Autor: Manzano, Rafael. 
   La técnica española, "puente natural" en el despertar africano  :   
 El consumo de mil millones de seres pesará en la balanza de la economía universal. Por primera vez, el mundo afro-asiático, presente en la Feria de Muestras de Barcelona. 
 Ya.     Páginas: 1. Párrafos: 19. 

La técnica española, "puente natural" en el despertar africano.

Por Rafael Manzano

El consumo de mil millones de seres pesará en la balanza de la economía

universal

POR PRIMERA VEZ, EL MUNDO AFRO-ASIÁTICO, PRESENTE EN LA FERIA DE MUESTRAS DE

BARCELONA.

ESTE año el Palacio de las Naciones de la Feria de Muestras de Montjuich

hospeda a un nuevo "stand": el de Afro-Asia. Ese enorme espacio, "espalda de

Europa", lleno de posibilidades y en continua efervescencia creadora, hace así

acto de presencia entre nosotros.

Charlamos con don José María Lacalle Salinas en el pabellón; nos dan sombra las

banderas, muchas de ellas recientes, de los países afro-asiáticos.

—¿Como nació la idea de este pabellón?

—Un grupo de amigos hemos formado la entidad llamada Ryace (Recursos y Aspectos

del Comercio Exterior). Se trata de una asociación civil, sin fines lucrativos ;

nos preocupamos por el estudio de los fenómenos culturales de otros países y las

posibilidades de su desarrollo comercial. Lleva implícito esto acentuar la

presencia de España, en el mundo. Las dos primeras actividades de Ryace han sido

este pabellón de Afro-Asia y la organización de unas "Sesiones nacionales de

comercio con África y Asia".

Intervendrán en la misma, además de Pemán, los universitarios afro-asiáticos que

cursan en el Estudio General de Navarra—que presentan una ponencia—; don José

María Cordero de Torres, el cual dirigirá el diálogo sobre la ponencia

presentada por el Instituto de Estudios Políticos de Madrid, y don Pedro de

León, que desarrollará ´la ponencia "Posibilidades de la exportación española al

África".

—Afro-Asía, ¿tiene porvenir para una posible exportación?

—Los países de estos dos continentes suman mil millones de habitantes, cuyo

consumo pesará cada día más en la economía aundíal. España cuenta con la ventaja

de carecer de "malos atecedentes" en esa zona; hay mcha labor que desarrollar

allí, ya que se desconoce la verdadera capacidad de la industria española.

Creemos necesario la tota de contacto de industriales, representantes,

distribuidores, financieros con el África y el Asia de nuestra hora.

—A, España, ¿interesa este pabellón?

—Mucho; tenga presente que se trata de continentes muy ricos en materias primas,

que pueden ser reelaboradas y manufacturadas en nuestro país; así se viene

haciendo ya con el petróleo de Arabia e Irak, que refinamos y se envia a

Marruecos. Para nuestra industria es una zona muy importante: exportamos

tejidos, maquinaria textil y agrícola y confecciones.

—¿Es difícil meterse en esos mercados nuevos?

—Tienen las ventajas de ser muy amplios; sin embargo, los pueblos que fueron

antiguas colonias-conservan con las metrópolis muchas ataduras comerciales. A mi

entender, sería muy necesario que se facilitasen créditos de Estado a Estado;

entonces, bastantes países de esa área comprarían en España, especialmente las

naciones árabes.

—A Afro-Asia, ¿le interesa la industria española?

—Si, señor; nuestra técnica se despliega con una mentalidad muy familiar a la de

ellos. Hace unos días, una ilustre personalidad árabe me decía que España era el

"puente natural" del continente africano.

—¿Qué preguntas mas generales se formulan en el pabellón?

—Se suceden las preguntas sobre importación de sisal de Tanganyka, café de

Nigeria, caucho de Indonesia y-artesanía de Jordania. Tenemos que

multiplicarnos; tenga usted presente que el domingo de Pascua pasaron por el

pabellón unas cincuenta mil personas. De todas formas, este "stand" lo

consideramos "piloto". Empezamos tarde su organización, cuando muchos países

tenían ya cubiertos sus calendarios feriales. Hemos enviado ochocientas veinte

cartas. Nos han prometido su visita ios ministros de Comercio de Mauritania,

Congo, Egipto y Nigeria. Hemos sostenido un interesante cambio de impresiones

con el director general de Coordinación de Argelia, Hacini, y sus directores

generales Bouderba y Sevikami. Según ellos, el interés argelino por España es

muy intenso. Más que préstamos, lo que necesitarán son técnicos de nuestro país

para trabajar en Argelia, ya que se adaptan perfectamente a su nación.

—El tema afroasiatico ¿interesa al mundo comercial?

—Cada día con mayor fuerza; en Berlín se ha organizado toda una exposición afro-

asiática.

París edita una eran revista en la que recoge todas las novedades y datos

comerciales de am-

bos cotinentes.En cuanto a los Estado Unidos, no se le ocultara a usted el

interes que demuestra por ambas zonas neuralgicas del mundo.Respecto a España,

baste recordar las palabras del ministro de comercio, señor Ullastres: En ese

mundo (Africa Y Asia) es donde conviene que tengamos la vista fija, porque es

ahí y no en Enropa donde se está dando verdaderamente la batalla decisiva."

—¿Satisfecho de sus esfuerzos?

—Tanto mis compañeros como yo estamos muy satisfechos del trabajo realizado. El

ministro de Comercio, don Alberto Ullastres, se sentó un momento en nuestro

pabellón, durante la visita a la Feria, y departió con nosotros sobre los

problemas afro-asiáticos en relación con su departamento, del que hemos recibido

toda clase de ayudas. Lo mismo decimos del ministerio de Información y Turismo.

Editaremos una revista, "Intercommerc", en inglés y francés, para distribuirla

en Asia y África. El señor Fraga nos ha escrito su primera página. También

agradecemos a la Feria de Muestras sus facilidades; el próximo año, sí Dios

quiere, ya con más tiempo, ampliaremos el pabellón. Ya tenemos ofrecimientos en

firme, en especial de Marruecos, Argelia, Mauritania, Jordania, la India,

Pakistán e Indonesia.

Nos despedimos del señor Lacalle; centenares de ¡personas entran en el pabellón,

analizan sus gráficos, admiran sus productos y fotografías y se ponen así en

contacto con esos vastos espacios que, saliendo de las sombras y disponiendo de

minorías muy preparadas, interrogan hoy al futuro.

 

< Volver