Don Juan Carlos y don Juan     
 
 Ya.    22/07/1969.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Ver, oir y.,, contarlo

Don Juan Carlos y don Juan

De "A B C": "De acuerdo con las normas constitucionales españolas vigentes, el

Jefe del listado va a proponer a las Cortes, y éstas decidirán, en consecuencia,

la designación de un sucesor.

Inmensos sectores del país han acogido con evidente y grande sensación de alivio

la decisión del Jefe del Estado, al usar el inmenso peso de su particular

circunstancia histórica en el acto de designación en vida de un sucesor.

El máximo riesgo, el riesgo tremendo de) Régimen que salvó a España y

proporcionó al país una prosperidad económica como jamás tuvo, y un desarrollo

de justicia social asentado sobre bases sólidas, y una promoción del nivel de

vida que lia alcanzado a todas las clases y estamentos; el gran peligro,

decimos, era el riesgo de la discontinuidad, de la interrupción en la normal

evolución política.

Este peligro amenazaba al país con la pérdida, subitánea, a la impensada vuelta

de cualquier viraje político de todo lo mucho conseguido en prolongadas décadas

de paz. A la preocupada imaginación de esta posibilidad se debe el reflejo de

alivio, con el cual afrontan hoy los españoles su porvenir, anunciada la

designación de un sucesor.

Aunque se desconoce el mensaje del Jefe del Estado a la nación, hay sobrados

elementos de juicio para saber que la designación recaerá en el principe don

Juan Carlos de Borbón, hijo único varón del conde de Barcelona, a su vez

depositario de los derechos hereditarios por haber abdicado a su favor, meses

antes de su muerte, Su Majestad el rey don Alfonso XIII.

Conocedores de las sobresaHentes condiciones personales de/ principe don Juan

Carlos de Borbón, de su profundo y estricto sentido del deber y de su gran amor

a España, pedimos a Dios que ilumine sus pasos en el difícil camino d«l más

sacrificado servicio a la grandeza de la patria.

Nacido el príncipe don Juan Carlos en una familia que es centro de clarísimas

virtudes cívicas y cristianas, ha recibido directamente de su padre, el conde de

Barcelona, la ejem-plaridad del espíritu de servicio, del abnegado cumplimiento

del deber, la noción exacta d* sus altas responsabilidades y el sentimiento de

un acendrado patriotismo.

Hecha sincera súplica a Dios por el príncipe, nuestro corazón y nuestro

pensamiento se vuelven, con entrañable emoción, , hacia esa pequeña villa, de

españolísimp nombre, donde, en un pueblecito portugués, vive, desde hace tantos

años, en apartamiento sobrellevado con ejemplar entereza, el hombre de quien don

Juan Carlos ha recibido la enseñanza y ejemplo de las más altas virtudes y

quien, por el hecho, excelso siempre, de la paternidad, le ha transmitido la

sangre de nuestros reyes."

"A. B C" dice sobre noticias que nuestros lectores conocen: "Madrid. (De nuestra

redacción.)—El próximo día 22, Su Excelencia el Jefe del Estado, haciendo uso de

las facultades que le confiere el artículo 6." de la ley de Sucesión^ propondrá

a las Cortes como sucesor, .a título de rey, al príncipe don Juan Carlos de

Borbon y Borbón.

Con este motivo, el Generalísimo Franco ha dirigido una carta autógrafa a gu

Alteza Real el conde de Barcelona; carta que le fue entregada en la mañana dej

día 16 por el embajador de España en Lisboa, don José Antonio Giménez Arnáu y

Gran.

Por su parte, el príncipe don Juan Carlos había escrito a su augusto padre

comunicándole esta decisión, y cuyo texto le fue entregado por el jefe de su

Casa, marqués de Mondéjar.

A la vista de estos acontecimientos, Su Alteza Real-el conde de Barcelona ha

dirigido sendas misivas al presidente de su Consejo privado, dan José María

Pemán, y al titular de su secretariado político, conde de Motrico, disolviendo

estos onganismos.

Como es sabido, el Consejo privado de don Juan de Borbón -estaba constituido en

la actualidad por ochenta y siete miembros, pertenecientes a las más vairiadas

profesiones y que radicaban en todas las provincias españolas. Sus funciones de´

asesoramiento se completaban en al plano político con las´ del Secretariado, que

presidía don José María de Areiilza, integrado por dieciséis miembros encargados

de la ejecución de las decisiones políticas de clon Juan. ,

Don Juan, que ha concedido libertad absoluta a los miembros de su Consejo

privado en orden a lae decisiones relativas a la -designación de sucesor, ha

hecho pública ´una nota que apareció en la mañana de ayer ea la prensa

portuguesa, y en la que después de expresar, entre otras cosas, su pensamiento

respecto a las esencias y mecanismos de la Monarquía, termina diciendo: "Nunca

pretendí, ni ahora tampoco, dividir a los «spañoles. Seguiré sirviendo a mi

Patria como un español más, y a la que d&seo de corazón un porvenir de paz y de

prosperidad."

 

< Volver