Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 El rey, en Barcelona. 
 Participación de todos en los asuntos públicos, base de una democracia auténtica     
 
 Informaciones.    17/02/1976.  Página: 1-3. Páginas: 3. Párrafos: 26. 

EL REY, EN BARCELONA

PARTICIPACION DE TODOS EN LOS ASUNTOS PÚBLICOS BASE DE UNA DEMOCRACIA AUTENTICA"

NO PUEDE HABER DISTANCIA NI BARRERA ENTRE LA INSTITUCIÓN MONÁRQUICA Y EL PUEBLO»

DON JUAN CARLOS PRONUNCIO EN CATALAN UNA PARTE DE SU DISCURSO

Yo quisiera convocaros hoy a todos a una gran tarea de emocion y entusiasmo

para el futuro desde esta Barcelona, anima i guiadora", como ha

llamada, "cap i casal" de cataluña, pna obra común, fun-

damentadá en la libertad de cada uno, a la que no podemos anunciar ,

porque Dios nos la ha sido.

Una empresa colectiva que de asiente en la participación a todos en los asuntos

públicos, de una democracia auténtico orientada al bien común.»

Dijo el Rey don Juan Carlos en el discurso que pronunció tarde durante la

recepción social de Sus Majestades a su ida a Barcelona.

Los Monarcas fueron cordiálmente acogidos en la Ciudad Condal.

El entusiasmo de los presentes fue patente cuando el Rey concluyo en su discurso

un párrafo es catalán, en el que dijo que cataluña puede aportar a esta tarea

coman una contribución social que no tiene precio: el apego de los catalanes a

la libertad del legendario y a menudo ha sido incluso heroico». La pronunciación

del Rey en catalán fue buena. Otro dato significativo fue de todos los nombres

catalanes citados por don Juan Carlos fueron pronunciados en catalán.

De sus palabras cabe destacar aquel párrafo en el que dijo:

Quiero ser Rey de todos los ciudadanos y de todos los pueblos que constituyen la

sagrada realidad de nuestra patria. No puede haver distancia ni barrera entre la

institución monárquica y el pueblo, para cuyo servicio aquélla existe.» Tampoco

pasó inadvertencia alusión siguiente; «Yo os aseguro, por lo que al Rey

respecta, ninguna aspiración ni proyecto legítimos quedarán sin atender, del

individuo, del grupo social, de la ciudad, de la provincia y de la región.»

Junto al Rey estaban el presidente Arias; ei vicepresidente del anterior, señor

Praga; el ministro de la Presidencia, señor Osorio, y del Aire, señor Franco

Iribarnegaray. Hoy han llegado más ministros a la Ciudad Condal (en el

discurso, don Juan Carlos dió a sus padres, los condes de Barcelona) y el

próximo viernes su Majestad presidirá en Barcelona un Consejo de ministros, en

que, al parecer, se tratará de la descentralización administrativa quiza de una

mayor protección a los ámbitos cultural y económico de

la región catalana.

LOS REYES, ACLAMADOS EN BARCELONA

"La participación de todos en los asuntos públicos, base de una democracia

auténtica”

Por Enrique SOPENA BARCELONA, 17.

• NO PUEDE HABER DISTANCIA NI BARRERA ENTRE LA INSTITUCIÓN

MONÁRQUICA Y EL PUEBLO

• NINGUNA ASPIRACION NI PROYECTO LEGITIMO QUEDARA SIN ATENDER, SEA DEL

INDIVIDUO, DEL GRUPO SOCIAL, DE LA CIUDAD, DE LA PROVINCIA O DE LA REGIÓN

• DON JUAN CARLOS PRONUNCIO UN PARRAFO EN CATALÁN

CATALUNYA pot aportar a aquesta tasca comuna una Vy contribució essencial i que

ne te preu.

L´afeccio deis catalans a la llibertad es [legendaria, 1 sovint ha estat fins

tot heroica.» ("Cataluña puede aportar a esta tarea común una contribución

esencial y que no tiene precio. El apego de los catalanes a la libertad es

legendario, y a menudo ha sido incluso heroico.»)

Estas frases fueron pronunciadas ayer por el Rey de España, don Juan Carlos de

Borbón, en su primer discurso oficial dirigido en Barcelona a Cataluña. La gran

sorpresa primera en la Jornada de la estancia real fue que don Juan Carlos

incluyera en su parlamento un largo párrafo en catalán, acogido por los

asistentes con vivas muestras de simpatía.

