Autor: González Muñiz, Antonio José. 
 España desde dentro. 
 La propuesta que hará Franco mañana a las Cortes significa el futuro de España  :   
 No es consecuencia de un azar, sino el resultado político de un Régimen que ha seguido una línea desde su origen legítimo. 
 Hoja del Lunes.    21/07/1969.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ESPAÑA DESDE DENTRO

No es consecuencia de un azar, sino el resultado político de un Régimen que ha

seguido una línea desde su origen legitimo

La forma política del Estado nacional que proclama la ley de Sucesión es la

Monarquía tradicional, católica, social y representativa

Por A. J. GONZÁLEZ MUNIZ

ALLA por los años veinte, cuan de la contienda para pacificar Marruecos, corría

en nuestro Ejército de África, con fuerza de axiotriá, esta frase que se hizo

popular y que estaba llena de fe y de esperanza: "Franco no deja a nadie en la

estacada." La frase era un dogma en el Ejército. Después lo fue para los

españoles desde hace treinta y tres años. Franco no deja nada a la

improvisación. Esa cualidad suya de concluir en bien toda obra empezada era una

garantía.

La obra capital de Franco ha sido construir un nuevo Estado y crear una

nueva conciencia política de unidad y de convivencia pacífica en el pueblo

español. Esta excepcional obra suya no iba a quedar sin´ consolidar firmemente.

No iba a dejar, al final, a los españoles en la estacada. Sabía que el presente

estaba en sus manos, pero no así el porvenir. Pacientemente, sin prisas, mas sin

pausas, con sentido realista y teniendo en cuenta la Historia de España y el

carácter temperamental de sus compatriotas, se dedicó reflexivamente a la tarea

de asegurar que su obra continúe, con las evoluciones lógicas de un organismo

vivo, mas allá de su vida, pero ein necesidad de que en el futuro España tenga

que dirimir sus cuestiones políticas a través de guerras civiles.

Más de una vez ha dicho Franco, respondiendo así a ´algunas impaciencias por el

futuro, que "todo quedará bien atado y garantizado por la voluntad de la mayoría

de los españoles, que, con el Movimiento, constituyen el nervio y esencia del

país". Para algunos impacientes esto eran sólo palabras. Olvidaban que Franco es

hombre de hechos. Mañana, ante el Pleno de las Cortes Españolas, representación

orgánica de la nación, el Jefe del Estado propondrá el nombre de quien ha de ser

en su día su sucesor, del hombre que debe continuar y ensanchar su obra. El

nombre real de esa persona lo adivinamos todos. Pero todavía no ha sido

pronunciado públicamente por Franco.

DOS FRACASOS HISTORICOS

La propuesta que va a hacer el Jefe del Estado a las Cortes encierra el futuro

de España. Mañana será un momento histórico que no es consecuencia de un azar,

sino el resultado político de un Régimen que ha seguido una línea desde su

origen legítimo. Franco ha construido esta España de hoy no sobre un solar,

sino sobre lo que nos dejaron los siglos y generaciones pasadas.

El 18 de julio de 1936 de el final de un proceso histórico que se inicia en

1808. Se habían ensayado para entonces todos los sistemas políticos: Monarquías,

Repúblicas, Dictaduras. El resultado había sido un rotundo fracaso y guerras

civiles, EJ 18 de julio tenía que ser, y lo fue, urna nueva etapa irrevocable de

la historia de España, que nació entre sangre y ruanas. Había urna unánime

decisión, nacional, un referéndum inapelable, de volver a empezar una vida en

común, pero partiendo de nuevas posiciones.

Franco se encontró a la hora de crear un nuevo Estado ante dos fracasos

históricos: el de la Monarquía y el de la República. La Monarquía española se

fue descomponiendo lentamente bajo aquel hombre de buena voluntad que fue don

Alfonso XIII. Al final la Monarquía de quedó sin defensores y fue eliminada el

14 de, abril de 1931 por los viejos .políticos, por tos intelectuales por la

burguesía, por las masas, socializantes, por los separatismos más diiveros, por

las sectas. Fue. el final de un extenso proceso que se inició en 1808. Dora

Alfonso XIII el rey patriota, no quiso provocar una guerra civil y abandonó

España.

El historiador francés Claude Martin ee pregunta ante esa decisión: "¿No

significaría que la institución secular que consiguió la unidad y grandeza de

España había ya hecho cuanto tenía quie hacer?"

Lo cierto es que el país, en su conjunto, esperaba el 14 de abril de 1931 un

cambio, y muchas fuerzas sociales aceptaron e1 experimento de la República, que

tardó muy poco en decepcionar a quienes pusieron, en ella sus esperanzas. La

segunda República, al igual que la primera, .terminó en guerra civil.

Ante estos dos fracasos históricos, Franco hubo de encararse con el futuro de

España. De nada valía haber ganado una guerra civil; había, además de vencer,

que convencer. Después de tantos años de desorden y privaciones, .los españoles

aspiraban a la paz y al bienestar, y esto lo garantizaba Franco. Pero había, con

miras al porvenir, que plantear el problema constitucional que evitase la guerra

civil como única solución a las cuestiones políticas. Había, pues, que emprender

un camino distinto que llevase a la evolución económico-social, sin desangrarse

en la lucha de clases. El pasado de Franco te llevaba a elegir la Monarquía,

pero sin que viniese a esta´ institución el espíritu que había ocasionado la

decadencia del país.

