En su mensaje a las Cortes. Franco propuso al Principe Juan Carlos como su sucesor. 
 Príncipe de España     
 
 Arriba.    23/07/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

EN SU MENSAJE A LAS CORTES FRANCO PROPUSO AL PRINCIPE JUAN CARLOS COMO SU

SUCESOR

Arriba

Sobre estas líneas, el Caudillo durante la lectura de su histórico mensaje:

Abajo, el Pleno de las Cortes tributa a Franca una prolongada y cerrada ovación

al término de su intervención. (Contreras.)

PRINCIPE DE ESPAÑA

A propuesta de S. E. el Jefe del Estado, Francisco Franco Bahamonde, las Cortes

Españolas, reunidas ayer en sesión extraordinaria, aprobaron el nombramiento del

Príncipe Don Juan Carlos de Borbón y Borbón, con el título de Alteza Real,

Príncipe de España, sucesor a la Jefatura del Estado cuando en su día se

produzca la vacante en ésta, de acuerdo con el artículo VI de la Ley de

Sucesión, de rango fundamental. Al hacer esta propuesta, el Caudillo dijo:

«Consciente de mi responsabilidad ante Dios y ante la Historia y valorando, con

toda objetividad, las condiciones que concurren en la persona del Príncipe Don

Juan Carlos de Borbón y Borbón, que, perteneciendo a la dinastía que reinó en

España durante varios siglos, ha dado claras muestras de´ lealtad a ios-

principios e instituciones del Regímen, se halla estrechamente vinculado a los

Ejércitos de Tierra, Mar y Aire, en los cuales forjo su carácter, y al correr de

los últimos veinte año.-ha sido perfectamente preparado para la alta misión a

que podía ser llamado y que, por otr-i parte, reúne las condiciones que

determina el artículo XI de la Ley de Sucesión

en la Jefatura del Estado, he decidido proponerle a la nación como mi sucesor.»

En otro párrafo de su mensaje, el Caudillo añadió que en la persona del Príncipe

Don Juan Carlos «confluyen las dos ramas que en su día determinaron las pugnas

sucesorias del siglo pasado». Al referirse después al problema sucesorio, el

Jefe del Estado dijo que la solución que proponía significaba «una garantía de

continuidad, acabando definitivamente con las especulaciones internas y externas

y con los enredos políticos de determinados grupos, al tener el Príncipe un

«status» que le define como heredero, que le permitirá consolidar a mi lado su

formación y perfeccionar el conocimiento de Jos problemas nacionales».

Madrid, miércoles 23 de julio de 1969

 

< Volver