Según la Hermandad de labradores. 
 No se puede sacrificar nuestra agricultura al ingreso en Europa     
 
 Informaciones.    10/01/1976.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

SEGÚN LA HERMANDAD DE LABRADORES SE PUEDE SACRIFICAR NUESTRA AGRICULTURA AL

INGRESO EN EUROPA

MADRID, 10. (LOCOS.)—«El sector campo continúa con una renta inferior, en el 50

por 100, a las de la industria y los servicios; está carente de servicios;

mantiene sus precios asfixiados por causa de ana política demagógica de halago

al consumidor; está sometido a la libertad y la impunidad en la elevación de los

precios de la industria y los servicios suministradores del campo y es victima

de los grandes oligopolios que, como en los fertilizantes, están frecuentemente

dominados por la multinacional», según señalan fuentes allegadas a la Hermandad

Nacional de Labradores y Ganaderos ante los problemas que pesan sobre el campo.

«A los hombres del campo nos Inquieta seriamente el desbocado europeísmo en que

ha caído nuestra política exterior. Sabemos que las más graves dificultades para

nuestro ingreso en el Mercado Común —señalan las citadas fuentes— no son

políticas, sino económicas, y sobre todo por causa de los productos agrarios. La

competitividad de los productos agrarios españoles será siempre un obstáculo

dificilísimo de salvar para nuestro ingreso en la C.E.E., en especial por parte

de Italia, a no ser que España acepte pasar por las horcas caudinas del

proteccionismo a las agriculturas continentales. Encarecer nuestros productos a

la hora de su venta en Europa, siendo ademas nuestra agricultura la menos

protegida por su Gobierno de todas las europeas, sería el peor negocio que

podríamos hacer nunca los hombres del campo español.»

La Hermandad critica la postura europeista de los grupos políticos dominantes en

el Gobierno, «al parecer, sólo preocupados por dar la Imagen formal que los

partidos políticos europeos imponen para la democracia, que puede conducirnos a

la aceptación sin demasiada lucha de condiciones efectivas, que serian

desastrosas para la economía nacional y en particular para la economía agraria».

EL GOBIERNO, DESVINCULADO DE LA ESPASA RURAL

Recuerdan que hace año y medio la Junta general de la Hermandad llegó a unas

conclusiones de las que, «salvo en algunos aspectos muy concretos, todos los

problemas siguen en pie con la misma o mayor gravedad que entonces». Señala la

inoperancia del anterior Gobierno en marteria agraria «Las regiones pobres —

dice—, que suponen el 80 por 100 de la superficie nacional, son ahora más pobres

que entonces.

Y la población que sobre ellas habita ha empeorado su situación en vez de

mejorarla.»

«La composición del segundo Gobierno Arias es, a primera vista, de signo todavía

más conservador en lo económico que el primero. Hay un número crecidísimo de

ingenieros de Caminos, y sobre todo de hombres proceden tes, incluso en lo

político, de sociedades anónimas. A la desvinculación del Gobierno de los

problemas de la España rural —dicen portavoces de la Hermandad— se añade la

escasa densidad dialéctica que en su declaración se evidencia respecto a un

compromiso serlo en materia social, cuando la Justicia social y la lucha contra

los privilegios, prometidos por el Rey, constituyen los factores esenciales e

insustituibles de una auténtica democracia.»

 

< Volver