Autor: Ysart, Federico. 
 Las Cortes aprobaron la proposición del Jefe del Estado. 
 Franco designa sucesor al Príncipe Don Juan Carlos  :   
 El nombramiento es a título de Rey. 
 Madrid.    23/07/1969.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Las Cortes aprobaron la proposición del Jefe de! Estado

FRANCO DESIGNA SUCESOR AL PRINCIPE DON JUAN CARLOS

El nombramiento es a título de Rey

Hoy jurará lealtad al jefe del Estado y fidelidad a los Principios y Leyes

Fundamentales

"El VII de los principios del Movimiento Nacional establece que la forma

política del Estado español es, dentro de los principios inmutables del

Movimiento Nacional y de cuanto determinan la Ley de Sucesión en la Jefatura del

Estado y de vías leyes fundamentales, la Monarquía tradicional, católica, social

y representativa.

La Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado de 26 de julio de 1947, sancionada

tras el clamoroso referéndum de 17 de junio del mismo año y modificada en

algunos de sus aspectos por la Ley Orgánica del Estado de 10 de enero de 1967,

a-probada por el ochenta y cinco y medio por ciento del Cuerpo electoral que

representó el noventa y cinco, como ochenta y seis por ciento de los votantes en

el referéndum nacional de 14 de diciembre de 1966, establece en su artículo -

sexto un procedimiento directo e inmediato de proveer a la sucesión en la

Jefatura del Estado, confiriendo al Caudillo de España y Generalísimo de los

Ejércitos la prerrogativa de proponer a las Cortes la persona que estime deba

ser llamada en su día a sucederle, a título de Rey o de Regente, con las

condiciones exigidas por dicha Ley.

Sólo en el caso en que se produjera inopinada- mente el hecho sucesorio sin que

el Jefe del Estado hubiera designado sucesor, serian de aplicación, con carácter

supletorio, las previsiones contenidas en el artículo octavo de la citada Ley de

Sucesión.

Por todo ello, estimo llegado el momento de proponer a Zas Cortes Españolas como

persona llamada en su día a sucederme, a título de Rey, al Príncipe don Juan

Carlos, de Borbón y Borbón, quien, tras haber recibido la adecuada formación

para, su alta misión y formar parte de los tres Ejércitos, ha dado pruebas

fehacientes de su acendrado patriotismo y de su total identificación con los

principios del Movimiento y leyes Fundo/mentales del Reino, y en el que

concurren las demás condiciones establecidas en el artículo noveno de la Ley,de

Sucesión.

La designación de sucesor comporta su previa aceptación y, de acuerdo con lo

establecido en el artículo noveno de la Ley de Sucesión y cincuenta de la Ley

Orgánica del Estado, disponer lo concerniente a la fórmula y demás

circunstancias del juramento que habrá de prestar ante las Cortes, precisando

asimismo el título que ha de ostentar, sus deberes y derechos.

Además, por tratarse de sucesor a título de Rey, se precisa declarar lo relativo

a la instauración de la Corona a que hace referencia el artículo once de la Ley

de Sucesión y dejar establecido el plazo dentro del cual deberá precederse, en

su día, a dar cumplimiento al articulo séptimo de dicha Ley Fundamental.

Tales son los fines a que responde la presente ley.

En su virtud, en ejercicio de la Facultad que me confiere el artículo sexto de

la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado y los artículos diecisiete de la

ley de treinta de enero de mil novecientos treinta y ocho y séptimo de la ley de

ocho de agosto de mil novecientos treinta y nueve, previo el dictamen del

Consejo del Reino, propongo a las Cortes Españolas la aceptación de esta

propuesta en, los términos de los preceptos que, con rango de ley, a

continuación se expresan: "Consciente de mi responsabilidad ante Dios y ante ¡a

Historia, y valorando con toda objetividad las condiciones que concurren en la

persona del Príncipe don Juan Carlos de Borbón y Borbón, que, perteneciendo a la

dinastía que reinó en España durante varios siglos, ha dado claras muestras de

lealtad a los principios e instituciones del régimen, se halla estrechamente

vinculado a los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire, en los cuales forjó su

carácter, y al correr de los últimos veinte años ha sido perfectamente preparado

para la alta misión a la que podía ser llamado y que, por otra parte, reúne las

condiciones que determina el artículo once de la ley de Sucesión en la Jefatura

del Estado, he decidido proponerlo a la nación como mi sucesor."