Justo en el momento úe aterrizar en el aeropuerto del Prat ya un periodista pudo

escuchar cómo el Rey, dirigiéndose a una de las personalidades que hablan

acudido a recibirlo, preguntaba:" ¿Qué tal parlo el cátala?" {"¿Qué tal hablo el

catalán?»). 1T ciertamente, después de haber oído el párrafo en catalán de eu

discurso, puede afirmarse que la dicción del Rey está muy por encima de un

simple aprobado.

Otro dato significativo al respecto es que todos los nombres catalanes citados

por don Juan Carlos fueron pronunciados en catalán, tanto los topónimos (Urgell,

Girona, Osona, Empuñes de Besalu), como los referidos a Reyes catalanes (Jaume

el Conqueridor, Alfons el Magnanim). Asimismo, su final: "Visca Catalunya, Visca

España" ofreció a los presentes un nuevo ejemplo del interés del Rey por un tema

sobre el cual, como es bien sabido, tan sensibles, lógicamente, son los

ciudadanos de esta región.

LIBERTAD Y PARTICIPACIÓN

Pero al margen del acercamiento de don Juan Carlos a! Idioma catalán, su

discurso —que íntegramente es reproducido en estas mismas páginas—, contuvo

aspectos muy por encima de lo puramente protocolario.

Asi. ya ha quedado subrayado el elogio del Rey a la libertad, incluido, además,

como elogio general a los catalanes y deseo de que, junto a otras

características —"espíritu de solidaridad", "cooperación", "apertura",

"comprensión para con los demás"—, "estas virtudes catalanas ejerzan una

beneficiosa Influencia sobre muchos otros españoles". En el capítulo de

menciones significativas, se destaca hoy aquí asimismo su reiteración de que

"quiere, ser Rey de todos los ciudadanos y de todos los pueblos que constituyen

la sagrada realidad de nuestra Patria.

No puede haber distancia ni barrera entre la Institución monárquica y el pueblo,

para cuyo servicio aquélla´ existe". E inmediata y paralelamente, este

llamamiento hecho Mes de Barcelona": "Yo quisiera —dijo don Juan Carlos—

convocaros hoy a todos a una gran tarea de ilusión y entusiasmo para el futuro.

Desde esta Barcelona, "anima i guiadora", como ha sido llamada, "cap i casal" de

Cataluña. Una obra común fundamentada en la libertad de cada uno, a la que no

podemos renunciar porque Dios nos la ha dado. Una empresa colectiva que se

asiente en la participación de todos en los asuntos públicos, base de ana

democracia auténtica orientada al bien común." Insistió en conceptos vertidos en

su mensaje de proclamación y añadió: "Yo os aseguro, por lo que al Rey respecta,

que ninguna aspiración ni proyecto legítimo quedará sin atender, sea del

individuo, del grupo social, de la ciudad, de la, provincia o de la región..."

MANCOMUNIDAD DE DIPUTACIONES

El discurso del Bey cerró el solemne acto celebrado en el salón del Tinell a

últimas horas de la tarde de ayer —poco después de su llegada—, y que fue

abierto por el alcalde de la ciudad, don Joaquín Viola, y seguido por el

presidente de la Diputación, don Juan Antonio Samaranch, quien habló en «nombre

también de las provincias hermanas de Gerona, Lérida y Tarragona», marcando asi

la voluntad de integración común, que es aspiración muy concreta del señor

Samaranch a través de una fórmula que pudiera resucitar la mancomunidad de

Diputaciones de Cataluña, organismo que tuvo precisamente relieve especial

durante la Monarquía Constitucional del abuelo de don Juan Carlos, don Alfonso

XIII. Si el discurso del señor Viola se movió entre la cortesía y la exposición

de problemas hasta cierto punto locales —aun que no olvidó solicitar el

perfeccionamiento de «la representatividad en todos los órganos del

Ayuntamiento, comenzando por el alcalde»—, las palabras de don Juan Antonio

Samaranch abordaron claramente cuestiones de mayor cuantía y trascendencia y

supusieron la exposición de una petición concreta: «En estos momentos —subrayó

el presidente de la Diputación— el pueblo catalán está deseoso de que se

reconozca cultural, administrativa, económica y politicamente la personalidad de

Cataluña, y en estos momentos —prosiguió el señor Samaranch—, Majestad, creemos

que la manera más efectiva y positiva de hacer realidad este reconocimiento es

mediante el establecimiento de un régimen especial que dote al pueblo catalán de

instituciones propias, tanto en el orden administrativo como en e] económico v

político.»

