El Jefe del estado inauguró ayer la nueve sede de La Editorial Católica  :   
 Asisitieron varios ministros y más de mil quinientos invitados. 
 ABC.    29/01/1969.  Página: 42-43. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

ABC. VIERNES 29 DE ENERO DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 43

EL JEFE DEL ESTADO INAUGURO AYER LA NUEVA SEDE DE «LA EDITORIAL CATÓLICA»

Asistieron varios ministros y más de mil quinientos invitados

EL CAUDILLO RECORRIÓ TODAS LAS INSTALACIONES DEL EDIFICIO Y PRESENCIO EL

FUNCIONAMIENTO DE LA MAQUINARIA

El Jefe del Estado inauguró ayer tarde, a las seis, la nueva, sede de "La

Editorial Católica" en la avenida de Mateo Inurria, núnjero 7. Llegó a dicho

lugar acompañado por los jefes de sus Casas Militar y Civil teniente general

Asensio y conde de Casa de Loja, respectivamente; de los segundos jefes, general

Laviña y Fuertes de Villavicencio, y de los ayudantes de servicio. Al descender

del coche fue saludado por el capitán general de la Región, D. Miguel Rodrigo,

en unión del cuál pasó revista al Batallón del Ministerio del Ejército, que con

bandera y banda de música le rindió los honores de ordenanza, mientras un

numeroso público estacionado en las inmediaciones del edificio le hacía objeto

de calurosas demostraciones de simpatía y afecto.

El Caudillo, penetró en el edificio y en el vestíbulo fue saludado por el

presidente de la Junta de gobierno de la Editorial y obispo de Málaga, D. Ángel

Herrera Oria; presidente del Consejo de Administración, ion José Sinués Urbiola;

vicepresidente, don Javier Martín Artajo; consejero de redacción.y. ex ministro,

D. Alberto Martín Artajo; el cardenal arzobispo de Toledo, doctor Pla y Deniel;

el de Tarragona, doctor Arriba y Castro, y el de Sevilla doctor Bueno Monreal;

el nuncio, monseñor Antoniutti y el obispo patriarca de las Indias Deciden

tales, doctor Eijo Garay, así como los miembros del Gobierno que asistieron a la

cere, monia .El director de "Ya", D. Aquilino Morcilloo, saludó también y

acompañó luego, dorante su visita a la Casa, a Su Excelencia el Jefe del Estado.

Después de los saludos, el Generalísimo ´se dirigió a la sala de rotativas, que

aparecía repleta de invitados.

En el centro del estrado, levantado en uno de los ángulos de la misma, ocupó

asiento el Jefe del Estado.

Le acompañaban el obispo de Málaga, doctor Herrera Oria; autoridades

eclesiásticas antes mencionadas y D. José Sinués".

Al pie del estrado tomaron asiento el capitán general Muñoz Grandes, Jefe del

Alto Estado "Mayor, y el capitán general de Madrid, teniente generar D. Miguel

Rodrigo, y dando frente al sitial del Caudillo, el presidente de las Cortes,

Españolas y del Consejo del Reino, D. Esteban Bilbao; ministros de Asuntos

Exteriores, D. Fernando María Castiellá; de Justicia, D. Antonio ítúrmendi; de

Ejército, teniente general don Antonio Barroso; de Gobernación, teniente general

D. Camilo Alonso Vega; de Trabajo, D. Fermín Sanz Orrio; de Industria, don

Joaquín Planell; de Agricultura, don Cirilo Cánovas; secretario general del

Movimiento D. José Solís; subsecretario de la Presidencia, D. Luis Carrero

Blanco; de Comercio, D. Alberto Ullastres; de Información y Turismo D. Gabriel

Arias .Salgado, y ministro sin cartera; D. Pedro Gual Villalbí. Detrás del

Gobierno se situaron los arzobispos dé Zaragoza, doctor Morcillo; de Burgos,

doctor Pérez Platero; de Sión, doctor Alonso Muñoyerro; de Granada, doctor

García y García,Castro, y de Valladolid, doctor García Goldaraz;-, los obispos

de Huelva, doctor Cantero; de Salamanca doctor Barbado; -de Ciudad -Rodrigo,

doctor Bascuñana, y de Calahorra, doctor Del Campo; ex ministros D. Joaquín

Ruiz. Jiménez, D. Alberto Martín---"Arta jo, don José Larraz, D. Alfonso Peña,

D. Manuel Arburúa.y D. Pedro González Bueno; subsecretario de Información y

Turismo, señor, Vilar Palasí.; de Agricultura, D. Santiago Pardo Canalís; de

Justicia, D. Ricardo .Oreja Elósegui y de Industria, D: Alejandro Suárez;