Articuló primero, Al producirse la vacante en la Jefatura del Estado se

instaurará la Gerona en la persona del Príncipe don Juan Carlos de Borbón y

Borbón, que la transmitirá según el orden regular de sucesión establecido en el

artículo once de la Ley Fundamental de veintiséis de julio de mil novecientos

cuarenta y siete, modificaba por la Ley Orgánica del Estado de diez de enero de

mil novecientos sesenta y siete.

Artículo s e g u ndo. I. La aceptación -del Príncipe don Juan Carlos de Borbón y

Borbón se formulará en presencia, del presidente y demás miembros de la Mesa, de

las Cortes, y dará fe de ella el ministro de Justicia en su calidad de notario

mayor fiel íteino.

II. Aceptada la sucesión a título de Rey por el designado en el artículo

anterior, las Cortes Españolas, en el plazo máximo cíe cinco días, a contar

desde la publicación ríe la prssente Ley en el "Boletín Oficial del Estado, le

recibirán el juramento que preceptúa el artículo novelo de la ley de

sucesión y e! cincuenta de ¡a Ley Orgánica del Estado, en sesión solemne,

presidida por e! Jsfe del Estado.

III. La fórmula cíe juramento será la siguiente: "En nombre de Dios y

sobre los Santos E v a n galios, ¿juráis lealtad a Su Excelencia el Jefe del

Estado y fidelidad a los Principios de} Movimiento Nacional y ¿emás Leyes

Fundamentales del Reino?" ES designado sucesor responderá: "Sí. Juro lealtad a

Su Excelencia el Jefe del Estado y fidelidad a los Principios del Movimiento

Nacional y demás Leyes fundamentales del Reino." Y ej presidente de ¡as Cortes

contestará: "Si así lo niciereis, que Dios os lo premie, y si no, os lo demande.

"

Artículo tercero. P restado ei juramento, el Príncipe don Juan Carlos de Borbón

y Borbón ostentará el título cíe Principe de España, con tratamiento de Alteza

Real, y asumirá los derechos y deberes inherentes a su alta condición.

Artículo c u a rto. Vacante ía Jefatura del Estado, el Príncipe don Juan Carlos

de Borbon y Borbon prestará juranento y será proclamado Rey por las Cortes

Españolas, conforme el artículo séptimo de la ley de sucesión, y dentre de!

plazo de ocho días desde aquél en que se produzca la vacante..

Artículo quinto. Esta ley entrará en vigor el mismo día de su publicación en cl

"Boletin Oficial dei Estado".

Con estas palabras el Jefe del Estado presentó ayer al Pleno de las Cortes

Españolas—convocado con carácter extraordinario el pasado día 17—el proyecto de

ley, hoy en vigor tras su publicación en el "Boletín Oficial del Estado", que

establece la instauración de la Corona en la persona de Su Alteza Real el

Príncipe don Juan Carlos de Borbón y Borbón, al producirse la vacante en la

Jefatura del Estado.

Esta mañana, según informamos en página 16, el presidente con la Mesa de las

Cortes, en presencia del ministro de Justicia, se han trasladado al palacio de

La Zarzuela para comunicar al Príncipe de España (ésa es su nueva denominación)

la decisión de las Cortes y recabar la aceptación de su nombramiento de sucesor

a título de Rey. En la ceremonia.han estado presentes los directores de los

periódicos diarios y otros medios de difusión nacionales. Esta misma tarde, a

las siete, y ante el Jefe del Estado y el Pleno de la1 Cortes, don Juan Carlos

jurara "lealtad a Su Excelencia el Jets del Estado y fidelidad a ley Principies

del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales del Reino".