CONSEJO DE MINISTROS

Todo ello hay que relacionarlo con Rumor cada vez más extendido "en Barcelona y

que apunta la posibilidad de quesea el Consejo de ministros">iu^ se vá a

celebrar el viernes´ aqui sé?; apruebe un plan dessentralizador de Cataluña. Se

insiste, por otra parte, que ese Consejo podra, estar presidido por el propio

Bey, lo que confiriria a la decisión una mayor proyección política. Sin embargo,

por ahora, nada ha trascendido sobre el alcance detallado del citado plan. El

hecho de que el señor Samaranch incluyera en el discurso la solicitud de

reconocimiento político para la personalidad catalana, ha dado pie No obstante,

se especula con que aquello que se apruebe el viernes puede rebasar los limites

de una simple descentralización administrativa o una mayor protección a los

ámbitos culturales o económicos.

En cualquiér caso, •ei viaje de don Juan Carlos ha desplazadó a Cataluña la

atención política del país. El presidente del., Gobierno el ministro de ,1a

Gobernación; él ministro de la Presidencia, e| ministro del Aire y, a partir de

hoy mismo, los ministros de Hacienda y de Agricultura, se encuentran ya en

Barcelona; la actividad política oficial ha entrado en ebullición, mientras -de

forma progresiva— todas las miradas parecen confluir en el decisivo Consejo de

ministros del próximo viernes. Este Consejo, según algunas fuentes, puede tener

dos partes: una dedicada a Cataluña, presidida por el Rey, y otra sesión

ordinaria.

OCTAVILLAS

Por otra parte, algunas calles de Barcelona aparecían ayer noche Inundadas de

octavillas amarillas —sin pie de imprenta ni depósito legal— convocando a una

concentración en la plaza de San Jaime para el jueves a las ocho de la tarde.

«Si quieres seguir teniendo paz —dice—, defiéndela. Estaremos en la plaza de San

Jaime» (texto en castellano y en catalán). Con este añadido: «En la memoria de;,

nuestro Caudillo, homenaje de adhesión al Rey de España.» Se desconoce la

paternidad de tal Iniciativa —que no ha salido de ninguna autoridad de

Barcelona—, aunque la forma se asemeja a la convocatoria, también en la plaza de

San Jaime —«des del Ayuntamiento y de la Diputación—, realizada en octubre

pasado, con motivo de la campaña internacional promovida a raíz de las

ejecuciones de finales de septiembre. En aquella ocasión, el propio gobernador

civil —ahora ministro de Relaciones Sindicales— se desentendió visiblemente del

acto, no estuvo presente en el mismo y ordenó cortar los posteriores intentos de

manifestación delante del palacio que alberga al Gobierno Civil de Barcelona.

TEXTO DEL DISCURSO DEL REY

He aquí el texto integro del discurso «leí Rey Juan Carlos I:

((Llego con emoción a Cataluña en este mi primer viaje oficial como Rey de

España. El Rey que —en expresión de tas Leyes Fundamentales— es el representante

supremo de la Nación, quiere estar en contacto, permanente coa cuantos •

elementos la integran, quiere ser Bey de todo» loa ciudadanos y de todos los

pueblos que constituyen la sagrada realidad de nuestra Patria. No puede haber

distancia ni barrera entre la institución monárquica y el pueblo, para cuyo

servicio aquélla existe.

Bien «abéis que mi cariño por Cataluña me viene de antiguo, que mis abuelos •

mostraron especial predilección por estos tierras y que yo mismo he pasado entre

vosotros jornadas llenas de interés y de gratos recuerdos. Quisiera hoy

reafirmaros la importancia excepcional que atribuyo a Cataluña, y a la

personalidad catalana, en el conjunto de las tierras de España. .Importancia

aestiguada. en primer lugar, por la histeria. Cataluña ha sido llamada ((puerta

de España», y en verdad por ella llegaron a la península Ibérica aportaciones

sucesiva* de pueblos que han contribuido a formar la aza y el carácter de los

catalanes y de los demás pueblos hispánicos.»

SUCESOR DE LOS CONDES DE BARCELONA

«Y porque la Monarquía es albacea del legado de la historia, hoy me siento con

orgullo sucesor de los condes de Barcelona, de Urgell, de Gimeron,

de Osona, de Empuries, de Besalu y de tantos otros; y heredero de los

reyes de la corona catalano-aragonesa, cuyos nombres resonaron con

gloria en todo el ámbito mediterráneo: Jaume el Conqueridor, en cuyo

séptimo centenario nos encontramos, Pere el Gran, Alfons el Magnanim. A lo

largo de muchos siglos, ellos pudieron las raíces profundas de la personalidad

catalana, que desde los comienzos de la edad Moderna va a volver a

unrise indisolublemente con los otros miembros de nuesra comunidad

española. Y es con esta conciencia de nuestros orígenes y del logro historico de

nuestra unidad suprema, como debemos proseguir la obra de cuantos nos

precedieron, desde los Reyes Catolicos —que aseguran a Cataluña los

caminos de la Europa mediterránea—, a Carlos III —que tanto hizo por

el desarrollo económico de la región, al abrirla plenamente al comercio

y al asentamiento en América— y a tantos otros grandes hombres y mujeres

que pusieron su vida al servicio cíe la nación y de su propio pueblo.

