Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
   Premios de periodismo Manuel Fraga: Don Antonio Alemany y don Luis González Seara     
 
 Informaciones.    06/12/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

PREMIOS DE PERIODISMO

MANUEL FRAGA: DON ANTONIO ALEMÁNY Y DON LUIS GONZÁLEZ SEARA

FINALISTAS: DON JUAN LUIS CEBRIÁN (SUBDIRECTOR DE «INFORMACIONES»),

DON PEDRO ALTARES, DON PRUDENCIO G. MARTINEZ DE MUGÍA Y DON JOSE

RAMÓN ALONSO

Por Enrique SOPENA BARCELONA, 6.

HAY que buscar un periodo constituyente de hecho, no de derecho, tal como apuntó Garrigiies.» Asi se expresó, en medio de ana gran expectación, don Pío Cabanillas durante su parlamento a los postres de la cena de gala ofrecida anoche en el hotel Princesa Sofía, de Barcelona, con motivo de la entrega de los premios de periodismo Manuel Fraga Iribarne.

Alrededor de mil personas llenaban el amplio salon donde se desarrolló el acto. Además del señor Cabanillas, tomaron la palabra el alcalde, don Joaquín Viola, y el propio don Manuel Fraga. Los ganadores de los premios han sido don Antonio Alemany, director del «Diario de Mallorca», y don Luis González Seara, presidente de «Cambio 16». Han quedado finalistas, el subdirector de INFORMACIONES, don Juan Luis Cebrián; don Pedro Altares, de «Cuadernos para el Diálogo»; don Prudencio García Martínez de Mugía, de INFORMACIONES, y don José Ramón Alonso, de «Sábado Gráfico».

En primer lugar, se procedió a la entrega de los premios. El señor Praga lo entregó al señor Alemany. El señor Cabanillas hizo lo propio con el señor González Seara. Don Fernando María Castiella entregó a este corresponsal la distinción otorgada a don Juan Luis Cebrián, que no pudo desplazarse desde Madrid.

Entre grandes ovaciones, don Ricardo de la Cierva, en nombre de don Pedro Altares, recibía el premio de manos del teniente general don Manuel Díez-Alegría, Tanto el nombre del señor Diez-Alegria como el de don Ricardo de la Cierva obtuvieron grandes y unánimes aplausos. Los otros tíos finalistas recogieron también sus respectivos galardones.

EL ALCALDE, CONTESTADO

Uno de los momentos más significativos y delicados de la noche correspondió a la intervención del alcalde de Barcelona, señor Viola. Fue acogido con algunos aplausos, al tiempo que con algunas muestras de desagrado. Durante todo su discurso —meramente protocolario— las conversaciones continuaban en numerosas mesas, hasta el punto que, en varias ocasiones, algunos asistentes tuvieron que reclamar enérgicamente un mínimo de silencio.

DON PIÓ CABANILLAS

Terminado el accidentado parlamento del señor Viola, ocupó la tribuna el ex ministro de Información y Turismo don Pío Cabanillas. Con lenguaje coloquial y sencillo retuvo la atención de todos, y determinados párrafos —referentes a las libertades, por ejemplo— fueron secundados con ovaciones. Su tesis básica fue hacer hincapié en la necesidad del cambio que conduzca a «modos democráticos, posibles y conocidos». Para ello, dijo, es preciso contar con «la libertad creadora y responsable», de manera que exista una «redistribución del poder y una racionalización del sistema político», mediante el «compromiso de todos los grupos políticos». Precisó el señor Cabanillas que todo ello requiere «acertar en las personas que han de lograr tales objetivos». Reiteró la urgencia de que «el juego democrático esté en la vida de la sociedad entera, en las Universidades, en las fábricas, en los talleres, en las empresas».

Tras condenar el «instinto belicoso que subyace en la parte primitiva de nuestros cerebros», exhortó el exministro a no «estimular la puesta en marcha de la. violencia». Y terminó con estas frases: «Me queda una final advertencia, la de que para lograr todo esto, el tiempo. se ha transformado en un factor político muy determinante. El pago, que en la lengua de Roma se denomina "solutio", debía hacerse en tiempo y forma.

Entonces si era solución. Hoy también el tiempo es un factor que define la acción y la orientación. Las cosas deben hacerse ahora . todas ellas y mirando hacia adelante. No se puede entrar en la historia, como dice McLuhan, con el ojo puesto en el retrovisor.» Por ultímo dejó patente que una persona adecuada para llevar a término un programa como el expuesto es don Manuel Fraga.

FRAGA

Cerró él acto el presidente de Godsa y protagonista destacado de estas últimas jornadas barcelonesas, don Manuel Fraga. Tal vez su intervención no respondió totalmente, a la expectación suscitada. Acaso ello habría que buscarlo en el hecho de que han sido tantas y tan repetidas las manifestaciones del señor Fraga estos días, que todo su ideario es conocido y público, sin duda, las frases más relevantes fueron las siguientes: «Toda persona y cada grupo tienen un derecho indudable a Intervenir desde su propio ángulo y desde la defensa de sus legítimos intereses (...). Es la hora de irnos grandes planteamientes, de verdadera altura, en torno a los problemas fundamentales de la convivencia (...). Lo otro da no reforma) es el trágala, la imposición; el diktat, que dura, por supuesto, mientras se puede Imponer, y no más, y que proroca después reacción de signo contrario.»

 

< Volver