Según Le Figaro. 
 Carrera de velocidad entre los liberales del Gobierno y la oposición clandestina     
 
 ABC.    18/01/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DOMINGO 18 DE ENERO DE 1976.

SEGÚN «LE FÍGARO» CARRERA DE VELOCIDAD ENTRE LOS LIBERALES DEL GOBIERNO Y LA

OPOSICIÓN CLANDESTINA

París, 17. (Efe.) «La paradoja española» es el título del editorial de hoy del

matutino parisiense «Le Fígaro» (conservador), firmado por J. Guillame-Brulon.

Empieza el editoriallsta señalando que «se ha Iniciado en Madrid una carrera de

velocidad entre los elementos liberales del primer Gobierno de Juan Carlos y la

oposición clandestina. Los primeros, cuyos representantes más eminentes son

Fraga Iribarne y el conde de Motrico, han maniobrado hasta ahora con una

serenidad evidente, con objeto de crear en el país un movimiento irreversíble

era el sentido de la democratización»

Da cuenta acto seguido de las decisiones del último Consejo de Ministros, y de

las declaraciones de Fraga, relativas a la necesidad de perfeccionar el orden

político, pero «sin someter el debate a las manifestaciones callejeras», y

añade: «Una mano de hierro en un guante de terciopelo. No podría, en realidad,

hacerse de otra forma.>

El editorial prosigue textualmente:

«Por eso, la negativa de comprensión y entendimiento que observamos por parte de

la Junta Democrática de. España, dominada por los comunistas, y la Plataforma de

Convergencia Democrática, de inspiración socialista, parece altamente,

sospechosa. Anunciar por adelantado que no se esperará para actuar al discurso

programa que ha de pronunciar a fines de mes ante las Cortes, el presidente,

Carlos Arias Navarro, constituye ya una prueba de falta de madurez Política, que

.uno hubiera estado dispuesto a acreditar a estas dos organizaciones.^

El DESAFIO OBRERO.—«Lanzar a la calle a los trabajadores, no tanto para

precipitar un movimiento de líberalización. visiblemente adquirido, cuanto para

satisfacer ambiciones personales, no encaja con la ética Ideológica aue.se

pretende defender. Practicar con .indiscutible cinismo una política peligrosa, a

riesgo de ver todo el país sufrir las consecuencias, no dice nada en favor de

quienes pretenden ser auténticos campeones de la libertad.»

«La detención, ayer de cien sindicalistas clandestínos que trataban de poner a

punto una huelga general fue la primera réplica enérgica de un Gobierno que,

hasta ahora, había tratado de contemporizar para evitar aue se sembrara la

discordia. Los promotores de la línea liberal continúan, en efecto, siendo

objeto de una estrecha vigilancia por parte de las Fuerzas de extrema derecha.

Sería, al mismo tiempo, paradójico e Insensato que algunos líderes de la

izquierda se convirtieran en aliados "objetivos" de los ultras.>

 

< Volver