LA SESIÓN DE AYER

Quinientos diecinueve procuradores (de los 534 que componen el Pleno) esperaban

ayer, a las siete de la tarde, en el hemiciclo la llegada del Jefe del Estado,

que lo hizo a las siete y cinco minutos. Llegaba del Palacio Real, a través-de

las calle; Mayor, Puerta, del Sol y carrera de San Jerónimo. En la fachada

principal del palacio dt las Cortes fue recibido por e! ministro del Ejército,

mientra; resonaban los acordes de la Marcha real". El Generalísimo Franco, que

lucía uniforme dt capitán general, revistó a las tropas y saludó a los miembror

del Gobierno. A continuación entró, detrás éstos, en la sala de Plenos.

Inmediatamente después de declarar abierta la sesión, el Jefe del Estado comenzó

la lectura de su mensaje a la nación, contenido en 2.536 palabras, por espacio

de veinticinco ninutos.´ Eran las siete y siet t´.e la tarde. La primera

ovació1. eme interrumpió sus´palabras fu al hacer referencia al 18 de Julio. A

partir de entonces la lectura fue interrumpida en´otraí once ocasiones, ante la

creciente emoción que se manifestaba en la voz del Generalísimo. El esperado

mensaje en torno al artículo sexto de la ley de Sucesión tenía como finalidad la

presentación de la persona sobre la que se instaurará la Corona una vez

producida la vacante en la Jefatura del Estado: el hijo del conde de Barcelona,

el nieto de don Alfonso XIII, el Príncipe don Juan Carlos de Borbón y Borbón.

EL RELEVO

En varias ocasiones se refirió Su Excelencia a ese tránsito su.cesorio con las

siguientes palabras: "Él inevitable relevo de las personas, consecuencia de,la

condición mortal del ser humano"; "El mañana en que pueda faltar mi capitanía";

"El relevo en la Jefatura del Estado constituye un hecho normal impuesto por la

condición mortal de los hombres"; "El transcurso de más tiempo, dada mi edad, no

ofrecerá ningún nuevo elemento de juicio que pudiera hacer cambiar mi decisión";

"Al mejor servicio de Dios y de la Patria tengo consagrada mi vida, pero cuando

por, ley natural mi capitanía llegue a faltaros, lo que inexorablemente tiene

que llegar, es aconsejable la decisión que hoy vamos a tomar".

´ Por otra parte, recalcó Franco que estaban contemplando una instauración, no

una restauración, y que esta Monarquía que ayer proponía es 3a instaurada "con

el asenso clamoroso de.la nación" en 1947 y perfeccionada por 3a Ley/Orgánica

del 67, también sometida a referéndum. El proceso seguido desde el decreto de

Unificación de abril de 1937 hasta ayer—dijo—es "de una lógica abrumadora", y el

Reino ahora establecido—continuó más adelante— "nace de aquel acto decish/o del

18 de Julio". La única legitimidad imperante1 es la de ejercicio.

VOTACIÓN

Terminado el mensaje de Franco, el presidente Iturmendi tomó la palabra para

leer el proyecto de ley que nombra sucesor y someterlo a votación. No fue

estimada, la petición de que ésta se realizara nominal y secretamente, por lo

que uno ´K uno los procuradores fueron dando su voto al secretario de la Cámara,

señor Romojaro mientras éste leía sus nombres El resultado de la votación fue el

siguiente: Votos afirniativos 491. Votos negativos: 19. Abstenciones: nueve. El

total de asistentes era de 519.

Aprobado el proyecto la gran mayoría de los procuradores puestos en pie,

tributaron una fuerte ovación, de entre la que sobresalían los gritos de

"¡Franco, Franco, Franco!",

Una hora y veinte minutos después de su llegada, a las ocho y veinticinco de la

tarde, el Jefe del Estado salía de las Cortes con los mismos honores recibidos a

su llegada. Eran testigos varios centenares de personas

FEDERICO YSART

 

< Volver