director general de Seguridad; don Carlos Arias Navarro subdirector de Prensa,

D. Valentín Gutiérrez Duran; D. Vicente Gallego, que fué el primer director del

diario "Ya"; D. Jesús Pabón, D. Mariano Sebastián, D. .Laureano López Rodó, don

José Castan Tobeñas; generales, Mantilla, Redondo, Acedo Colunga y García

Villegas; D. Segismundo Royo Villano va, rector de la Universidad de Madrid;

alcalde, conde de Mayalde; presidente de la Diputación, marqués de la Valdavía,

y ex embajador en La Habana, Sr. Lojendio; directores de "El Alcázar", Sr,

Zuloaga; de "Madrid", Sr. Pujol (D. Pedro); de "Arriba", Sr. Cebrián; de

"Informaciones" señor López de la Torre; de "Pueblo", Sr. Romero, y de A B C,

don Luis Calvo.

También figuraban entre los invitados el presidente de la Asociación de la

Prensa, director de la, Agencia Efe y embajador, don Manuel Aznar; el director

de "Blanco y Negro", D.´Torcuato Luca de Tena; director-gerente de "Prensa

Española", don Rogelio - González Ubeda; director de la Agencia Mencheta, D.

Vicente Peris Mencheta; secretario nacional de Sindicatos, Sr. Sánchez Arjona;

delegado nacional de la Prensa del Movimiento, Sr. Fueyo; don Jesús Marañón y

Ruiz Zorrilla, D. Tomás Cerro Corrochano D. Manuel Marañón, don Joaquín

Arrarás, don Tomás Borras, ion Antonio. Mira, y numerosas señoras. Gran número

de periodistas y redactores gráficos de los periódicos y agencias de Madrid

asistieron, también al acto.

BENDICIÓN DEL EDIFICIO

El patriarca obispo de Madrid - Alcalá, doctor Eijo Caray, -revestido de

Pontifical, procedió a bendecir el edificio, ceremonia que presenciaron todos

los invitados puestos en pie.

DISCURSO DE D. JOSE SINUES

El presidente del Consejo de Administración de la Editorial, D; José Sinués,

pronunció un discurso en el que, tras agradecer al Caudillo su presencia en la

nueva casa, expresó su gratitud también al Gobierno, al cardenal primado y a las

dignidades eclesiásticas. "Desde hace cuarenta y nueve años, añadió, día a día,

"La Editorial, Católica" cumple la delicada misión de informar a la opinión

pública del catolicismo español, por medio de sus periódicos diarios, de cuantos

acontecimientos más importantes se han sucedido, tanto en el ámbito universal,

como en el campo más limitado de nuestra nación. Cita después las distintas

etapas y vicisitudes pasadas, y dice que ninguna tan trascendente como la que

hoy comienza, porque "sentimos el peso de una grave responsabilidad, y no es un

optimismo exagerado el que nos ha llevado a las hondas transformaciones

materiales principalmente, aunque también de perfección periodística y

literaria, sino la convicción fuertemente arraigada de que las instituciones no

pueden paralizarse en su vida y en su camino, porque si tal sucediera, se

hallarían en trance de muerte."

Agregó que cuanto se inauguraba ayer se ha producido en el término de un

quinquenio, y subrayó la sobriedad y el sentido funcional que ha presidido la

construcción del edificio, huyendo en todo momento de excesos suntuarios. El

periódico "Ya", creación de nuestra Editorial, cuyas, bodas de plata hemos

festejado, ya a entrar en una nueva fase más manejable y con huecograbado

diario, y de esta forma tendrá una -mayor únidad dentro de la variedad de sus

textos literarios, informativos y publicitarios.

Hizo una descripción de la maquinaria moderna que funcionará, en. "La Editorial

Católica", con cuerpos de huecograbado, la. fotografía con máquinas para

reproducir en color, último modelo de la técnica alemana, etc., y expresó la

satisfacción que le producía haber comprobado la inteligencia, actividad y celo

con que todo el personal, desde el primer ingeniero hasta el más modesto

empleado, han trabajado para llegar a este momento feliz.

"Nuestra empresa—prosiguió diciendo— tiene como uno de sus principales timbres

de glória la publicación de la Biblioteca de Autores Cristianos, que ha sido

modernizada y que ha dado a la estampa, en dieciséis años, más dé tres millones

de libros detexto no corrientes. Tampoco—añadió—podemos dejar de enumerar a la

Agencia Logos y al periódico de humor y espectáculos Díganle, que han sido

adaptados a nuestra época, como igualmente ha acontecido con nuestros periódicos

existentes en distintas provincias españolas. Todo ello para cumplir una

finalidad trascendental, el equipo del sentimiento y de la fe para servir a la

Iglesia y a España. Estos son los dos polos entre los cuales circula la

espiritual comente de cuantos colaboramos en la obra común. La Prensa Católica

se caracteriza por el respeto y la obediencia a las directrices marcadas por los

Metropolitanos. Para informar a la opinión hemos de tener presente el verdadero

sentido de responsabilidad, de honestidad absoluta y de amor a la verdad.