Se decidió . implantar la Monarquía, pero estableciendo normas severas para su

funcionamiento.

LA LEY DE SUCESIÓN

El 6 de julio de 1947, por & bien del futuro, Franco creyó necesario que los

españoles se responsabilizasen con el refrendo de la ley de Sucesión a la

Jefatura del Estado. En el mensaje que entonces dirigió a la nación dijo bien

claro: "Si el presente de nuestra Patria está en mis manos, yo no puedo servirla

más allá de la muerte: por eso su porvenir está en vuestras manos,"

Se celebró el referéndum. El censo era de 17.178.812 electores, de los que

votaron 15.219.565. Se recogieron 14.145.163 papeletas con un •sí"; hubo 722.565

con "no" y 336.592 papeletas en blanco. Los españoles, en referéndum nacional,

se ´decidieron por la Monarquía que instauraba Franco.

Desde entonces, España se constituyó en Reino. Lo es desde 1947. Pero Franco

dejó sentado claramente, para que no haya lugar a interpretaciones equívocas:

"Es necesario qué todos sepan que el Reino que nosotros, con , el consentimiento

de la nación, hemos establecido, nada debe al pasado: nace de aquel acto

decisivo del 18 de julio y es fruto de nuestra victoria y de la revolución

nacional Constituye un hecho histórico que no admite pactos, condiciones ni

discusión, y que su contenido y esencias predominan sobre las formas. Todos los

intereses, los grupos, las clases y los matices han áe subordinarse a la unidad

de nuestra revolución. Que nadie, dentro ,ni fuera, especule con otra cosa. La

sucesión del Movimiento es el propio Movimiento. Así lo demanda el interés de

España y lo quiere la nación."

La forma política del Estado nacional que proclama la ley de Sucesión a la

Jefatura del Estado, confirmada por la .ley Orgánica ded Estado—a m b a s

refrendadas por una mayoría absoluta—, es la Monarquía tradicional, católica,

social y representativa. La ley de Sucesión reguía esta materia, asi como las

condiciones para la elección del sucesor del Generalísimo Franco, de tal manera

que el ´futuro rey en su día no pueda comprometer la obra que le será legada.

Así Jo ha querido la nación con eu refrendo de ambas leyes. Es el principio

básico para la instauración, no la restauración de1 monarca.

LA LEGITIMIDAD DEL RÉGIMEN POLÍTICO

El bien común es para España la mejor legitimidad. Porque la legitimidad de un

régimen político es una realidad esencialmente histórica y consiste

esencialmente en la aceptación, por parte de un pueblo, de un sistema político

como el más adecuado a sus condiciones sociales, en la coyuntura presente en

relación con las experiencias anteriores y con lo que aspira a ser en el futuro.

En el nuevo camino emprendido el 18 de julio bajo la dirección de Franco, el

Movimiento Nacional, en el orden institucional, no intentó plasmar en un texto

determinado su visión definitiva die la sociedad. El Movimiento nació de la

entraña nacional y ha ido lentamente, pero ein retrocesos, señalando etapas en

una progresiva, institucionalización que continuamente ha declarado abierta y

perfectible. Ha hecho todo lo contrario de lo que se hizo en situaciones

políticas anteriores de 1808 a 1936.

En um ensayo politice dice el profesor .Fraga -Iribarne: "Los principios del

Movimiento no son la ideología de umos vencedores ocasionales; son el

llamamiento a. participar todos en la reedificación de una España aceptable pana

todos. El Movimiento no quiere que el Estado se convierta en aparato de

estabilización de situaciones sociales dadas, sino en renovador constante de una

España em desarrollo.

Dicen die dónde ge viene y a dónde se va."

EM orden político español no está concebido como una estructura hermética e

inmodiñcaible, sino como ´ura ordenamiento flexible que admite amplios márgenes

de acoplamiento y adaptación. Tiene una línea y un pensamiento político que

desde_ su origen, hace más de treinta años, ee ha ido desarrollandoT como"

organismo vivo que es, _´y´dio lugar a formulaciones políticas, más vigorosas,-

Lajear Orgánica del Estado, por otra parte, ha establecido las bases para ´un

desarrollo _pacífico del orden político español, con una prudente previsión del

futuro.

NO MAS GUERRAS CIVILES

Por encima de todo, Franco es un español que lleva a su Patria en su corazón y

en su pensamiento, como un tesoro sagrado e inolvidable. Desde muy joven ha

servido a España con fidelidad y entrega total, y en su defensa lo arriesgaría

todo. Lleva su amor a España esculpido en su alma, y no iba a dejar el futuro de

su Patria sin resolver, garantizando la continuidad y el perfeccionamiento de

esta obra capital suya que es la España de hoy.

Cuentan personas de la intimidad de Franco que con frecuencia vuela su

pensamiento hacia esa colosal obra tallada en la sierra del Guadarrama que es el

Valle de los Caídos. Vuela su pensamiento, no para crearse en la originalidad de

la montaña hecha basílica y monumento nacional, donde yacen, reconciliados

después de la muerte, los restos de los españoles que murieron en los dos campos

durante nuestra guerra civil, por una España mejor. Vuela hacia allí su

pensamiento para decidir que en aquella montaña está enterrada definitivamente

la guerra civil entre españoles. Para garantizar que así ha de ser, trazó las

líneas del futuro de España, que mañana se abren a una nueva etapa bien definida

y meditada.

 

< Volver