Autor: Larrosa, José Fernando . 
 Atentado artístico. 
 Falasa cúpula en la catedral de Burgos     
 
 Diario 16.    31/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Atentado artístico

Falsa cúpula en la catedral de Burgos

José Fernando Larrosa BURGOS, 31 (D16).—Un patrimonio popular, un monumento único, se

desmorona. La catedral de Burgos, la de todos, se viene abajo.

Pero el problema no es de hoy. En la República, el Gobierno declaró la, ruina inminente de las cubiertas

de la basílica. Un arquitecto se desplazó a Burgos con la intención de comenzar los trabajos de

reestructuración.

Sin embargo, en el año 75 resucita el tema, al venirse abajo las cubiertas de dos capillas, Santa Tecla y

Santa Ana. Producida la ruina real, la noticia, pese a ser callada durante días por el Cabildo, trasciende.

Los medios de comunicación a escala nacional se conmocionan. La opinión pública se revuelve y el

escándalo sale a la luz.

Anteriormente al derrumbamiento, el Cabildo había encargado a un arquitecto, Marcos Rico, la redacción

de un proyecto de consolidación y conservación de las cubiertas del monumento. Al producirse el

escándalo, la Comisión Provincial del Patrimonio Histórico Artístico zanja el asunto de un plumazo

confiando a dos arquitectos, Pedro del Barrio y José María Tárrega, las reparaciones más urgentes

en base a un proyecto firmado por ellos.

El proyecto no concreta nada sobre las dos capillas más afectadas, emprendiendo la reparación, por tanto,

sin ningún estudio, como es obligado. Y sólo se limitan a copiar el proyecto de planta del anterior

arquitecto, así como de dos capillas que no tienen nada que ver con las afectadas. El remedio se basa en la

colocación de una falsa cúpula rematada por una linternilla, lo que cambia radicalmente el aspecto de la

estructura y el sistema de empujes originarios del templo, llegando incluso a ponerse en peligro la

estabilidad de las dos capillas.

Plagiador plagiado

En contra del clamor popular y enfrentándose con una enérgica protesta del Colegio de Arquitectos, toda

la Comisión Provincial del Patrimonio defiende a los dos arquitectos y a sus actuaciones. Sin embargo,

cuando se descubre el plagio de proyectos existente, se "agradecen los servicios prestados".

Durante un mes, las obras quedan sin dirección técnica, en plena época de lluvias, agravándose

rápidamente los desperfectos. Al fin se encarga a Marcos Rico, el arquitecto plagiado y que se había

opuesto a las obras anteriores, la dirección técnica de las próximas actuaciones, que comienzan a

principio de este mes. Pero dicho arquitecto realiza la misma solución de los anteriores técnicos

repetiéndose la historia del plagiador plagiado. Además se obra con ilegalidad, al carecerse de licencia

municipal, al no estar las obras supervisadas por el Colegio de Arquitecto, y al saltarse el artículo 19 de la

ley, de 13 de mayo de 1933 sobre Defensa y Organización del Patrimonio Artístico Nacional.

Nombres políticos Pero, ¿qué hombres son éstos, que siendo en teoría los defensores de la tradición

histórica y cultural de la provincia demuestran tal desidia arbitrariedad y desprecio hacia el Patrimonio

Nacional? Pues José Luis Ribas, delegado de Educación y Ciencia, y adscrito a la Unión de Centro

Democrático; Alberto Bartolomé, sacerdote actualmente lanzado a realizar campañas por el Centro

Democrático; Alvaro Díaz Moreno, arquitecto llamado "rey de las incompatibilidades no respetadas" y

denunciado por la prensa nacional por corrupción; José María Codon, afecto a Alianza Popular, José

María Tárrega, arquitecto implicado en el escándalo, o Enrique de Ulloa, presidente en Burgos de Alianza

Popular, y algunos nombres más.

 

< Volver