían catalana, nos "dieron la medida exacta de la resistencia ficio, que

soportó las lluvias de tabre del pasad» año, que se

especialmente sobre el Palacia de las Naciones, mucho más vulnerable que el

edificio ferial, que en. parte ya había sido utilizado en la. feria, de mil

novencientos sesenta. Después, vino el segundo y mas temible elemento: la nieve

que aqni cayo de manera aterradora. La nieve de las Navidades de 1962

sobrecargaron las cubiertas preténsadas Era un peso inesperado con el cual

ninguno de mas compañeras debió de cantazo Ya se sabe: siempre ocurre lo

inesperado sin embargo—í Dios sea loado!^-. no cedió nada. La nieve, las

toneladas de nieve, fué peor que la prueba de fuego. Pero se safio victorioso de

todo ello.-

E1 edificio es Moderna, practíco, utíl^ bello. espacioso, claro, muy claro, y,

por lo tanto, muy

riosa, uno de los ásteres del doble edificio, el señor Ros de Ramis con el cual

hablo ahora, es un arquitecto restaurador un verdadero.arqueologo,

colabozador.de los arquitectos municipales Vilaseca y Florensa, que han

restaurado el barrio

En su despacho del Ayuntamiento alli donde conservemos fotografias de las

exavaciones que se llevan a cabo en la ciudad condal: capiteles, laudas

sepulcrales del tíempo de los cesares. bustos mutilados, bienzos de murallas;

mundo, preterito de la. pretérita. ciudad obstaste, la. obra que han realizado

el señor Ros y sos compañeros «a la Feria de Monijuich no desentonaría

ciertamente en Dusseldorf en Helsinki en Sao Panto, en Berlin o ea cnalqaier

otro lagar del mondo donde se rinda culto a la arquitectura que la gente de la

calle aun llanamos moderna**. "

Y CONTRA EL TIEMPO

Ros- de Ramis es el jefe del Servicio de Edificios Artísticos y Arqueológicos y

de Ornato Público del Ayuntamiento^ de Barcelona. Sos eompañeros creo que llevan

menos tiempo que él en´ la carrera, especialmente puigdengoles, que ha trabajad»

activamente en. la obra, basta permanecer horas y-horas en ella animando a los

teñólos, a los operarios y al peonaje para que no desfallecieran y la

consatruccíón—tai y como na ocurrido—pediera .inangararse para la Feria, siempre

en lucha contra, el reloj. El tercer arquitecto, señor Lozoya. es profesor de

dibujo de la Escuela de Arquitectura, hombre exacto y

metiendose cuya colaboración ha sido preciosa para sis compañeros.

En 1961 se aprobó el boceto de los tees arquitectos. Ocho meses antes de la XXX.

Feria (1962) se eaipezó a traba jar, y podo utilizarse en parte el edificio

feral* e incluso, celebrarse afean salón, entre ellos el de la Confección.

Hace poco el edificio fue visitado por una delegación de la* Asociación

Internacional de Palacios de Congresos. Después de una detenida inspección y

comprobar el sistema de traduccíones silmultaneas de la sala, su capacidad su

acustica y otros detalles de orden técnico,. Barcelona entró a. formar parte de

ese organismo» internacional de congresos y reuniones. Era el espaldarazo del mu

al nuevo palacio. Lo que en principio se creyó quimerico, ahora, merced a un

esfuerzo ya una voluntad extraordinarios, se ha convertido en algo real, abierto

al mundo, a la rosa de los vientos.

 

< Volver