A los once años del accidente de Palomares (Almería). 
 La Administración indemnizará a los afectados     
 
 Arriba.    24/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

A los once años del ¡accidente de Palomares

(Almería)

La Administración indemnizará a los afectados

MADRID. (De nuestra Redacción.)—La Sala Quinta del Tribu nal Supremo ha diclado sentencia por la

que estima el recurso planteado por afectados en el accidente de Palomares (Almería), en 1966, y anula

determinadas resoluciones dictadas por la Administración, condenándola a realizar la valoración de daños

para proceder a la indemnización que corresponda.

El recurso fue interpuesto por Francisco Cervantes de Haro y Angela Cervantes Parraga, propietarios de

un terreno de ocho hectáreas, veintidós ateas y cinco centiáreas, que resultaron dañados por la caída de

restos de los aviones siniestrados. Como se recordará el 17 de enero de 1966 hicieron explosión sobre el

cielo de Palomares un gigantesco bombardero nuclear «B-52» y un avión cisterna norteamericanos

durante un reabastecimiento. Como consecuencia del accidente cayeron del avión cuatro bombas

atómicas, tres de las cuales se incrustraron en la tierra y otra cayó en el mar.

El cuartel general de la XVI Fuerza Aérea de los EEUU, se negó a informar acerca de si el avión llevaba

o no armas nurleares, pero se adoptaron medidas extraordinarias de seguridad, y durante años se ha

mantenido en la comarca cierto temor a las posibles consecuencias del accidente.

En el rescate de la bomba participaron dos docenas de buques y tres submarinos de bolsillo

norteamericanos, y en aquella ocasión el señor Fraga Tribarne, entonces Ministro de Información y

Turismo, se bañó en las aguas de Palomares con el embajador norteamericano para demostrar al país que

no existía peligro alguno de contaminación radiactiva.

El accidente causó daños en la finca de los recurrentes, y durante setenta y tres días, las fuerzas

encargadas de descontamirar el suelo, al mando del general Silson, ocuparon la finca sin consentimiento

de los propietarios.

El teniente general jefe de la Segunda Región Aérea del Ministerio del Aire fijó una indemnización de

13.743 pesetas por los daños causados y sólo referentes alas fechas de ocupación. Contra esta resolución

recurrieron los afectados, y el Tribunal Supremo ha dictado sentencia por la que declara que la citada

indemnización no debe referirse sólo a las fechas de la ocupación de la finca, sino también a la

depreciación sn el valor de la finca, anulando la resolución administrativa

 

< Volver