Discursos del rey en Algeciras     
 
 Informaciones.    02/04/1976.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

DISCURSOS DEL REY EN ALGECIRAS

«Mucho agradezco tan amables palabras de bienvenida en nombre de Algeciras y de

los demás municipios que forman el Campo de Gibraltar. Con razón recordáis mi

vinculación a este trozo de suelo español y yo a mi vez no olvido que, como

Principes de España, la Reina y yo tuvimos la oportunidad, hace ahora ocho años,

de venir a esta comarca, de visitar los complejos industriales que entonces

empezaban a levantarse y que son ahora ya una fecunda realidad y una prueba más

del empeño de los campo-gibraltareños y del Gobierno español de transformar toda

esta zona en un emporio de riqueza de comercio, de comunicaciones, para los que

está especialmente dotada por la Naturaleza esta preciosa, incomparable bahía de

Algeciras.

Aunque no hayáis querido deteneos en los problemas actaules del Campo, soy

consciente de que existen, mas na da se consigue sin grandes esfuerzos y sin un

firme tesón Estad seguros de que el Gobierno considerará vuestras aspiraciones

para que recibáis las ayudas necesarias que permitan culminar los planes de

desarrollo cuyos primeros frutos va contemplamos.

Sólo me resta agradecer las emocionantes palabras con que me habéis ofrecido la

lealtad de tan entrañable porción del solar patrio para !a que sabéis siento un

cariño muy especial.

Algecireños, gracias por estar aquí a recibirme, un fuerte abrazo.»

RESPUESTA AL ALCALDE DE SAN ROQUE

«Con verdadera emoción recibo este precioso pergamino en que todos los

Ayuntamientos del Campo de Gibraltar, han querido expresar su agradecimiento por

las palabras con las que, en el mensaje que dirigí a la nación en el acto de mi

Jura ante las Cortes, recordé el objetivo irrenunciable de buscar, la

restauración de la integridad territorial de nuestro solar patrio.

Este pergamino me traerá cada día el recuerdo de la tarea noble y esperanzada

que todos vosotros en este Campo lleváis a cabo para que un día sea posible, en

la paz y la concordia, el logro de este anhelo nacional.

No os ha de faltar en el empeño la ayuda de mi Gobierno y el apoyo de vuestro

Rey.»

 

< Volver