Debemos encuadrarnos en las leyes divinas, que también se reflejan en. las leyes

humanas. Hemos de defender la salud religiosa y moral de la Humanidad, así como

los deberes para con nuestra patria.

"Recuerda la Escuela de Periodismo de El Debate, y pone de manifiesto que

muchos,de los que salieron de ella ejercen cargos importantes en el periodismo

español.

Pasa a ocuparse de la financiación, y dice que "La Editorial Católica" se inició

con ciento cincuenta mil pesetas en 1912, y cuando él se posesionó de la

presidencia del Consejo de Administración, existía un capital de más de diez

millones y medio de pesetas. Trazado el plan de modernización, hubieron de

acúdir a la generosidad de excelentes españoles residentes en América, que

captaron en seguida la importancia que significaba poner al día el mayor

rotativo católico de España, para servir los intereses morales de la Iglesia, y

a ellos se debe la aportación material de las máquinas adquiridas. Elogia, a las

personalidades de Méjico que les han prestado esa gran ayuda, y las da las

gracias. Hace un elogio de don Ángel Herrera, uno de los más cultos y eruditos

periodistas españoles en lo que va de siglo, y dice que "la popular empresa se

halla en pie para cuanto representa el Jefe del Estado y el cardenal primado en

el orden del espíritu religioso y de la Patria. Terminó diciendo "Y os ofrecemos

nuestra obra, nuestros desvelos y todos los sacrificios que estas complicadas

tareas llevan consigo." Fue largamente aplaudido.

VISITA A LAS INSTALACIONES MAS IMPORTANTES

Terminado el discurso del señor Sinués, el Jefe del Estado, acompañado por don

Javier y don Alberto Martín Artajo; director de "Ya", don Aquilino Morcillo, y

alto personal de la empresa, efectuó una detenida visita a las distintas

instalaciones de "La Editorial Católica". En primer lugar, puso en marcha una

rotativa en hueco color, de la que salieron buen número de ejemplares de un

extraordinario de "Ya", que fue repartido entre los invitados. Lleva en la

portada un cuadra de Franco, obra de Benedito. Luego vió cómo funcionaban dos

rotativas mixtas de hueco y tipografía, y le fue mostrado el procedimiento de

descomposición de los cuatro colores fundamentales. En la sala de Cierre, el

personal obrero de la casa tributó un cálido homenaje al Jefe del Estado. Y en

el departamento de cilindros de hueco y en la sala de linotipias, los ingenieros

de la casa explicaron al Generalísimo la mecánica de cada uno de estos

servicios. Luego subió a la planta segunda del edificio y penetró en la Agencia

Logos, donde entrechó la mano del director, don Manuel Jiménez Quilez: del

redactor jefe, don Manuel Fernández Martín, y de los demás redactores, que le

rnos-traron los teletipos para transmitir noticias y los aparatos Telex" a

través dejos cuales recibe las crónicas el diario "Ya". Allí se .informó de las

ultimas noticias recibidas de Argelia.

Finalmente, estuvo en el Archivo y talleres de fotomecánica, y en la Redacción

de "Ya", donde igualmente saludó a todos los componentes de la misma. En la sala

de consejeros descansó durante largo rato al lado de los directivos de la

Empresa y miembros; de su Gobierno, y se mostró complacido por cuanto había

visto.

El redactor jefe de "Ya", señor Salazar Soto, mediante un micrófono, fue

transmitiendo a los invitados todo el itinerario que realizaba el Jefe del

Estado.

Cerca de las ocho de la noche, el Generalísimo abandonó el edificio de "La

Editorial Católica", acompañado por los directivos de la empresa, miembros del

Gobierno y autoridades. El público congregado en el exterior le hizo objeto de

cariñosas demostraciones de simpatía.

Los visitantes de las nuevas instalaciones hicieron cálidos elogios de las

mismas, tanto por la modernidad de los servicios como por la organización -de su

empresa, que, evidentemente, se basa en un criterio de riguroso funcionamiento,

dentro de un ambiente grato de trabajo, ya que dispone de todo lo que es

esencial para que las publicaciones que allí se editan puedan estar en manos del

público rápidamente y en las mejores condiciones.

 

< Volver