Manifestaciones políticas del Príncipe Juan Carlos     
 
 Ya.    23/07/1969.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

YA —Pag. 14

INFORMACIÓN NACIONAL

23-VII-69

MANIFESTACIONES POLÍTICAS DEL PRINCIPE DON JUAN CARLOS

La historia de España guarda a Franco un lugar de excepción

A la guerra civil hay que tenerla siempre presente para una cosa: para nunca

volver a caer en una situación como aquella

Si alguien intentara una monarquía de hace cuarenta años, se caería a las dos

horas

Ninguna monarquía se ha reinstaurado rígidamente y sin ningún sacrificio

Recogemos algunas de las manifestaciones hechas por el príncipe don Juan Carlos

de Borbón en los últimos tiempos: "Tengo sincera admiración por el Caudillo. Es

um gran militar. En África se, distinguió desde el principio, y mi abuelo el

rey Alfonso XIII le quería y le apreciaba. Ganó la guerra, salvando

dificultades numerosas, y supo librar a España de la segunda guerra mundial

en circunstancias dificilísimas. Planteó la paz com los resultados que todos

conocemos, y «etoy seguro que la historia de España le guarda un lugar de

excepción" (1966).

"Cada uno tiene que aceptar la responsabilidad que tiene; tonto en el orden

particular como en el orden público... Pienso servir a España con la mayor

lealitad y entusiasmo, y por eHo trato de perfeccionarme cada día. Tenemos-r-

mi padre y yo—aficiones comunes y nunca me canso de dar gracias a Dios por ia

formación que me ha dado... Me ha dado muchos consejos, pero el que más huella

me ha producido es el de servicio a la Patria. Y a pesar de haber vivido yo de

pequeño en el extranjero, tne ha imbuido siempre el sentirme más

español que nadie" (1967).

"Creo que ios jóvenes miramos mus hacia el futuro que ´hacia el pasado; puede

que sea un error grave. Pero también es bueno. Respecto a la guerra civil, hay

que tenerla presente sólo.para una cosa. Pero nunca volver a caer en una

situación como aquella."

"LaS personas que puedan tener algo en contra de la ´monarquía, que son menos de

lo que parece y más de los que se hacen notar, no serian sinceras si hablaran de

una, monarquía, de hace cuarenta. anos. Sí alguien intentara una monarquía como

aquella,, se caería a las dos horas" (1968).

"Una de las tareas más apasionantes con que nos enfrentamos hoy es lograr una

cada vez más Justa distribución d« la riqueza", dijo don Juan Carlos en su

visita a las Cámaras de Comercio e Industria.

"tos pueblos tienen en nuestra época un problema de estabilidad y continuidad

en sus estructuras políticas. Precisamente los pueblos ícapaces de afrontar los

grandes avances técnicos y sociales de nuestros días son aquellos que por otro

camino han conseguido una política nacional salida y estable...

Muchos oreemos que en bastantes ocasiones es deseable que la culminación del

Estado no esté al albur de los partidismos ni de las luchas interstinas y sea un

firme punto de referencia permanente... No olvidemos que a través de los siglos

nuestra monarquía sirvió .para una continuidad del Estado y de la unidad

nacional, que sólo tiene parangón en contadísimos países. Quizá pueda afirmarse

que sólo pudo comenzar a peligrar la Integridad y soberanía de España en los

años en que se oscureció nuestra institución monárquica. Todo esto, sin uda, es

lo que hizo pensar ai Generalísimo Franco en la conveniencia de contar com la

institución monárquica al trazar el marco legal de la España de hoy."

"Nuestro pueblo ha dado su, consentimiento a la instauración del principio

monárquico en la cumbre de nuestros Principios fundamentales; nuestro pueblo se

manifiesta, deseoso de mantener esta legalidad política,, que debe garantizar la

pan y armonía nacionales sin altibajos. Y la monarquía, ya instaurada

legalmente, es al camino que se le presenta como más consecuente en lo que se ha

venido haciendo hasta ahora... La, situación política que ha hecho posible la

reinstauración del principio monárquico se logró con la colaboración de muchos

monárquicos y oon el sacrificio de cientos de miles de familias españolas.

Es lógico que éstos, más fieles mantenedores que principios dinásticos, acepten

algún sacrificio en sus aspiraciones. Y si son verdaderos patriotas, y séame

permitido afirmar que de un monárquico puede opinarse lo que se quiera menos que

no sea un patriota, comprenderán que ante todo está el bien de España. La

satisfacción de ver recitperada la institución monárquica no es poco, por otra

parte, para justificar agradecimiento y una cierta flexibilidad. Ninguna

monarquía se ha reinstaurado rígidamente y

sin ningún sacrificio" (1969}.

 

< Volver