Jurará lealtad a los Principios y Leyes Fundamentales. 
 Juan Carlos de Borbón, Príncipe de España  :   
 Se le declara sucesor a título de Rey. 
 Nuevo Diario.    23/07/1969.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

JURARA LEALTAD A LOS PRINCIPIOS Y LEYES FUNDAMENTALES

JUAN CARLOS DE BORBON PRINCIPE DE ESPAÑA

Se le declara sucesor a título de Rey

"Asumirá los deberes y derechos inherentes a su alta condición"

Vacante la Jefatura del Estado, será proclamado Rey en el plazo de ocho días

Hecho el silencio en lo Cámara, el presidente de las Cortes, señor Iturmendi,

procedió a dar

lectura a la ley que el Jefe del Estado somete a la aprobación de las Cortes,

A e o n t inuación, el presidente de las Corres anunció a la Cámara que se iba

a proceder a Ja votación.

Sobre la forma de realizarse ésta, el señor Iturmendi d i o cuenta de que se

había recibido un escrito solicitando votación nominal y secreta, cuyo primer

firmante era don José Ángel Zubiaur. El señor iturmendi explicó las razones por

las que había desestimado este escrito; en primer lugar, porque la votación

secreta excluye toda materia legislativa y lo que se somete a aprobación es un

proyecto de ley.

Además, porque, según el Reglamento de las Cortes, debe efectuarse votación

secreta en aquellos nombramientos a los que el Reglamento alude, es decir,

elección de la mesa y de los procurado res que han de representar a la Cámara en

otras instituciones, subrayando, por último, que la condición de sucesor en la

Jefatura del Estado no s i g n ifica ostentar un cargo, sino una institución.

El señor Iturmendi estimó, por el contrario, procedentes los dos escritos que

solicitaban votación nominal y pública; uno de ellos estaba firmado en primer

lugar por el señor Galo Sánchez, y el otro por don Salvador Serrats Urquiza. En

consecuencia, y antes de proceder a la votación, se dio lectura a los preceptos

que regulan las votaciones en los Plenos de las Cortes, y se comenzó la

votación, que arrojó el sig u i ente resultado numeral: El Vil de los Principios

del Movimiento Nacional establece que la forma política del Estado español es,

dentro de los Principios inmutables del Movimiento Nacional y de

cuanto determinan la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado y demás Leyes

Fundamentales, la Monarquía Tradicional, católica, social y representativa.

La Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado de veintiséis dt julio de mil

novecientos cuarenta y siete, sancionada tras el clamoroso referéndum de

diecisiete de junio del mismo año y modificada en algunos de sus aspectos por la

Ley Orgánica del Estado de diez de enero de mil novecientos sesenta y siete,

aprobada por el ochenta y cinco y medio por ciento del Cuerpo electoral que

representó el noventa y cinco coma, ochenta y seis por ciento de los votantes en

el Referéndum nacional de catorce de diciembre de mil novecientos sesenta y

seis, establece en su arfículo sexto un procedimiento directo e inmediato de

proveer a la sucesión en la Jefatura del Estado, confiriendo al Caudillo de

España y Generalísimo de los Ejércitos la prerrogativa de proponer a las Cortes

la persona que estime deba ser llamada en su día a sucederle, a título de Rey o

Regente, con las condiciones exigidas por dicha Ley. Sólo en el caso en que se

produjera inopinadamente el hecho sucesorio sin que el Jefe del Estado hubiera

designado sucesor, serían de aplicación, con carácter supletorio, las

previsiones contenidas en el artículo octavo de la citada Ley de Sucesión.

Por todo ello, estimo negado el momento de proponer a las Cortes Española»

como persona llamada en su día a sucederme, a título de Rey, al Príncipe don

JUAN CARLOS DE BORBON Y BORBON, quien, tras haber recibido la adecuada formación

para su alfa misión y formar parte de los tres Ejércitos, ha dar do pruebas

fehacientes de su acendrado patriotismo y de su total identificación con los

Principios del Movimiento y Leyes Fundamentales del Reino, y en el que concurren

las demás condiciones establecidas en el artículo noveno de la Ley de Sucesión.

