El taller de José Caballero. 
 "Cuarenta años llamándome rojo y ahora me acusan de fascista"     
 
 Diario 16.    25/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Viernes 25 marzo 77/DIARI016

El taller de José Caballero

"Cuarenta años llamándome rojo y ahora me acusan de fascista"

MADRID, 25 (D16). — De pronto, como por milagro, además de en sala de exposiciones, una galería, se

convierte en estudio de pintor. Tal ocurre en Multitud, desde la inauguración —ayer— de la muestar. El

taller de José Caballero. No una antología de lo aparente, los cuadros, sino incursión por el entrañable

mundo de las cosas previas —apuntes, dibujos, bocetos, grabados, litografías, figurines, carteles,

ilustraciones...— que los hacen posible.-Y que, en este caso, constituyen la expresión mas veraz del

artista de Huelva —1916— en el largo periodo de trabajo comprendido entre 1931 y 1977.

Hay en la exposición imágenes espléndidas, como la juvenil antología de dibujos surrealistas, que

rememoran la importante aportación de José Caballero a un movimiento estético. Y otras —imágenes—,

como las ilustraciones para la revista de los años cuarenta "Vértice", que le han deparado al pintor,

recientemente y desde sectores contrarios a la ideología de "Vértice", el reproche de colaboracionista.

"Es absurdo —replica—. Uno se ha encontrado durante cuarenta años llamándole "rojo", y, de repente, le

acusan de fascista. Claro que, como decía Pablo Neruda, lo que cuenta de las personas no son las ideas,

sino la conducta. Yo, por educación, por mis contactos ya anteriores a la guerra, he sido un hombre

siempre a la izquierda. Es una cosa muy triste el exilio en tu patria. Pero he tenido que amoldarme a vivir

en el país, donde hemos vivido todos. Y donde el que esté libre de pecado que tire la primera piedra."

El taller de José Caballero refleja toda la evolución del pintor hasta la época presente. El ciclo expositivo

se cierra con una carpeta de serigrafías —con texto de J. M. Caballero Bonald— titulada "Propuestas para

una bandera andaluza".

"Yo no pretendo, ni quiero, que ninguna de estas banderas sea la de Andalucía. Únicamente trato de

concienciar a mis paisanos de que formamos una región, aunque sea bastante marginada y sojuzgada. Así,

pues, tú esto vale para remover sólo un poquito el espíritu andaluz, me es suficiente. Que nadie crea que

intento ser el autor de la bandera andaluza, ni de ninguna bandera. Por otra parte, estas serigrafías son

como una purga contra mi obra. Las posibilidades de espacios y de colores me pueden brindar un cambio

en la manera de enfocar pintura."

 

< Volver