España tiene un puesto aparte entre todos los países católicos  :   
 Pastoral del Patriarca maronita de Antioquía acerca de su visita a nuestra nación. 
 ABC.    24/11/1959.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

«ESPAÑA TIENE «PUESTO APARTE ENTRE TODOS LOS PAÍSES CATÓLICOS»

pastoral del Patriarca maronita de Antioquía acerca de su visita a nuestra

nación

Beirut 23. El patriarca maronita de Antioquía y de todo el Oriente, Su Beatitud

Pablo Pedro Heuchí, dirigió a la comunidad maronita y a los libaneses, después

de su visita a Roma, Madrid y París, una carta pastoral, cuyo texto ha sido dado

a la ablicidad ahora.

En esta carta, Su Beatitud, después de dedicar largo espacio a su visita a Roma

y de hacer un estudio de, las actividades religiosas en" la Santa Sede y dar una

amplia referencia de su visita al Padre Santo, dedica gran, parte de su carta

pastoral a hablar de España, después de referirse a su viaje por Francia.

"Desde Lourdes—-escribe el patriarca maronita—, pasamos a España en aceptación

de una invitación del Generalísimo. Franco.

España es, ciertamente, tina tierra muy atractiva para los humanos. Para un

hombre de la Iglesia ofrece inmensas emociones. Entre todos los países católicos

tiene Un puesto aparte; ha sido portaestandarte del Catolicismo en el Nuevo

Mundo, ha opuesto una resistencia feroz al comunismo ateo. España cree

hondamente en su misión espiritual. Y si su rostro pudó ensombrecerse con

algunas nubes durante los años de la guerra civil, su.fe es uno de los factores

esenciales de su destino y no ha cesado jamás de reafirmarse. Hicimos una visita

al Generalísimo Franco y. nos sentimos dichosos de conocer a este verdadero jefe

católico, que ha salvado a su nación de la anarquía y del ateísmo; que ha

conservado cuidadosamente sus glorias y sus tradiciones y ha conseguido

actualmente hacerla avanzar con paso rápido por la doble vía del progreso

económico, y de mejoramiento social. Tuvimos el honor de recibir de sus maños la

condecoración de la gran cruz de Isabel la Católica.

Celebramos una misa pontifical por el descanso eterno de los muertos en la

guerra civil en el Vallé de los Caídos, en un lugar de extraordinario encanto y

grandeza, que invita al recogimiento a militares de peregrinos. Es un "lugar

llamado a tener en España una gran irradiación espiritual." Se refiere después

Su Beatitud a la gira que realizó por Andalucía—Sevilla, Córdoba y Granada—,

cuyas riquezas artísticas ensalza; y luego, a su visita a Salamanca para la

inauguración del Seminario Maronita, "que se debe enteramente a la generosidad

española". Finalmente, habla de su. nombramiento de doctor "horioris causa" de

la´Facultad de Teología, de la capital salmantina, y extracta unas frases de su

discurso en tan memorable ocasión. Dice Su Beatitud que, al hablar de la

universalidad cultural salmantina, recordó la frase de Chateaubriand en el Genio

del Cristianismo. Cuando los pueblos europeos se vean dominados por el

escepticismo y la incredulidad, tan sólo España podrá reaparecer con

resplandores en la escena del mundo".—Efe.

 

< Volver