La designación de sucesor comporta su previa aceptación y, de acuerdo con lo

establecido en el artículo noveno de la Ley de Sucesión y cincuenta de la Ley

Orgánica del Estado, disponer lo concerniente a la fórmula y demás

circunstancias del juramento que habrá de prestar ante las Cortes, precisándose

asimismo el Título que ha de ostentar, sus deberes y derechos.

Además, por tratarse de sucesor a título de Rey, se precisa declarar lo relativo

a la instauración de la Corona a que hace referencia el artículo once de la Ley

de Sucesión y dejar establecido el plazo dentro del cual deberá precederse, en

su dia, a dar cumplimiento al artículo séptimo de dicha Ley Fundamental.

Tales son los fines a que responde la presente Ley.

En su virtud, en ejercicio de la faculta! que me confiere el artículo sexto de

la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado y los artículos diecisiete de la

Ley de treinta de enero de mil novecientos treinta y ocho y séptimo de la Ley de

ocho de agosto de mil novecientos treinta y nueve, previo el dictamen del

Consejo d e I Reino, propongo a las Cortes Españolas la aceptación de esta

propuesta en los términos de los preceptos que, con rango de Ley, a continuación

se expresan:

ARTICULO PRIMERO. Al producirse la vacante en la Jefatura del Estado, se

instaurará la Corona en la persona del Príncipe Don JUAN CARLOS DE BORBON Y

BORBON, que la transmitirá según el orden regular de sucesión establecido en el

artículo once de la Ley Fundamento! de veintiséis de julio de mil novecientos

cuarenta y siete, modificada por la Ley Orgánica del Estado de diez de enero de

mil novecientos sesenta y siete.

ARTICULO SEGUNDO. I. La aceptación del Príncipe Don JUAN CARLOS DE BORBON Y

BORBON se formulará en presencia del Presidente y demás miembros de la Mesa de

las Cortes y dará fe de ella el Ministro de Justicia en su calidad de Notario

Mayor del Reino.

I!. Aceptada la sucesión a título de Rey por el designado en el artículo

anterior, las Cortes Españolas, en el plazo máximo de cinco días a contar desde

la publicación de la presente Ley en el "Boletín Oficial del Estado", le

recibirán el juramento que preceptúa el artículo noveno de la Ley de Sucesión y

el cincuenta de la Ley • Orgánica del Estado, en Sesión solemne, presidida por

el Jefe del Estado.

III. La fórmula del juramento será la siguiente: "En nombre ´ de Dios y sobre

los Santos Evangelios, ¿juráis lealtad a Su Excelencia el Jefe del Estado y

fidelidad a los Principios del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales

del Reino?". El designado sucesor responderá: "Sí, jure» lealtad a Su Excelencia

el Jefe del Estado y fidelidad a los Principios del Movimiento Nacional y demás

Leyes Fundamental es del Reinó." Y el Presidente de las Cortes contestará: "Si

así lo hiciereis que Dios os lo premie, y si no, os lo demande."

ARTICULO TERCERO. Prestado el juramento, el Príncipe Don JUAN CARLOS D E BORBON

Y BORBON ostentará el título de Príncipe de España, con tratamiento de Alteza

Real,; y asumirá los derechos y deberes inherente* a su alta condición.

ARTICULO CUARTO. Vacante la Jefatura del Estado, el Príncipe don JUAN CARLOS DE

BORBON Y BORBON prestará juramento y será proclamado Rey por las Cortes

Españolas, conforme al arfículo séptimo de la Ley de Sucesión, y dentro del

plazo de ocho días desde aquél en que se produzca la vacante.

ARTICULO QUINTO. Esta Ley entrará en vigor el mismo día de su publicación en el

"Boletín Oficial del Estado".

EL TITULO DE PRINCIPE DE ESPARA

El título de Príncipe de España fue utilizado por vez pirimera por el rey Felipe

III, y se mantavo en vigor hasta el siglo XVIII.

Por otra parte, el título de Príncipe de Asturias, qu´e designaba al hijo del

rey de España, comenzó a utilizarse para referirse al heredero de la Corona de

Castilla y León, y la primera persona en utilizarlo fue el hijo de Juan II.

 

< Volver