Yo quisiera convocaros hoy a todos a una gran tarea de Ilusión y entusiasmo para

d futuro desde esta Barcelona, «ánima i guiadora», como ha sido llamada, «cap i

casal» de Cataluña. Una obra común, fundamentada en la libertad de cada uno, a

la que no podemos renunciar porque Dios nos la ha dado. Una empresa colectiva

que se asiente en la participación de todos en los asuntos públicos, base de una

democracia auténtica orientada al bien común.

EL REY. GUARDIAN DE LA LEY

Una gran tarea de paz y armonía social, resultado del respeto a la ley, de la

que el Rey es guardián Una obra de unidad, de la que vendrá nuestra fuerza, con

el fin de que un Estado fuerte asegure a nuestro pueblo, en la dura competencia

Internacional, el progreso y el bienestar a que tiene derecho.

Catalunya pot aportar a aquesta gran taca comuna una contribucio essencial i que

no te preu. L´afeccio dels catalans a >a llibertad es llegendaria, i sovint ha

estat fins i tot heroica. El catalans es amic de las coses concretes i, per

aixo, es també realista, ordenat i treballador. En aqueixa térra floreix

l´esperit de solidaritat, la cooperació., I´obertura u la comprensió énvers els

altres hi son facils. Per aixo, taant debo que el vostre exemple u la vostra

voluntad decidida facin que aaueixes virtuts catalanes infuexin benéficament en

mote d´altrs espanyols. Encara mes: el sentí familiar que els catalans manten en

amb tanta fermesa, por esser n´espill per que Espanya s´hi emmiraalli, y la dona

catalana, exemple de finor, de cultura i d´espiritualitat, será qui millor

guardia tots els valore eterns que aquixa térra enclou.

La traducción al castellano del párrafo anterior es la siguiente:

«A esta gran tarea común, Cataluña puede hacer una contribución esencial e

inapreciable. E] apego del catalán a la libertad es legendario, y a menudo

heroico. El catalán es amigo de lo concreto, y por ello es realista, ordenado y

laborioso. Florece en esta tierra el espíritu de solidaridad, es fácil la

cooperación, la apertura y la comprensión para con los demás. Por ello, que

vuestro ejemplo y vuestra voluntad decidida haga que estas virtudes catalanas

ejerzan ana beneficiosa influencia sobre muchos otros españoles. Aún hay más. el

sentido familiar, preservado con tesón, del catalán puede ser un espejo en el

que España se mire. Y la mujer catalana, ejemplo de delicadeza, cultura y

espiritualidad, será la mejor guardadora de lo que hay de eterno en esta

tierra.»

LEALTAD A LA SOCIEDAD

«Catalanes y españoles todos:

Vivimos una época en que los problemas y afanes de la colectividad repercuten

intensamente en la vida de cada uno de los individuos. En «na época así no hay

lugar para el egoísmo, el privilegio o la cerrazón mental. Muy al contrario, ha

de primar entre nosotros el espíritu de servicio, la preocupación por los demás,

la lealtad a la sociedad. Cada uno tiene su propia responsabilidad y a ella ha

de haber frente según los dictados de su conciencia. Como dije en el mensaje de

mi proclamación, todo mi tiempo y todas las acciones de mi voluntad estarán

dirigidas a cumplir con mi deber. Yo os aseguro, por lo que al Rey respecta, que

ninguna aspiración ni proyecto legitimo quedará sin atender, sea del individuo,

del grupo social, de la ciudad, de la provincia o de la región. España está en

paz, y con el esfuerzo de

todos continuará en paz y superando todas las dificultades que sabemos existen

alcanzará —también con el esfuerzo de todos— un mayor avance en lo económico,

una libertad más eficaz, una mayor justicía en la sociedad y una mayor elevación

de los espíritus. Trabajando con ahínco en esta prometedora empresa común

lograremos los objetivos que para Cataluña y para España nos hemos propuesto.»

17 de febrero de 1976.

 

< Volver